Espacio publicitario

“Respeto todas las creencias”

A sus 80 años, Apolinar Martínez mantiene su pasión por el periodismo y realiza un programa radial diario

  • Diario El Universal

12/06/2018 05:46 pm

ELENA SOTO 

—¿Qué añora de su infancia? 

—Con los años comprendí que lo esencial de la vida fue, es y seguirá siendo la madre. Sus enseñanzas y protección. 

—¿Por qué se convirtió en periodista? 

—El mundo político, los sueños por un mundo mejor, la militancia, la guerrilla y la cárcel me hicieron ver que el periodismo era la ventana apropiada para dar a conocer nuestras ideas. 

—¿Prensa, radio o televisión? 

—Los tres medios son excepcionales pero distintos. En los periódicos tuve una permanencia de casi 50 años. La radio es el medio más directo con la gente y la televisión es más selectiva. Prioridad: los periódicos.

 —¿Cuál fue el principal consejo que les dio a sus hijos? 

—Que estudiaran, que se dieran íntegros a lo que decidieran como carrera y que fueran honrados. 

—¿Cómo se define en su rol de abuelo? 

—Creía que la chochez era de idiotas. Me confieso idiota. 

—¿Cuál fue la mayor lección que le dio la vida? 

—Que debe actuarse con responsabilidad, humildad y fundamentalmente sin envidiarle nada a nadie. Lo que has de hacer llegará aunque no lo busques. 

—¿Cómo fue la declaración de amor entre usted y Rosana Ordoñez? 

—Comenzó con la admiración a una periodista en quien aprecié condiciones excepcionales para sus funciones en televisión, radio, revistas, etc. Lo demás casi que llegó por antonomasia. 

—¿Caracas o Tucupita? 

—Tucupita es mi fantasía, mi símbolo.

 —¿Cuál es su mayor virtud y su mayor defecto? 

—Soy demasiado impaciente, puntual hasta el extremo. Mi mayor defecto: la falta de atención a lo que no me interesa. 

—¿Qué le aconseja a los jóvenes periodistas? 

—Que estudien, lean permanentemente, sean adictos a la gramática, pero, por sobre todas las cosas, que sean esclavos de la verdad.

 —¿Ha pensado en escribir su biografía? 

—Escribí el folleto Andanzas de un periodista que espero publicar algún día. 

—¿Anida algún arrepentimiento en su alma? 

—No. Todo lo que he hecho, bueno o malo, estuvo pensado. 

—Una comida, un lugar, un libro, un deporte, un deportista, un periodista y un político. 

—Costillitas de morocoto. Mi casa. La Odisea. Para ver me gusta el fútbol, pero amo el ajedrez, el arte, el deporte, la ciencia. Luis Aparicio. Periodista: Jesús Sanoja Hernández. Político: Luis Herrera Campins. 

—¿En qué piensa al acostarse? 

—En que habré dejado de cumplir.

 —¿Dónde desea ser enterrado? 

—En Tucupita.

 —¿Cómo quiere ser recordado? 

—Como alguien que nunca quiso hacer daño y siempre esperó lo mejor de cada quien. 

Lo curioso 

22 de enero de 1958: salió de la pensión donde vivía para lanzarle piedras a una ventana de donde disparaban contra la gente. “Un disparo me atravesó la pierna del pantalón. Salí ileso y en la madrugada saludé la caída del dictador”. 

Lazos de amor eterno con su tierra natal

30 años trabajó en el Bloque Dearmas donde además de Meridiano, fue el director de 2001 y de Abril. También creó varias revistas y publicaciones, siendo su preferida El Deltano, periódico que se hacía en Tucupita, se imprimía en Meridiano y él lo repartía. Promovió que el delta se transformase en estado Delta Amacuro y resultó electo el primer senador del mismo. 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario