Espacio publicitario

Los amantes del vino dicen adiós a un amigo

Luis Augusto Ginori González hizo de las catas un mundo peculiar, su trabajo propició el disfrute de la vida y buscó su crecimiento profesional fuera de Venezuela

  • MAYTE NAVARRO

25/03/2020 07:54 pm

Para los amantes del vino en Venezuela el nombre Luis Ginori está vinculado a momentos gratos de la vida. Hoy se despidió de este mundo en Madrid, al ser otra de las víctimas que el coronavirus ha arrebatado a familiares y amigos. Deja ausencia en quienes lo conocieron y una copa vacía, esperando para brindar con un buen vino de cualquier parte de mundo.

Luis Augusto Ginori González antes de terminar la carrera de Filosofía se dejó enamorar por el vino y el mundo de los licores. Cuando estudiaba en la Universidad ya se sentía atraído y comenzó a trabajar en el campo licorero, en medio de la bonanza de los años 70.

Ginori estaba convencido que el éxito y la calidad eran un binomio inseparable, uno era consecuencia del otro. Desde el punto de vista profesional consideraba que un buen gerente ordena con el ejemplo. En una de tantas conversaciones cuando se refería a la gerencia afirmó: “Quizás tardemos un poco más en ver los resultados, pero son más sólidos y duraderos que los que generan la imposición o los gritos”.

Su carrera en Alnova estuvo acompañada de la promoción de productos de fama internacional y compartió con la familia Cappelin el entusiasmo que se hacía evidente en los lanzamientos de los vinos o cualquier otro licor.

Cuando el Beaujolais Nouveau se puso de moda en Venezuela, Ginori fue uno de los artífices de ello. Al llegar el mes de noviembre Luis se encargaba de que las invitaciones, para dar la bienvenida a ese vino, estuvieran en mano de quienes disfrutan de la fiesta y de los brindis. El tercer jueves de noviembre de cada año tenía los nervios a millón, esperando que llegara el avión de Air France con las primeras cajas y celebrar esa noche la gran fiesta del Beaujolais Nouveau.

Pomar también fue su casa por casi una década y con su acostumbrado entusiasmo se dedicó a promover los viñedos venezolanos. Las catas con el espumante caroreño culminaban en un alegre brindis y con la compra de varias botellas.

Luis Augusto Ginori González  (Caracas 21 de junio de 1955- Madrid 25 de marzo de 2020)  FOTO CORTESÍA

A su regreso a Alnova no abandonó los vinos. Convertido en un conocedor, dirigió catas donde sus comentarios estaban dirigidos no a destacar sus saberes, sino en que los asistentes descubrieran en la copa las benevolencias de su contenido, bien fuese tinto, blanco o rosado.

Campari fue otro de los productos donde puso su corazón, siendo la presentación del Calendario una manera de calibrar la importancia de la identidad de un producto con su país de origen. 

Imposible olvidar la colaboración que prestó a instituciones benéficas para las actividades de recaudación de fondos. Avepane fue una de ellas en cuyas tradicionales y muy recordadas vinadas siempre estuvieron presentes los vinos y licores de la casa que Luis Ginori representaba.

En 2017 Luis Ginori , como otros tantos venezolanos, inició una nueva aventura, esta vez en España, donde se vinculó de inmediato con el potente mundo de la enología ibérica. Se estaba abriendo camino con su estilo de siempre. Atrás quedaba su afición al cigarrillo, que le hizo emprender una batalla contra un cáncer pulmonar y de la que había salido vencedor.

Había convertido a Madrid en su nueva ciudad y allí estaba cuando lo sorprendió la pandemia. A sus 65 años, con su amor a la vida y a las cosas buenas que esta deparaba, se disponía a continuar divulgando los tesoros de los viñedos. No pensó que sumaría un número entre las víctimas del COVID-19. Este miércoles 25 de marzo su organismo no pudo continuar luchando y su corazón se detuvo para entrar en la paz eterna.

Nuestra palabra de condolencia a sus hijos Luis Augusto y Melody Sweet Ginori Barazarte, su nieta Grecia Eirene Ginori Barazarte; su madre, Celestina González de Ginori; su esposa, Adriana Perrotta y Ana Barazarte, madre de sus hijos así como su colaboradora en el trabajo María Francia Trillos, quien al referirse a Luis Ginori expresó: “hay personas que despiertan algo especial en nosotros, que abren nuestros ojos y transforman nuestra forma de ver la vida. Usted me mostró ese maravilloso mundo de los vinos, las ventas, el mercadeo y las relaciones públicas. Lo voy a recordar con una copa de vino, dando sus catas magistrales, caballero, elegante, detallista, cariñoso, generoso.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario