Espacio publicitario

Armonías inolvidables

Hay encuentros que quedan en la memoria por su originalidad y organización, uno de ellos fue para disfrutar del premiado ron Carúpano acompañado con sabores de la temporada

  • MAYTE NAVARRO

06/01/2020 10:17 pm

El año 2019 resultó muy satisfactorio para Ron Carúpano, pues no sólo obtuvo varios reconocimientos internacionales sino que la Academia Venezolana de Gastronomía le otorgó el Gran Tenedor de Oro, una distinción a su trayectoria, al cuidado de una marca, a la investigación y a la incansable búsqueda de la excelencia.

Entre los encuentros realizados para agasajar amigos y agradecer el apoyo estuvo la cata organizada en el restaurante La Oficina, que forma parte de ese conjunto dedicado al placer, como lo es Licoteca, donde convocaron a un grupo de gente vinculada a los medios y al ámbito de la gastronomía que disfrutó de una degustación donde resaltaba el espíritu festivo.


La diseñadora Ana Sofía Tarbay  FOTO MAYTE NAVARRO
El hilo conductor y representante de la temporada de fin de año estuvo en el panettone, que dijo aquí estoy en todo momento. Esta vez se disfrutó del Laison, cuya marca data de 1938. Abrirlo y cortarlo fue toda una ceremonia, como lo exige la tradición cuando se está en familia. Apenas se retiró el papel celofán que los protege, el aroma inundó el comedor y todos deseaban que llegara el momento de probarlo.

Frente a esta fábrica milanesa se encuentra la tercera generación de la familia y además de conservar lo tradicional también hacen uso de la innovación para garantizar calidad y la posibilidad de una mayor frescura. 2019 también fue un buen año para Laison pues se ganó varios premios. Salvador Perrat, su representante en Venezuela, conversó sobre el proceso que se sigue para elaborar este panettone, que no se prepara hasta que no se ha solicitado el pedido, así cada cliente tiene asegurada la frescura de su producto. Otro aspecto importante es, según lo explicó Perrat, que se respetan los tiempos de elaboración. 
 
Burratta con mermelada de ají dulce

Una vez hecha la presentación comenzó el divertimento para el paladar, junto a la copa de Carúpano y la cuña de panettone  llegó la primera propuesta, donde se mezcló lo dulce y lo salado, pues se trataba de una casco de parchita, acompañado de queso fresco de cabra y aroma de Carúpano. Le siguió la burratta con mermelada de ají dulce, para continuar con una novedad, panettone y prosciutto de Parma, combinación que sorprendió a todos, para cerrar con otro trozo de panettone Laison pero esta vez haciendo dúo con un fondant de chocolate que se armonizó con Carúpano 21 bien frío.

Para finalizar hubo un reconocimiento para Marianella Morrison encargada de la puesta en escena, donde cada detalle tenía un significado. No faltaron los aplausos para Carmen López de Bastidas, maestra ronera de Carúpano, cuyo trabajo minucioso y su capacidad para conocer cuando este destilado ha alcanzado su mejor momento ha hecho que se lleve premios donde se presente.


El corte parte de la ceremonia


Salvador Perrat durante la presentación 


Marcos Noriega Benatuil y el chef José Antonio Casanova


Carmen López de Bastidas y Alberto Veloz Guzmán


María Fernanda Vera y Robert Veiga



Mariella Celis y Manuel González Cárdenas


Panettone y fondant de chocolate


Toto Aguerrevere Branger, Cynthia Lander y Tony Daza


Cascos de parchita con queso fresco de cabra

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario