Espacio publicitario

Aumento del precio de la bombona de gas representa el 25% del salario mínimo

Es el cuarto aumento que se produce con el precio de las bombonas de gas residencial y comercial desde que la gobernación del estado Lara asumió el manejo de la distribución en la entidad

  • MARLA PRATO

17/02/2020 03:43 pm

Lara.- La información empezó a circular este domingo a través de la red social Twitter del ejecutivo regional en donde se dieron a conocer los nuevos precios de la empresa Gas Lara y que empezó a regir desde este lunes.

El organismo indicó que los precios destinados a residencias e instituciones serán de: Bs. 20.500 para las bombonas de 10Kg; Bs. 37.500 las de 18Kg, Bs. 56.000 las de 27Kg y Bs. 90.000 para las de 43Kg.

Asimismo, anunciaron los precios para las bombonas correspondientes a comercios e industrias, quedando en Bs. 52.000 las de 10KG; Bs. 94.000 las de 18Kg; Bs. 142.000 las de 27Kg y Bs. 225.500 para las de 43Kg.

Por otra parte, el gas doméstico a granel fue calculado en Bs. 3.000 por litro residencial e institucional, y Bs. 6.000 por litro para comercios, industrias y granjas.

En las comunidades y en la calle el impacto del nuevo precio del servicio generó preocupación y protesta. Se quejan porque al precio de la bombona se le debe agregar un costo adicional que va de los 1000 Bs. a los 5 mil por pago de transporte, y hasta se exige dinero para darle comida y bebida a los repartidores.

América S. denunció que en su barrio están cobrándole 5 mil por cada bombona, es decir, que si tiene 2 bombonas de 10 kgs, debe cancelar 50 mil bolívares. Sostiene que "se le va el salario en las dos bombonas".

Algunas personas se quejaban argumentando que ellas tienen cilindros de 18 y 27 kgs y dos bombonas o 3 y ahora no podrán comprar sino 1 porque no les alcanza el dinero para más.

Por otro lado, Francisco A., contador, dijo que el nuevo precio del gas representa un 25% del salario mínimo, lo cual es exagerado. 

Matías Uquiola, un anciano jubilado cuestionaba que ahora las comunidades tienen que pagarle a los trabajadores del Gobierno que prestan servicio el transporte, la comida y a veces hasta hay que comprar los repuestos como en el caso de Hidrolara.

"No tenemos ni para comer nosotros y ahora tenemos también que darle comida a los funcionarios del gobierno cuando van a reparar algún equipo en la comunidad. Y encima comprar los repuestos", comentó.

Así pasa con el CLAP, con el gas y "no pasa con la recolección de basura porque ya ni pasan, sino por las vías principales".

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario