Espacio publicitario

La variable FANB

Las declaraciones de Vladimir Padrino López han generado, de un lado, una reacción de condena y, del otro, un cierto silencio o el intento de explicar lo que dijo: “no podrán ejercer nunca el poder"

  • LEOPOLDO PUCHI

10/07/2020 05:30 am

Las declaraciones del general Vladimir Padrino López han generado, de un lado, una reacción de condena y, del otro, un cierto silencio o el intento de explicar lo que dijo: “no podrán ejercer nunca el poder”. Una afirmación cruda, pero sin un sujeto nítido, al que accedemos solo con la referencia a “una comisión de la Asamblea Nacional” y a “una facción que ha manejado fondos en el exterior”.

Por la forma rotunda de la expresión de Padrino López, podría entenderse, sin más explicaciones, que nadie distinto a quienes hoy ejercen el poder pueden acceder a éste. Para otra interpretación habría que acudir a la lectura completa del texto de la intervención, donde se visualice el sujeto.

Sistema
Para quienes aspiran a cambios en la conducción del país, es recomendable la evaluación con detenimiento el texto. Sin duda, en cualquier interpretación, se ha señalado un límite en relación a quienes pueden acceder al poder, es decir, quienes están fuera del sistema. Este es un hecho.

Obviamente, quien no esté de acuerdo con esos límites podría pensar en romper esas coordenadas a través de una “revolución” contra el sistema vigente, por medio de una insurrección o a través del voto, en el esquema de ruptura de lo que en otros países se conoce como fuerzas “extraparlamentarias”. Para tales efectos, se escoge la estrategia más adecuada, según las circunstancias.

Neutralidad
Al mismo tiempo, hay en Venezuela otras fuerzas que no estando en el poder ejecutivo se consideran parte del sistema, pero en la actualidad no cuentan con una votación para ser un factor de alternancia dentro del sistema, como lo fue, por ejemplo, Copei ante Acción Democrática, por lo que requieren para tener éxito el respaldo de los factores antisistema.

Esta situación hace que el conjunto del sistema sea frágil, ya que no tiene un consentimiento que pueda ser calificado de consensual. Las fuerzas antisistema son fuertes y tienen respaldo electoral.

Si se piensa en estabilizar el país, hay que pensar en las modalidades que permitan que esos factores hagan parte del sistema. Para esto hay un punto clave, el de la independencia nacional, ya que estas fuerzas antisistema son partidarias de que Venezuela haga parte del dispositivo geopolítico estadounidense, es decir, un asunto relativo a la soberanía, una frontera que toca directamente a la FANB.

De manera que, en una negociación semejante a la de Barbados, la reincorporación de estos sectores al sistema, y la posibilidad de su acceso al poder, debería incluir un acuerdo previo que garantice la independencia de Venezuela, sobre la base de una neutralidad con garantes internacionales. Si no se toma en cuenta este aspecto, no se comprende la variable FANB y no se avanzará.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario