Espacio publicitario

Andrés Caleca: “Si la pandemia me deja, yo iré a votar”

En conversatorio virtual junto con Eglée Gonzalez-Lobato, organizado por la UCAB, los expertos electorales expusieron razones para luchar por el aplazamiento de las elecciones previstas para el 6-D

  • GILBERTO CARREÑO

16/09/2020 02:41 pm

Caracas.- Los expertos electorales Eglée González-Lobato y Andrés Caleca, ambos impulsores de la propuesta de posponer las elecciones parlamentarias convocadas por el CNE para el 6 de diciembre próximo, dejaron en claro su posición personal de acudir a las mesa de votación si no prosperara su recurso de amparo introducido ante el Tribunal Supremo de Justicia sobre la aspiración que comparten con otros juristas y personajes políticos del país.

También aclararon que no tratan de crear un movimiento convertido en partido político solo para promover la idea de la suspensión del actual proceso electoral sino, más allá de eso, de convocar a la constitución de una plataforma ciudadana que logre unir a la mayoría de los venezolanos agrupados en los distintos tipos de organizaciones civiles, e incluso militares, que forman parte de las diversas actividades del país, en función de imponer la pedagogía de la práctica democrática de los venezolanos en su desenvolvimiento.

González –Lobato ostenta el título de Doctora en Derecho, Ph.D, ejerce como profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Venezuela, de la cual fue directora, donde además dirige la Cátedra Libre Democracia y Elecciones y del proyecto de Entendimiento de la UCV, y se ha desempeñado como consultora Jurídica del Consejo Nacional Electoral. Andrés Caleca, destaca en el campo gerencial adminstrativo donde exhibe haber ejercido la presidencia de Ferrominera (filial de la CVG), y llevarla a ser una empresa con presencia mundial; además le correspondió presidir el antiguo Consejo Supremo Electoral, previo al actual CNE.

Ambos expertos lideran el grupo, integrado por los juristas Eduardo Roche Lander, Ildemaro Martínez y Rafael Lander, que introdujo a fines de julio de este año, el recurso de amparo ante el TSJ para la suspensión del actual proceso electoral. Sin embargo, hasta la fecha no han tenido respuesta del máximo tribunal de la Republica.

Desde entonces, González-Lobato y Caleca han mantenido una presencia permanente en medios digitalizados, especialmente a través de portales informativos y Twitter, insistiendo en la necesidad del aplazamiento, por razones que expusieron ampliamente este martes 15 en conversatorio virtual organizado por el Centro de Estudios Políticos y de la Universidad Católica Andrés Bello, y moderado por la periodista Stefanía Vitale.

Razones jurídicas y procedimentales de mayor peso
Ambos personajes reiteraron en sus exposiciones, las razones denunciadas ante los distintos medios sobre el carácter “inconstitucional” y práctico que atribuyen a la actual convocatoria a elecciones, entre ellas las siguientes:
-La convocatoria a elecciones parlamentarias 2020 ocurrió cinco meses y cuatro días antes de la jornada de votación prevista para el 6 de diciembre. Se trata del proceso electoral convocado con menor lapso, en comparación con los tres anteriores procesos de elecciones parlamentarias nacionales, justo en momentos en los cuales la planificación y ejecución de cronogramas electorales puede requerir más tiempo producto de la emergencia sanitaria global.

-Violación de artículos de la Constitución de la República, en entre ellos el 186 que establece la proporcionalidad, según una base poblacional del uno coma uno por ciento de la población total del país.

-Implantación de listado de parlamentarios nacionales, que Caleca califica de “diputados golillas”, con el aumento de 100 escaños sobre lo establecido hasta el presente, “inventados por la propia oposición”, que además de romper con la tradición parlamentaria en la mayoría de naciones democráticas del mundo, iniciada en el país con el Congreso que firmó el Acta de Independencia de la República de Venezuela, ofrecen al gobierno y su partido la oportunidad de elegir 48 diputados adicionales.

- Con base a informes de las academias de ciencias nacionales e instituciones internacionales se prevé que la pandemia presenta un cuadro de contagio de 14 mil personas diarias se prolongará por un tiempo indefinido, sin que las autoridades ubernamentales y sanitarias del país puedan ejercer algún tipo de control sobre esta situación, lo cual impediría un acto de campaña y de votación en las condiciones requeridas.

-Las posibilidades organizativas del Gobierno nacional son consideradas nulas por González-Lobato y Caleca, por lo que aseguran que el CNE apenas podría garantizar una “chapucera electoral”, dado que a solo 80 días para las elecciones convocadas no ha podido actualizar el registro electoral. Sostiene Caleca que fue “una mentira” lo de los 15 días para registrar dos millones de nuevos votantes y para que cambiaran su residencia quizás un millón. Nadie lo sabe, ni de los venezolanos que han emigrado internamente “por la disolución del país.

-Contradicciones entre la invitación a acudir a los centros de actualización de datos para poder ejercer el voto y las restricciones de movilización impuestas, entre otras por la falta de transporte y combustible dentro de la medida general de confinamiento.
-Las fallas organizativas del proceso por parte del CNE, son abundante, y en este sentido se citan: El registro electoral fue solo en las capitales de estados, y ese hecho fundamental impide la inscripción de los jóvenes que cumplen los 18 años (unos dos millones, aproximadamente),y que esa misma incapacidad la van a tener para localizar e informar a los casi trescientos mil miembros de mesa que se requieren montar y organizar unas elecciones como las que se convocan. Lo mismo se considera ha pasado con las juntas regionales electorales que tienen una gran importancia en este proceso, donde se totaliza en las regiones, no en Caracas, y esas juntas regionales “fueron designados entre gallos y a media noche” y se desonoce donde están estos señores y quien los entrena en plena cuarentena.

-Tddo el mundo sabe que la plataforma electoral del CNE se quemó a principios de año, y todavía no conocemos la existencia de una máquina de las que van a sustituir a pocos días de las elecciones.

-Han dicho que van a ser máquinas electorales que compraron, que vienen en camino, que llegó un segundo lote, pero nadie las ha visto; nadie ni siquiera los funcionarios del CNE sabe cómo van a ser. Supuestamente el segundo lote llegaría en noviembre, pero nadie sabe quien las probará ni que auditoria se les puede hacer.

Las propuestas
Considerando las anteriores observaciones, los conferencistas en el conversatorio virtual organizado por la UCAB, proponen:
Por todo lo citado y mucho más, es preciso tomar en cuenta en primer lugar las razones de salud, como técnicas mencionadas para suspenderlas elecciones pautadas por el CNE e iniciar un proceso de negociación y acuerdos que permitan que la institución del sufragio conduzca a iniciar la recuperación de la democracia y del propio país.

Igualmente fomulan un llamado a los militares del Plan República a colocar por encima de cualquier otro interés, el de toda la nación y poner a disposición del pueblo su propia experiencia y su voz en el proceso en el que todos los sectores de la vida del país deberán confluir cuando estén dadas las condiciones, según lo expresó Caleca.

Entre las propuestas provenientes del público destaca la de la fundadora del movimiento Chavista Bolivariano, Indira Urbaneja, quien al consultar el carácter organizativo de la plataforma propuesta, recomendó la inclusión de ella de los sectores socialistas que hoy acompañan al actual Gobierno, en busca de los acuerdos requeridos para el entendimiento nacional.

El ejemplo de Mario Briceño Iragorri
Al final del foro, uno de los participantes preguntó, “Y si llegamos al 6 de de diciembre y no se ha logrado la suspensión de las elecciones, que podemos hacer”, y la respuesta de Caleca fue:
“Yo diré lo que voy hacer yo: Si la pandemia me deja, yo iré a votar. Si estamos en una crisis de salud pública de altísima peligrosidad que Venezuela no haya podido podido controlar, por la incapacidad del Gobierno para manejarla, qué puede hacer la oposición: sabemos que hay un sector que quiere votar en las peores circunstancias, y que ya saca sus cuentas de candidatos; qué va hacer el resto (…) Sin embargo . creo que sí hay posibilidades reales de que las elecciones se pospongan , porque en la clase gobernante está privando la idea de que si las elecciones se hacen como se hicieron no les van a servir a nadie, ni siquiera a ellos mismos. Ahí tenemos a los chinos, no les van a seguir prestando plata como lo han venido haciendo si hacen una chapuza. Hay que seguir insistiendo en eso. Falta poco para el 6 de diciembre, pero no se puede dar por abandonada la pelea y nos vemos en enero; no. Lamentablemente no puedo movilizarme por el país, no puedo salir de casa por cuarentena, por eso quiero aprovechar por las redes sociales, por esta vía, para aprovechar cada espacio que se me facilite, para luchar por la suspensión de un proceso electoral que a todas luces no servirá para nada”.

Por otra parte rechazó la idea de incurrir lo que considera un error de la dirigencia política que en 2005 rechazó de plano acudir a votar, y lo cual “permitió que una Asamblea Nacional absolutamente chavista modificara todo el Estado de derecho de Venezuela, y todo lo que estamos pagando hoy, incluyendo ese CNE que ha sido nombrado por ese TSJ. Son los lodos que estamos heredando de aquellas fatal decisión de no participar en esas elecciones”.

Advirtió en tal sentido que en el peor de los casos, de no aprobarse el aplazamiento del actual proceso electoral, se correría el riesgo de que los parlamentarios ahora elegidos modifiquen la Constitución “para caminar cada vez más y con mayor fuerza, hacia la implantación de un régimen totalitario”

A eso –indicó- hay que oponerse y recordó una situación de la historia del país correspondiente a los años de la dictadura perezjimenistas, cuando ante la convocatoria a elección de una Asamblea Constituyente en 1952 para hacer una Constitución a la medida del dictador, como les gusta a los dictadores, la mayoría de la oposición decidió no participar en el proceso, la otra, minoritaria, si lo hizo, por recomendación de Mario Briceño Iragorri, quien en un mitin en el Nuevo Circo de Caracas , arengó: “Vamos a participar vamos a ir, vamos a ganar nuestro escaño, aunque sea para representar la voz de la conciencia reprimida de la nación”. 

“Ya solo por eso, hay que ir a participar en estas elecciones. En cualquier circunstacia, aun en las peores; sin que eso quiera decir que vamos a dejar de luchar por mejorar las condiciones. No aceptamos chantaje: ni de que nos llamen abstencionistas porque luchamos por condiciones, ni quienes nos llamen colaboracionistas, porque vamos a participar en las elecciones. Ni una cosa ni otra, somos demócratas , luchando por nuestros derechos…”, concluyó André Caleca.
gilbertocarreno@gmail.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario