Espacio publicitario

Abstención y poder dual

"Washington mantiene su objetivo prioritario de reinsertar a Venezuela en su dispositivo geopolítico, y también mantiene el método de derrocamiento escogido en 2019..."

  • LEOPOLDO PUCHI

11/09/2020 05:30 am

En 2018, cuando se elaboró la estrategia de cambio de gobierno para Venezuela, no estaba previsto que el conjunto de las operaciones que se desplegarían no obtuviera resultados en los primeros meses de 2019, o al menos al año de su inicio. No se calculó que se podía fracasar o que se llegaría sin un desenlace favorable al vencimiento del período de la actual Asamblea Nacional y al proceso regular de renovación de los diputados.

Esta situación, que no había sido contemplada en el momento de la planificación inicial, ha creado un obstáculo para la continuación de la presión que se ejerce por medio del vector del poder dual, uno de los tres vectores de la estrategia en curso, junto a la amenaza de intervención militar y la amplia gama de sanciones en ejecución.

Dudas
Como la renovación del Parlamento y el proceso electoral representan un obstáculo en la continuidad de las acciones que se adelantan, se ha procedido a diseñar políticas para enfrentar el problema, pero también es natural que se presenten divergencias.

Sobre esta materia, el gobierno estadounidense ha sido claro en su respuesta al escollo impróvido, al decidir la no participación en las elecciones del 6 de diciembre. Sin embargo, algunos actores en el terreno estiman que esa no es la respuesta adecuada, o expresan dudas al respecto. Este es el caso del sector de Henrique Capriles, que se balancea entre una y otra opción, abstención a medias y participación parcial.

Participación
Otros sectores de la oposición, que no comparten la estrategia de ruptura diseñada para el cambio de gobierno ni la deposición forzada de Nicolás Maduro de la presidencia, ya con anterioridad habían decidido tomar el camino de la participación electoral. Y ahora, a estos factores que habían concurrido a los comicios presidenciales de 2018 con Henri Falcón, se les han sumado sectores de Primero Justicia y de Acción Democrática. También se han pronunciado a favor de la participación ex abanderados presidenciales que hacen parte del campo opositor tradicional, como Claudio Fermín y Eduardo Fernández.

Sin embargo, no puede decirse que la élite dirigente de la oposición haya adoptado el camino de competir en los comicios, ni tampoco que ha habido un movimiento sísmico en el amplio núcleo duro de las bases abstencionistas, que tienen como referente a esa élite y se guían por las señales del enorme peso político cultural de Estados Unidos.

Washington mantiene su objetivo prioritario de reinsertar a Venezuela en su dispositivo geopolítico, y también mantiene el método de derrocamiento escogido en 2019, que requiere preservar la idea de un poder dual. De allí el camino de la abstención que se ha adoptado.

Por supuesto, es probable que en un futuro el gobierno estadounidense reconsidere el método utilizado y se pase a un esquema de acuerdos negociados. Pero mientras esto no ocurra, se mantendrán las tensiones.
Siguenos en Telegram, Instagram, Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario