Espacio publicitario

Juan Pablo II: El mensajero de la paz

Fue un europeo y un hombre universal, sumando identidades, no restando, como forma de construir comunidades tolerantes y abiertas

  • ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL

22/05/2020 05:30 am

Por Milena Łukasiewicz,
Encargada de Negocios ai
Embajada de la República de Polonia en Venezuela

El nombramiento de Karol Wojtyla en el sillón de Pedro generó un legítimo orgullo nacional en Polonia, por varios motivos. Su publicación marcó un hito, ya que fue el primer pontífice no italiano desde 1523, un gesto de la Iglesia que abrió oportunidades para religiosos de otras geografías.

Su prolongado y fructífero pontificado (1978-2005) también generó motivos de orgullo para los polacos. Juan Pablo II, ya como Arzobispo de Cracovia, dio muestras de interés no solo en la vocación religiosa sino en el compromiso con los asuntos públicos, con fuerte vocación comunitaria, con foco en la libertad civil y política.

Cuando tuvo que enfrentar un régimen político autocrático, animó a su pueblo con su conducta intachable, pero también con su frase célebre nie bójcie się -no tengan miedo- brindando coraje a un pueblo alguna vez. Al mismo tiempo, con su vocación religiosa y su fuerte nacionalismo, Juan Pablo II fue un europeo y un hombre universal, sumando identidades, no restando, como forma de construir comunidades tolerantes y abiertas.

Así como reivindicó la figura de la familia y la juventud, fue un hombre de su tiempo, un peregrino, un difusor moderno de la palabra del amor. Viajó mucho, conectando con los católicos de todos los países, utilizaba medios masivos de comunicación, usaba el papa móvil para estar cerca de las multitudes, era políglota y curioso de las diferentes culturas. Y también fue un hombre mundano: escribía poemas, hizo teatro, le fascinaba la naturaleza, sobre todas las montañas donde creció, de joven era también el portero de fútbol.

Tiempos difíciles

La vida de Wojtyla coincide con la de la Polonia moderna. Nació en 1920, menos de dos años después de la restauración del Estado Polaco, cuyo territorio había estado dividido entre tres potencias extranjeras durante más de un siglo.

Vivió en una zona rural, Wadowice, hasta que se mudó a la cercana Cracovia para comenzar sus estudios universitarios. Aunque la nación polaca es milenaria, el Estado era joven y tenía que hacer frente a dificultades políticas y sociales, como la definición de sus fronteras, el desarrollo económico, el papel de las minorías y la cuestión obrera. Era un país creativo y talentoso que recuperó su papel en el concierto europeo de naciones.

Sin embargo, mientras estaba en la universidad, su padre, un suboficial del ejército polaco, murió en 1941 durante la ocupación de Polonia por el ejército nazi. El joven Karol tuvo que trabajar en una cantera y luego en una fábrica química (Solvay), para ganar la vida y evitar que lo deporten a Alemania. Fichado por la Gestapo, se refugió en una buhardilla de Cracovia. En 1943 ingresó en el seminario clandestino que había fundado monseñor Adam Stefan Sapieha, cardenal arzobispo de Cracovia, iniciando la carrera de Teología. Fue ordenado sacerdote el 1 de noviembre de 1946 en la capilla privada arzobispal.

El hombre adecuado, en el momento oportuno

En su discurso pronunciado en Gniezno durante su primera visita a Polonia en 1979, Juan Pablo II se enfrentó a la misión del Papa eslavo era la de hacer redescubrir a Europa la unidad entre Occidente y Oriente. Así, Juan Pablo puso en discusión la Ostpolitik vaticana que de hecho acepta la situación existente que divide a Europa. Todos los polacos recuerdan bien las palabras que el Papa identificó a ellos en el encuentro de más de un millón de personas en la Plaza de Victoria en Varsovia.
Rodeado de una multitud, clamó ¡Descienda tu Espíritu y renueve la faz de la tierra! ¡De esta tierra! Estas palabras recibieron una gran esperanza y el sentimiento de la unidad a los polacos reunidos en el mismo momento y el mismo lugar. Entonces entendieron que juntos pueden cambiar y renovar su país. En este momento se llenaron de la esperanza, la fe y el poder para luchar por los cambios democráticos en Polonia.

Fue un momento catalítico, que ayudó a generar eventos muy importantes en la historia de Polonia, centrales en el proceso de la transición democrática, cuentos como la Mesa Redonda, las primeras elecciones libres, la Independencia de la Unión Soviética y la Caída del Muro de Berlín

Un pueblo religioso

La labor pastoral de Wojtyla se encarnó en un pueblo devoto. Si bien la mayoría de los polacos se consideran católicos, no todos son asiduos practicantes. Hay muchos nuevos sacerdotes polacos que sirven en diferentes lugares del mundo, incluso en Venezuela. Hubo un importante papel de la Iglesia en la conservación de la identidad nacional, especialmente durante la etapa en que fuimos una nación sin Estado, ocupados por Alemania, Austria y Rusia. Durante la época del comunismo, la iglesia sirvió para los activistas como un refugio donde pueden tener libertad de actividad, especialmente los disidentes políticos y los artistas.

La fiesta del Dios de la Divina Misericordia: su significado

Para cada cristiano tendrá un significado particular. Pero es curioso que esta advocación quirúrgica también en Polonia, por medio de Santa Faustina Kowalska, canonizada en el año 2000 por el propio Juan Pablo II. El Santuario de la Divina Misericordia se encuentra en Cracovia, donde murió y murió Kowalska.

Estos hechos nos recuerdan no solo la importancia del catolicismo para Polonia, sino de Polonia para el catolicismo. A mi llegada a Venezuela en plena campaña electoral me sorprendió ver al presidente Hugo Chávez junto al cuadro de Divina Misericordia pasando por las calles del país. Por cierto, la figura de Juan Pablo II es venerada por venezolanos de todas las posturas políticas y clases sociales. Su legado trasciende ideologías y podría constituir un símbolo de unión y fraternidad nacional, como lo fue en Polonia.

Un revolucionario de la fe

Juan Pablo II tuvo méritos necesarios como para ser una personalidad de la historia universal: tuvo un don especial para la gente de diferentes religiones y pensamientos políticos. Fue un entusiasta organizador de los encuentros ecuménicos en Asís, así como llamados por primera vez a los judíos “hermanos mayores en la Fe”.

Tuvo el coraje y la capacidad para generar grandes cambios políticos en la importancia de la dignidad humana, los derechos humanos y el valor del trabajo. Y tuvo una conexión especial con los jóvenes, iniciación de los Días de la Juventud en 1985, organizada hasta hoy en día en diferentes ciudades del mundo.

¿Juan Pablo II, Patrono de Polonia?

No lo descarto, ya que muchos polacos tienen al Papa como patrón en su vida, por su rol durante los tiempos difíciles sobre todo en la época del comunismo. La voz de Juan Pablo II sustituyó la voz de los que no la especificó en estos tiempos. Hoy Polonia es libre, independiente y disfruta del éxito económico. Es el logro de su presencia en la nueva historia de nuestro país. Estamos muy orgullosos de que Juan Pablo II tenga sus raíces en la Polonia profunda y cotidiana.

Presencia en Caracas

En 2007 Embajada de Polonia en colaboración con la Alcaldía de Chacao colocó una estatua de Juan Pablo II en su plaza en el municipio. Junto con la Alcaldía de Baruta, en 2018, se impuso una placa conmemorativa en la Iglesia de La Trinidad. Además, en Caracas, en Montalbán hay también una parroquia que lleva el nombre de nuestro Papa, donde ahora mismo reside el padre polaco Zdzislaw Łodygo. Un hermoso busto de Juan Pablo II se encuentra también en la Nunciatura Apostólica.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario