Espacio publicitario

Las casitas de jengibre, una tradición

La segunda edición del concurso de esta especialidad de la pastelería navideña fue todo un éxito, siendo Coscorrón Dulces la firma triunfadora

  • MAYTE NAVARRO

30/12/2019 09:41 pm

Por segundo año consecutivo el Hotel Cayena organizó el concurso de casitas de jengibre, que este año contó con una participación mayor a la del año pasado, lo que significa que esta actividad ha cobrado importancia entre los pasteleros de Caracas, incluso ha repercutido en el interior del país.

Ronald Aristimuño, Alexandra Azpurua de Leret y Ligia Velásquez Gaspard, integrantes del jurado  FOTOS MAYTE NAVARRO

Al igual que el año pasado las piezas de reposterías llegaron con unos días de anticipación al hotel ubicado en la Av. Principal de La Castellana y se ubicaron de adorno en el área del bar y del restaurante La Sibilla. Para el día del concurso se reunieron en un gran mesón, lo que permitió que el jurado pudiera observarlas y compararlas, para que de esta manera el veredicto fuese lo más exacto posible. Una vez más los pasteleros contaron con el apoyo de El Rey que les suministró el chocolate para la confección de las casas.

La ganadora de este año resultó la capilla que confeccionó Coscorrón Dulces, que no sólo fue la pieza más grande sino que también contaba con movimiento, iluminación y música. En esta oportunidad se llevó el premio del público, que formuló su voto vía web, además del realizado por la página de Instagram de @somosdulcear, que entregó Franciest Poller.

Adriana Pagés y su casita nevada

Los premios incluyeron estadía en el hotel, una cena en el restaurante La Sibilla, botellas de espumante y, por supuesto, el aplauso del público que se dio cita esa tarde en las instalaciones del hotel.

Lorena Otaola de Di Ruggiero dio las gracias en nombre del Cayena por la receptividad de estos profesionales e informó que las casitas sería donadas a un grupo de escuelas que son atendidas por el Dividendo Voluntario de la Comunidad, de esta manera los niños de otras comunidades pudieron disfrutar de la belleza de estas piezas propias de la pastelería navideña al mismo tiempo que compartieron una tarde de merienda con sus compañeros.


Aura Marina Hernández, el ganador y Lorena Otaola de Di Ruggiero

Esta iniciativa permite que la Navidad vaya más allá del disfrute gastronómico, pues contribuye a difundir el trabajo que realizan estos pasteleros, se reconoce las horas de trabajo que deben invertir en la elaboración de cualquier dulce y la calidad de lo que hacen. Es dignificar un oficio que requiere de disciplina, estudio y esfuerzo.

Para terminar la tarde se brindó por los participantes, pues todos reunieron los méritos para llevarse el primer premio y, como lo manifestó uno de los miembros del jurado, hicieron muy difícil tomar una decisión. 

Las casitas de jengibre fueron motivo de alegría y orgullo en esta Navidad.


Aimar Rojas, otra de las pasteleras que participó en el concurso de casitas de jengibre


Alysha Passarillo


Antonio Sevilla y Ronald Valeiro de Dulce, se inspiraron en la arquitectura de Brujas para su capilla 


Conny Tovar y su trabajo con luces y mucho color


Laura Carrera y Luz Mariela Ruiz con un nacimiento para recordar la tradiciones locales


Zaphit Vargas plasmó los colores de la Navidad en su obra de repostería


Los ganadores de la edición 2018, Paula Vallone y Gabriel La Rosa


John Lobato e Ingrid Hernández Cova, de la Enoteca La Societé, que donó uno de los premios


Jorge Redmond y Jorge Redmon Schlageter, de Cocholates El Rey, ganador del Gran Tenedor de Oro 2019


Lorena Pérez de Otaola y Enrique Maduro Rolando


Miguel Ángel Becerra Guzmán, Edward Sitzer y Karolina Landaeta


Moisés Kaswan e Irene Zingg

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario