Espacio publicitario

Comedia y tragedia

“Un sinsentido que la UE y España rehuyan relacionarse con el gobierno venezolano”

  • LEOPOLDO PUCHI

31/01/2020 05:30 am

Si había alguna duda sobre lo pernicioso de mantener por un largo período la ficción de que en Venezuela existen dos Estados, un episodio, tal vez menor y hasta jocoso, ha venido a despejar las dudas que podían existir: la declaración de Iván Duque en la que solicita a Juan Guaidó la extradición de la exsenadora Aida Merlano.

El asunto planteado, al carecer de manera muy evidente del sentido racional que entrelaza una acción a un efecto, se sitúa en el terreno del absurdo, de lo extravagante, de manera que se presta a los más variados chistes y graciosas bromas, que son las formas más ingeniosas de develar una realidad.
Y, precisamente, lo que se pone en evidencia es que no se puede continuar ignorando que en Venezuela hay un Estado, con el que ineludiblemente los países de la comunidad internacional deben relacionarse, independientemente de las diferencias políticas que existan, y en particular Colombia, por las dinámicas sociales y de seguridad cotidiana comunes.

DIPLOMACIA
Al realizarse un análisis de la estrategia puesta en marcha en enero de 2019, se entiende que se considerara útil que, junto al vector de las sanciones y de la amenaza de una intervención militar, se incorporara el vector del “poder dual” para alcanzar el fin buscado.

Sin embargo, por las consecuencias devastadoras de las sanciones y los tan peligrosos efectos del “doble poder”, era de suponerse que ambos elementos estaban encuadrados en un plan relámpago o al menos de corto plazo. Una vez fracasado el intento, lo razonable era desmontar la compresión que estos vectores ejercen sobre la población.

No tiene sentido que los países de la Unión Europea, y en particular España, para cuyos medios de comunicación Venezuela es más importante que cualquiera de sus regiones autónomas, tengan en un limbo a sus cuerpos diplomáticos, que reciben autorización, placas, credenciales desde Miraflores y al mismo tiempo se rehúyan las relaciones con el Gobierno, negándose así todo el avance civilizatorio de la diplomacia.

CITGO
Si la declaración de Duque nos coloca en el terreno de la comedia, la apropiación de Citgo, Pdvsa Holding y de Monómeros nos pone en el espacio de la tragedia, porque además del hecho de fuerza, al no existir un Estado venezolano distinto, paralelo, que pueda ejercer el control y vigilancia de esas propiedades, se ha creado el caldo de cultivo para que una porción de la clase política en el exilio se incline por usufrutuar el dinero de esas fuentes. 

Los escándalos de la ayuda humanitaria y la reciente disputa sobre los 20 millones de dólares aprobados son reveladores.

Lo sensato es poner fin a la ficción del “poder dual”, como lo muestra el caso Merlano, restablecer relaciones diplomáticas, que Colombia y Estados Unidos abran sus embajadas de nuevo y que la producción petrolera disponga su cuota para el mercado tradicional. Con lo de Duque hay risas, pero con las sanciones, sufrimiento.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario