Espacio publicitario

Masacres dejan al descubierto aumento de la violencia en Caracas

En cuatro días cuatro masacres cobraron la vida de 18 personas solo en Caracas

  • CARLOS D' HOY

18/01/2020 02:39 pm

Solo en Caracas cuatro masacres ocurridas en un lapso de cuatro días dejaron un saldo de 18 víctimas mortales durante los primeros días del mes de enero, un incremento en este tipo de hechos que despertó la atención de especialistas, quienes alertaron sobre la instauración de la cultura de la muerte en nuestro país.

Estas matanzas no tienen un actor común. Una fue atribuida a la denominada hampa común, dos a funcionarios policiales de distintos cuerpos y la cuarta a presuntos colectivos, lo que deja en evidencia que no se trataría de un nuevo tipo de acción de grupos o de organismos de seguridad, sino que sería la continuación de un proceso que se ha venido consolidando en el país.

La necropolítica

Verónica Zubillaga, sociólogo especializada en violencia, señala que los excesos policiales se han venido haciendo cada vez más comunes en los últimos años.
“Si el Estado, el actor destinado a regular, respetar y proteger los derechos humanos, es el que está matando, entonces se establecen nuevas pautas para las relaciones entre las personas y si a eso se le agrega que no hay controles, entonces tenemos un coctel explosivo”.
“No hay control ni siquiera de los cuerpos policiales. En este sentido quienes venimos trabajando estos temas hablamos de la necropolítica, o sea, la política de muerte que se despliega desde el estado”, subraya.

Violencia sin uniforme

Luis Izquiel abogado criminólogo, destaca que en nuestro país hay dos grandes protagonistas de la violencia: el estado, a través de sus organismos policiales y militares y los grupos civiles criminales.

En el caso de los civiles, por lo general las masacres están relacionadas con guerras entre bandas y venganzas.

“En muchos de estos casos nos encontramos con acciones de una gran perversidad por parte de quienes la ejecutaron, bien sea desmembrando, quemando o haciendo desaparecer totalmente a las víctimas, con lo que se busca dejar un mensaje destinado a sus enemigos que resume en la advertencia:  vean hasta dónde somos capaces de llegar”.

Las masacres policiales

En relación a la participación de la policía Zubillaga se ubica tiempo atrás, “desde el nacimiento de las Operaciones de Liberación del Pueblo (OLP) cuando se ejecutó la primera matanza en un operativo de esta índole. Ese día 14 personas fueron asesinadas”.

Acota que los abusos cometidos en el marco de las OLP fueron denunciados por ONG encargadas de velar por los derechos humanos, “pero en lugar de desplegar una política de reconocimiento de la violencia y de reforma policial, lo que se hizo fue crear otro organismo que utiliza las matanzas como estrategia en la lucha contra la delincuencia: las FAES”.

“La situación se mantiene, el estado no rectifica, a pesar de la contundencia de informes como el de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, quien pide investigar y reformar la actuación policial y la respuesta del Estado fue fortalecer al organismo señalado en el informe o sea que veremos más acciones similares”, concluye.

Lógica tóxica

Zubillaga reflexiona sobre lo difícil que puede ser para el país salir del punto se encuentra, debido a que la tesis de que el delincuente debe morir sembró raíces en la mente del venezolano, lo que termina justificando las masacres.

“Cuando en una sociedad se instaura esa forma de pensar lo primero que comienza a ocurrir son los atropellos, abusos y excesos policiales que se aceptan como parte de la lógica tóxica de la muerte necesaria”.

Se generan círculos viciosos que cada vez se hacen más dependientes de la mano dura como respuesta.

Cómo vencer la violencia

Al ser consultada sobre la forma cómo vencer el espiral de violencia, señala que el estado debe asumir el discurso de lo sagrado de la vida humana, “deber reconocer el valor que tiene la vida de todos y cada uno de los ciudadanos”.

Además tiene que reformar la policía, resarcir el daño causado y recuperar la dignidad de las víctimas.

“El estado debe convertirse en el garante de los derechos de la ciudadanía, no puede ser su principal violador”, cierra.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario