Espacio publicitario

Emilio Figueredo: “Nos hace falta soñar como lo hicieron las generaciones del 28 y del 58 y los jóvenes en 2007”

Los grandes cambios en los países sólo se alcanzan cuando la mayoría de la población comienza a soñar que existe un futuro mejor que el agobiante presente, comenta en su editorial de este lunes el editor de Analítica

  • GILBERTO CARREÑO

28/09/2020 10:22 am

Caracas.-Los grandes cambios en los países sólo se alcanzan cuando la mayoría de la población comienza a soñar que existe un futuro mejor que el agobiante presente: Eso fue lo que ocurrió en Polonia a principios de los ’80; también en Estados Unidos, cuando Marton Luther King acuñó su famosa frace frase I have a dream . Ahora nos toca a nosotros: soñar como lo hizo la generación del 28 y la del 58 y como lo hicieron los jóvenes en 2007, editorializa este lunes el director del portal Analítica, especialmente dedicados a los temas políticos y económicos. El siguiente es el contenido del editorial:

Llegó la hora de soñar
Los grandes cambios en los países sólo se alcanzan cuando la mayoría de la población comienza a soñar que existe un futuro mejor que el agobiante presente.

Eso fue lo que ocurrió en Polonia a principios de los ’80, cuando los obreros del astillero de Gdansk iniciaron una huelga general -algo imposible hasta ese momento en un régimen totalitario comunista-, porque sentían que si la base del sistema comunista era la clase obrera esta debía tener la posibilidad de autogobernarse y no estar sometida a los diseños y decisiones de los burócratas del partido comunista polaco. Este movimiento, conocido con el nombre de Solidaridad, logró en muy poco tiempo la adhesión de 10 millones de polacos y comenzaron su proceso de negociación con el régimen. Cierto es que tuvieron un gran aliado en su lucha por recuperar la libertad de su país, cuando la iglesia católica escogió como su nuevo Papa a Karol Wotzila, Juan Pablo II. El camino del triunfo tardó, e incluso hubo un periodo de fuerte represión cuando el general Jaruzelski intentó quebrar al sindicato y restablecer el orden socialista, pero el pueblo polaco perseveró en hacer realidad su sueño, que no era otro que sus ansias de libertad.

Lo mismo ocurrió en EEUU cuando Martin Luther King acuñó su famosa frase I have a dream y luchó por convencer a muchos que había llegado la hora de alcanzar la igualdad racial en EEUU, y lo logró, aunque lamentablemente pagó con su vida esa gran conquista social.

Ahora a nosotros nos hace falta soñar como lo hizo la generación del 28 y la del 58 y como lo hicieron los jóvenes en 2007. Más que la unidad política, lo que necesitamos es que todos soñemos que se puede derribar el muro de la dictadura, y que al hacerlo podremos reconstruir un país en el que prevalezca la solidaridad, la tolerancia, la honestidad, la responsabilidad, pero sobre todo, el amor a Venezuela y la confianza de que juntos podremos finalmente vivir en paz.

gilbertocarreno@gmail.com
Con información del portal Analítica 


Siguenos en Telegram, Instagram, Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario