Espacio publicitario

Opinión: La subtrama interna

“El pulso político se centra en la solicitud del G-4 para celebrar las presidenciales”

  • LEOPOLDO PUCHI

06/03/2020 05:30 am

Ivan Duque, presidente de Colombia, principal aliado estadounidense en el conflicto geopolítico venezolano, informó recientemente en una entrevista con José Manuel Acevedo, subdirector de Noticias RCN, que la estrategia adoptada en relación a Venezuela venía siendo aplicada de manera consistente y con éxito.

Entre las acciones realizadas, Duque menciona el reconocimiento de un presidente interino, el cerco diplomático y las sanciones. Cada uno de estos puntos corresponde a uno de los vectores de la estrategia en curso: poder dual, aislamiento internacional y bloqueo petrolero y financiero.

“LOGROS”
De acuerdo a las declaraciones de Duque, la ejecución de la estrategia no solo estaría en curso, sino que ha avanzado y ha obtenido “logros”. Y no le falta razón, ya que Venezuela está inhabilitada para hacer transferencias en divisas para los pagos de importaciones de insumos para la industria y la agricultura, medicinas y alimentos.

También se prevé que la estrategia tendrá como “logro” una reducción para fin de año de las exportaciones petroleras a 500.000 barriles por día, de acuerdo a un reporte de Platts Analytics.

En todo caso, se cumplan o no plenamente las metas, lo cierto es que sí ha habido “logros”, como señala Duque, y que efectivamente la economía venezolana se ha visto perjudicada por las sanciones, lo que tendrá el impacto social buscado, en términos de un mayor deterioro de las condiciones de vida de la población.

Sobre lo que todavía hay dudas entre los analistas, es en relación a la eficacia de la estrategia de sanciones para alcanzar el objetivo buscado de un cambio de gobierno.

EL G4 Y LA MESA
En este contexto geopolítico en el que se confrontan Estados, se continúa desarrollando, de manera entrecruzada, la sub trama local, interna, que opone Gobierno y oposición. Por el momento, las políticas económicas se han ido ajustando a un esquema más liberal, mientras que el pulso político se centra en torno a la solicitud de la oposición agrupada en el G4 (UNT, VP, AD, PJ), de celebrar elecciones presidenciales.

La designación por la vía de la Asamblea Nacional del Consejo Nacional Electoral dependerá de un acuerdo entre Gobierno y G4 sobre esa materia. De no lograrse este entendimiento, el CNE sería designado por el Tribunal Supremo de Justicia, que declararía la omisión legislativa, ya que no habría dos tercios para el nombramiento en la AN. Esta designación contaría con el respaldo de la Mesa de Diálogo.

En este caso, aumentan las probabilidades de que el sector de la oposición representado en el G4 llame a la abstención o designe un “CNE paralelo”. Como la sub trama interna se entrecruza con la trama geopolítica, es de esperase que una resolución definitiva sobre este asunto dependerá de la decisión de Washington y de la manera en que proyecte sus movimientos sobre el tablero.   

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario