Espacio publicitario

Melania vuelve a desairar en público a Donald Trump

Medios destacan que la primera dama rechazó la mano de su esposo con cierto desaire, como el que trata de liberarse de una atadura molesta, al finalizar el segundo debate que le enfrentó a Joe Biden

  • Diario El Universal

23/10/2020 09:22 am

Caracas.- "Quedan 10 días para que los estadounidenses acudan a votar a su próximo presidente y los actos se suceden en la carrera frenética por conseguir adeptos en los últimos días de campaña. Pero ni la proximidad de la cita electoral, marcada para el próximo 3 de noviembre, ni haber pasado el coronavirus parece haber ablandado a Melania respecto a la actitud distante que mantiene con su marido, Donald Trump, actual presidente de Estados Unidos y candidato por el partido republicano para renovar su mandato otros cuatro años".

Así lo informa El País de España, indicando que en su primera salida a un acto público junto a Donald Trump después de haber dado ambos positivo en covid-19, la primera dama ha vuelto a repetir uno de esos gestos a los que las cámaras están atentas.

Ocurrió este miércoles al final del debate celebrado en Nashville, Tennesse que enfrentó a Trump con Joe Biden en la Universidad de Belmont, el último antes de la cita electoral. En la comparecencia, el matrimonio apareció cogido de la mano en todo momento, pero cuando se retiraban, Melania Trump volvió a repetir lo que ya han captado varias veces los medios: soltó la mano de su marido con cierto desaire, como el que trata de liberarse de una atadura molesta. 

El rostro casi siempre serio de Melania ya no es novedad pero sus desplantes mal disimulados es difícil que se traten de descuidos. Podría haberlo sido el primero, pero con tantos asesores como rodean a cualquier pareja presidencial de uno de los países más poderosos del mundo, resulta impensable que no hayan asesorado a la primera dama sobre el efecto de estos gestos y que ella, de alguna manera hasta cierto punto disimulada, no los siga haciendo para que los vea el mundo y se entere de que su relación es todo menos feliz.

No es que Melania Trump no sonría –lo hace cuando acude a algún evento en solitario y se siente cómoda– es que no le sale cuando tiene a su lado a su marido, Donald Trump. Su química actual se puede calificar de todo menos de chispeante y cómplice. El rechazo contenidamente violento de la mano de su esposo de este jueves, se suma a otros que se han sucedido en el tiempo. 

A principios del mes de junio la pareja visitó el parque memorial en homenaje al papa Juan Pablo II de la capital, Washington D. C. Allí depositaron un ramo de flores. Ambos se acercaron hasta la estatua del Pontífice y después posaron ante los medios. 

Entonces llegó la imagen que ha corrido como la pólvora. Donald Trump le pidió a una muy seria Melania, de forma relativamente discreta, que sonriera ante las cámaras. Y ella permaneció impávida. Él insistió y mientras mostraba toda su reluciente dentadura, Melania solo consiguió realizar una mueca que no convenció a nadie.

Tampoco esta fue la primera vez. El día antes de jurar como presidente, Donald Trump presentaba a su mujer a los líderes republicanos y la forzaba veladamente a acercarse al micrófono y hablar ante los presentes. Ella cedió y, tras unos momentos tensos, acabó pronunciando unas palabras. Un día después, en la toma de posesión de Trump como presidente de EE UU, en enero de 2017, se vio a una Melania taciturna, que solo sonrió en un momento en el que su esposo se giró hacia ella; después, dio un paso atrás, agachó la cabeza y volvió a poner un rostro serio.
Siguenos en Telegram, Instagram, Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario