Espacio publicitario

Las tierras "malhabidas" que sostienen al gobierno paraguayo

Los sindicatos campesinos continúan exigiendo al gobierno la justa distribución de tierras. El gobierno no ha dado nuevos anuncios sobre la realización de un reforma agraria

  • GABRIEL GARCÍA

19/01/2020 05:30 am

En Paraguay la tierra es sinónimo de poder. Y es que, en este país agroganadero, aquellos dueños de tierras no solo tienen poder económico, sino también político. Tal es el caso del Ejecutivo nacional, que tiene actualmente entre sus filas a grandes latifundistas relacionados con posesiones ilegales de hectáreas completas de tierra del Estado; esas tierras que en un principio estaban determinadas a campesinos y personas de bajos recursos. 

Según un Informe de la Comisión Verdad y Justicia (CVJ), presentado en 2008, fueron adjudicadas ilegalmente millas de hectáreas a un grupo privilegiado de personas desde la dictadura de Alfredo Stroessner.

“Del total de las adjudicaciones ilegales, 3.054 lotes, que suman 1.507.535 hectáreas, correspondencia a la región Oriental, y 1.178 lotes, que suman 6.298.834 hectáreas, correspondencia a la región Occidental. La diferencia existente entre cantidad de lotes y cantidad de adjudicatarios obedece a que en varios casos un mismo adjudicatario se ha beneficiado con más de un lote ”, cita el documento publicado en 2008. 

Inclusive el presidente Mario Abdo Benítez es parte de este pequeño y privilegiado porcentaje de la población gracias a su padre, Mario Abdo Benítez (padre), quien, según el informe del CVJ, alcanzó un total de 2.906 hectáreas de suelo fértil mientras fue secretario privado de Stroessner.

El 28 de marzo de 2019, el gobierno intentará desligarse de estas acusaciones firmando un acuerdo de cooperación con la organización campesina seleccionada Coordinadora Nacional Intersectorial (CNI). En este acuerdo, el Ejecutivo se comprometió a asumir las deudas campesinas, al mismo tiempo que prometió la distribución justa de las llamadas "tierras malhabidas". 

Sin embargo, para la fecha, tan solo el 2,5% de la población continúa siendo dueña del 85% de las tierras en Paraguay, de acuerdo con el último informe publicado por el Oxford Committee for Famine Relief (Oxfam, por sus iniciales en inglés). 

La falta de compromiso para cumplir el acuerdo firmado en marzo ha ocasionado el descontento de la población campesina. El año pasado, tanto el CNI como la Federación Nacional Campesina (FNC) se manifestaron en varias ocasiones frente al Ministerio de Agricultura y Ganadería del Paraguay (MAG), exigiendo al gobierno la realización de una reforma agraria. 

Sin embargo, el actual gobierno parece no tener intensiones de realizar dicha reforma en el futuro cercano. 

Terratenientes políticos

La Asociación Nacional Republicana o Partido colorado (ANR-PC), del cual es miembro el actual presidente Mario Benítez y el vicepresidente Horacio Cartes, se ha mantenido en el poder casi de manera ininterrumpida desde 1947. Fue solo en 2008 que se rompió esta cadena , con la victoria de Fernando Lugo, un ex obispo afiliado al Partido Demócrata Cristiano. 

Al finalizar el mandato de Lugo, en 2013, el Partido Colorado volvió a tomar el poder, y en las últimas elecciones de 2018, nuevamente un miembro de este partido (Benítez) volvió a resultar ganador en los comicios presidenciales.

Conrado Pappalardo, Andrés Rodríguez Pedotti, Eladio Loizaga Caballero, Blas Nicolás Riquelme, Luis Aníbal Schup, Mario Abdo Benítez, José Alberto Planás, Bader Rachid Lichi, Alfredo Stroessner; son algunos de los nombres que figuran en ese informe publicado hace 12 años por el CVJ. Todos estos son miembros afiliados, o en algún momento momento integraron el Partido Colorado. 

Para este año, en noviembre se celebrará unas nuevas elecciones municipales, según lo estipulado el cronograma fijado por el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE). 

Economía dependiente

Desde hace ya varios años, el Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) y los sindicatos campesinos vienen haciendo un llamado al ejecutivo nacional sobre la creciente crisis que existe en los campos, donde grandes empresarios; tanto locales como extranjeros, se apropian de hectáreas completas de tierra fértil para usarlas en el cultivo de soja y la cría de ganado. 

Paraguay es hoy en día el cuarto más grande exportador de soja, y el octavo más grande en exportar carne bovina. Dichas exportaciones representaron cerca del 30% del Producto Interno Bruto del país (PIB) en 2019, según saldos del Banco Central del país suramericano.

Esta dependencia de la economía en el sector agrícola y ganadero, sumado a la constante negativa del Partido Colorado a una redistribución del terreno productivo, hace imposible que se establezca un pronóstico para el crimen de la violencia contra los campesinos, a quienes cada vez más más les desaloja de sus zonas de cultivo privado; al igual que de sus hogares.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario