Espacio publicitario

Familiares desmienten versión de las FAES sobre muerte de tres hombres en Coche

Al menos dos de las víctimas habían sido detenidas por las FAES días antes del tiroteo, estaban bajo resguardo policial cuando se produjo el supuesto enfrentamiento

  • CARLOS D' HOY

27/11/2019 05:30 pm

A pesar de que las autoridades anunciaron la muerte de tres hombres en un enfrentamiento con presuntos integrantes de la banda de “Loco Leo”, versiones suministradas por familiares de las víctimas desmienten los hechos ocurridos el pasado fin de semana en la parroquia Coche.

La narrativa oficial señala que el operativo se habría realizado el pasado sábado cuando un grupo de funcionarios motorizados de la PNB fueron rodeados por los supuestos delincuentes de la banda de Loco Leo. El reporte posterior a los hechos indica que los oficiales heridos eran superados en armas y en número y además que se les agotaban las municiones.

La versión policial señala que se organizó una operación de para salvar a los funcionarios en peligro. El operativo utilizó una maniobra envolvente y logró el rescate de los funcionarios heridos. Concluye señalando que tras un intercambio de disparos resultaron muertos tres presuntos integrantes de la banda.

Los fallecidos fueron identificados bajo los apodos de "El Manco”, “El Negro” y “Cara de Gusano” a quienes les habrían incautado una pistola Smith & Wesson calibre: 9mm, un fusil modelo Sar Galil, calibre 7.62 y Un sub fusil, modelo UZI, calibre 9 mm. Posteriormente una de las víctimas fue identificada como John Jairo López Toro.

Los habían detenido en Baruta días antes del tiroteo

El problema con las versiones es que siempre hay más de una. En este caso los familiares de dos de las víctimas relatan otra versión de los hechos. La información desmiente la supuesta afiliación de los fallecidos a la banda que hace vida en El Valle y niega el enfrentamiento, porque los hombres habían sido detenidos días antes.

Los familiares en entrevistas separadas informaron que tanto John Jairo López Toro como Joandri Cardozo Cardozo se encontraban bajo resguardo policial porque habían sido detenidos días antes del tiroteo en alcabalas implementadas por la Policía Nacional Bolivariana en el municipio Baruta del estado Miranda.

John Jairo López Toro fue detenido por las FAES entre las dos y las tres de la tarde del jueves 21 de noviembre en la entrada del barrio Monterrey, “vecinos vieron cuando se lo llevaron vivo”, mientras que a Joandri Cardozo cayó en manos de la policía un día antes, el miércoles 20 de noviembre, en un operativo que realizaron funcionarios de las FAES en el barrio La Palomera de Baruta, donde él vivía, también se lo llevaron con vida.

En ambos casos los familiares, se enteraron de la detención y buscaron de manera separada a los dos hombres por distintas comisarías capitalinas y no los encontraron, la única respuesta que tuvieron fue que “no los tenían”, así se mantuvieron por entre dos y tres días.

Esta situación, de acuerdo a los parámetros establecidos por la Organización de Naciones Unidas (ONU), califica como una desaparición forzosa, que al menos habría durado dos días, hasta el 24 de noviembre cuando los dos hombres fueron asesinados durante la supuesta operación de rescate y trasladados hasta centros de salud en los que se certificó su deceso, para luego trasladar los cadáveres a la Morgue de Bello Monte, donde finalmente los localizaron sus deudos.

Los familiares no tuvieron conocimiento sobre el paradero de López Toro y de Cardozo Cardozo hasta el fin de semana cuando se enteraron del supuesto enfrentamiento ocurrido en Coche.

Cardozo deja dos hijos de nueve y siete años, trabajaba en un restaurante de sushi, pero fue despedido debido a que se enfermó y no tenía el reposo por el IVSS. En los días anteriores a su asesinato estaba arreglando sus papeles porque había conseguido un empleo en una empresa recolectora de basura.

En relación a John Jairo López, a quien la policía apodó como “El Manco”, se conoció que estaba de reposo tras haber sufrido un accidente que le produjo quemaduras de tercer grado en la pierna derecha, no se había recuperado totalmente de las lesiones por lo que andaba con un bastón.

Sus familiares reconocieron que hace varios años había estado detenido, “pasó un año preso y luego fue liberado, no había tenido más problemas con la justicia, hasta que le pasó esto”, señaló un familiar.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario