Espacio publicitario

La Academia de Gastronomía con sus premiados

La cita reunión a los galardonados quienes, escucharon la razón de sus designaciones y respondieron con emoción y el compromiso de seguir siendo los mejores

  • MAYTE NAVARRO

02/12/2019 01:47 pm

La Academia Venezolana de Gastronomía entregó los premios correspondientes a 2018 en un acto que tuvo lugar en el Club Pomar, donde la directiva de esta institución ratificó la importancia de la alimentación en el desarrollo cultural y económico de la gastronomía, a través del reconocimiento a aquellos que de diferentes maneras tienen que ver con la comida del venezolano.


El equipo de Destilería Carúpano se llevó el Gran Tenedor de Oro de la Academia  FOTOS CORTESÍA ALBERTO VELOZ

En esta oportunidad, el Gran Tenedor de Oro correspondió a Destilería Carúpano, cuya historia comenzó en 1778 y en 1952 pasó a manos de la familia Morrison, quien se ha dedicado a crear licores y a darle categoría al Ron Carúpano, que recientemente obtuvo dos galardones más en el International Rum Conference, celebrado en Florida  y, previamente, en Inglaterra acaparó seis preseas.


Federico Tischler, ganador del Premio Armando Scannone 

El premio Armando Scannone fue para Federico Tischer, quien viajó desde Baltimore para recibirlo. De esta manera la Academia Venezolana de Gatronomía reconoció el trabajo que desarrolla en White Envelope Arepa Bar, donde honra la geografía nacional, productos y personajes que tejen  una nacionalidad. Federico explora sabores de la intimidad nacional y se los presenta a foráneos de una manera particular. Piensa en conquistar nuevos paladares como objetivo principal, por eso su trabajo no está sujeto a la nostalgia de la lejanía. Con Tischer, la Academia premia la investigación y el conocimiento de los productos.


Víctor Moreno, Luis Troconis y Rafael Ernesto López

En el Tenedor de Oro 2018 tuvo presente a la zulianidad, pues se distinguió a esa gente que no se deja amilanar por la ineficiencias, sino que las vence y las supera. El ganador del citado galardón fue Carlos Hernández Coll, un cultor de la despensa zuliana, porque tiene claro que existe una necesidad de recuperar lo vivido, para transformarlo, mejorarlo y disfrutarlo. Para que lo que se coma tenga un sentido, no sólo corporal, sino también espiritual.


Ercole D'Adazzio, recibió mención especial. Acá aparece junto a su hijos Leo D'Adazzio y su nietos

En la mención Publicación del año encontramos un nombre vinculado al periodismo gastronómico, Miro Popic, pero no fue ninguno de sus artículos los que abonaron el camino de los premios, sino más bien su libro más reciente fue el que convención al jurado. Se trata de Venezuala On the rock. Su ingenio esa habilidad de transitar por las cosas serias con un cierto toque de humor, convierten este texto en material de documentación, que a la vez deja ver a un entusiasta creador que conoce la materia.


Miró Popic ganó mención publicación con su libro Venezuela on the rock, una deuda saldada


La generación de los jóvenes Morrison encargados de preservar el prestigio del Ron Carúpano, junto a ellos Carolina Goicochea

En Mérida recayó una de las menciones del Tenedor de Oro 2018, se trata de la empresa de alimentos KQT, fundada en 1975 por María Eva Vegas y Daniel Machado, químicos de profesión, quienes inculcaron a sus tres hijos el amor por la naturaleza y hoy son ellos quienes tomaron el timón de la empresa  y continúan elaborando mermeladas, dulces, quesos, lácteos y salsas. El premio lo recogió el tío, Julio Alfonzo, quien agradeció y dejó en el ambiente la tranquilidad que se seguirán degustando los quesos madurados y las hierbas que cultivan.

María Isabel Willson Fábregas y Gustavo Velásquez, miembros de la AVG

Desde Barquisimeto llegó otro de los premiados, el pastelero larense Emerson Freitez, un hombre que es ejemplo de la pasión por la repostería, que con orgullo, pero sin soberbia ofreció esa noche a los invitados algunos de sus dulces, donde uno de los ingredientes principales es la dedicación y el amor por su trabajo. Emocionado agradeció a los miembros de la Academia su premio. Se recordó que en su periplo educativo ha llegado a Francia y su presencia en varios concursos internacionales lo han llevado a colocarse entre los grandes pasteleros del mundo, además de manejar con sentido estético el arte del azúcar.


Inés de Freitez y Emerson Freitez, pastelero ganador de una mención del Premio Armando Scannone

La formación académica en el los profesionales dedicados a la gastronomía es una de las inquietudes que siempre han dejado de manifiesto los miembros de la Academia, por eso no es de extrañar que otra de las menciones honoríficas haya recaído en el Instituto Culinario de Caracas. El ICC, como también se le conoce, lleva 17 años formando profesionales del área. Esa tarde, el premio lo recibió su director, Héctor Romero, un cocinero que vive con pasión su profesión pero que a la vez se empeña en establecer un modelo de aprendizaje, en un ambiente disciplinado. En el pensum de estudio procura incluir materias que no sólo tengan que ver con la cocina sino que también amplíen el espectro de conocimientos. 


Héctor Romero e Ivanova Decán Gambús

Héctor Romero se ha empeñado en que la cocina venezolana sea la columna vertebral de los estudios y que los alumnos conozcan la despensa nacional para así lograr que la cocina del futuro tenga su propia identidad.
 

Federico Tischler y Marianella Abadí Abilahoud

Para cerrar la agenda protocolar se entregó otra mención a Ercole D'Adazzio, un restaurador venido desde Italia, con ese cargamento de sabores propios de aquella cocina, y que al instalarse en Puerto Ordaz, junto a su trabajo de constructor, le dedicó un buen capítulo de su vida a la restauración. Su restaurante, con una fama bien ganada, comenzó a ofrecer platos locales pero de una manera diferente, más evolucionados e inspirándose en la cocina que traía en su ADN. No sólo ganó reputación por  sus recetas, sino que la bodega del restaurante Ercole, haciendo gala de un nombre que se vincula a la grandeza, ha ganado reputación no sólo por el número de etiquetas, sino por la calidad de las mismas.

Esa noche el aplauso para D'Adazzio fue prolongado, pues a su edad continúa siendo ejemplo para las nuevas generaciones, debido a su entusiasmo por vivir la vida. 


John Zubillaga, Manuel Paula Rafael Ernesto López y Luis Troconis

Cabe destacar que en esta nueva edición también se conocieron cambios en la vida de la Academia Venezolana de Gastronomía, pues se presentó su nueva junta directiva que está presidida por Ivanova Decán Gambús, una profesional promotora de las bellas artes, pues egresó de la Universidad Central de Venezuela para sumarse luego a la promoción de la cultura del país. Ha formado parte de grupos fundadores de museos y ha encabezado el cuadro directivo de varios de ellos. La cocina, como arte menor, pero esencial para la vida, no le es ajena. Sus libros y artículos sobre el tema dan fe de su interés,  de la seriedad y acierto como maneja el tema.

Recientemene la AVG anunció los ganadores de los premios de 2019.  El Gran Premio Tenedor de Oro 2019 fue para Chocolates El Rey. Su trayectoria comenzó en 1929 y hoy se ha convertido en emblema del chocolate venezolano por excelencia. Premio Tenedor de Oro al chef del año 2019 fue para Nelson Castro. Premio Tenedor de Oro a la Publicación Gastronómica 2019: Soy Panadero. Homenaje a los artesanos del pan en Venezuela. Autora: Adriana Gibbs. Premio Armando Scannone 2019 correspondió a Pedro y Ramón Dahdah, responsables de Fragolate, Heladería artesanal. Menciones Tenedor de Oro 2019: Lácteos Bufalinda, Ponche Crema de Eliodoro González P., La Generación del Hambre. Proyecto de investigación periodística y el Restaurante La Huerta.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario