Espacio publicitario

  • ANA CAROLINA ARIAS

25/11/2020 06:05 pm

Nueva Esparta.- Un accidente con fuego causó la pérdida total de una humilde vivienda del sector Las Tunas, en Porlamar, isla de Margarita.

Los 6 habitantes, una madre y 5 niños quedaron damnificados.

El hecho ocurrió cuando dos de los menores tomaron maderos encendidos de la cocina a leña y quisieron hacer una fogata dentro de la casa. La vivienda tomó fuego por completo, y gracias a la urgente intervención de los vecinos sacaron a los niños.

"Las pérdidas fueron solo material, lo poco que tenía lo perdimos pero lo peor fue quedarnos sin casa", dice muy compungida Niuska Betancourt, dueña de la casa hecha con láminas de zinc, que quedaron totalmente consumidas.

"Estoy refugiada aquí mismo en la casa de la abuela de los niños, pero tengo que resolver la situación. Ya estoy haciendo diligencias en la Alcaldía pero me dicen que tengo que esperar. La verdad me siento desesperada".

Pobreza extrema

La comunidad Las Tunas está ubicada en las inmediaciones de la avenida 4 de Mayo, en Porlamar. Hace un fuerte contraste con el desarrollo comercial, pues la pobreza en la que viven sus casi 200 habitantes es extrema.

"Estamos en una situación muy grave. Aquí hay desnutrición, enfermedades, escasez de servicios", comenta Miriam Obando, residente y abuela de los menores afectados, agregando que cada dia es una incertidumbre si podrán comer o no.

Milagros Patiño, tambien residente, ratifica la situación. "Aquí comemos arroz sonrisa, osea arroz sin nada, y pasta sonrisa, spaghetti sin nada. Por cualquier parte que la mires aquí lo que hay es necesidad", afirma y se queja que la bolsa del sistema Clap más nunca incluyó alguna proteína.

Dicen que sólo viven con el favor de Dios, porque ninguna autoridad se ha ocupado de mejorar sus condiciones. "Me levanto en la mañana y digo aquí voy Señor a buscar comida y salimos al Morro a buscar sardina o a ver quien nos ayuda por ahí", cuenta Miriam con los ojos llorosos.

Milagros aboga por sus vecinos, porque ella aunque es abogada de profesión y no trabaja, más o menos lleva la carga, pero reconoce que en su comunidad la pobreza es extrema y hay muchos niños que pasan demasiado trabajo, hambre y miseria.

"Es necesario que alguna autoridad nos atienda, que vengan, que dediquen algo para ayudarnos, y muy especialmente ahora a Niuska que perdió su casa y todo lo que tenía".
Siguenos en Telegram, Instagram, Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones
-

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

Espacio publicitario