Espacio publicitario

El radical giro del 2019 en América Latina

El año en curso marcó el hilo histórico latinoamericano, tras los diversos sucesos que fueron desde elecciones, dimisiones y revueltas sociales que alertaron a la región

  • Diario El Universal

29/12/2019 05:30 am

NELBRY FRANQUIZ
ENRIQUE COTE

Este 2019 Latinoamérica fue escenario de múltiples procesos electorales que cambiaron de forma sorpresiva el rumbo ideológico y político de varios países. Además el continente se vio sacudido por una ola de protestas y disturbios que desestabilizaron la región y dejaron una huella imborrable en su sociedad y economía. Los manifestantes reclamaban políticas sociales efectivas, y una mejor calidad de vida para los más de 600 millones de habitantes de la región.

El 3 de febrero, el derechista Nayib Bukele resultó presidente electo en las elecciones de El Salvador, con una mayoría absoluta de 53.10 % de los votos, tomando posesión del cargo el 1 de junio para un mandato de cuatro años. Su triunfo implicó el fin de 10 años de la izquierda en el poder.



Después se llevaron a cabo elecciones generales en Panamá, donde el 5 de mayo, el centroizquierdista Laurentino Cortizo obtuvó la victoria con un 33,18% de los votos para un periodo de cinco años, iniciado el 1 de julio de este año, terminando así el gobierno derechista de Juan Carlos Varela.

En Guatemala, el 16 de junio se realizaron elecciones generales, donde ningún candidato a la presidencia obtuvo mayoría absoluta por lo que se efectuó una segunda vuelta el 11 de agosto, resultando ganador con 57.95% de los votos el derechista Alejandro Giammattei, quien asumirá el cargo este 14 de enero de 2020, para un mandato de cuatro años. Desde el 2012 Guatemala ha sido gobernado por gobiernos de derecha.



El pasado 20 de octubre, Evo Morales resultó reelecto en Bolivia para un cuarto periodo presidencial, sin embargo, una ola de protestas se apoderó del país en cuestionamiento del resultado, lo que llevo al exmandatario a dimitir el 10 de noviembre tras 14 años en el poder, junto a él renunciaron el vicepresidente Álvaro García y la presidenta del Senado Adriana Salvatierra. Por lo que la segunda vicepresidenta del Senado la derechista Jeanine Áñez fue nombrada presidenta interina hasta que se convoquen elecciones generales, que deberían ser, según sus propios pronósticos, en el primer trimestre de 2020.



El 27 de octubre, Argentina y Uruguay, fueron a las urnas.

En Argentina, resulto electo en primera vuelta con 48.24% de los votos, el izquierdista Alberto Fernández en formula con la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, para un periodo de cuatro años que empezaron este 10 de diciembre. El peronismo regresó al poder tras el finalizado gobierno del derechista Mauricio Macri que dejó al país sumido en una de sus peores crisis económicas en la última década. 



En Uruguay, ninguna fórmula presidencial obtuvo la mayoría absoluta, por lo que el 24 de noviembre hubo un balotaje, donde el centroderechista Luis Lacalle Pou alcanzó la victoria con el 50.79% de los votos, para ejercer como presidente por cinco años a partir del 1 de marzo de 2020, luego de 15 años de la izquierda en el poder.

Una región “bajo protestas” 

En la Nicaragua gobernada por Daniel Ortega, la nación centroamericana ha tenido un 2019 lleno de caos y una “dudosa democracia” que ha sido señalada por Naciones Unidas (ONU) y por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que acusan al mandatario de izquierda como el responsable de la fuerte represión a los manifestantes, así como de ejecuciones extrajudiciales, las cuales Ortega niega y cataloga como “golpe de Estado en su contra”. La crisis política y social que vive el país desde abril de 2018 parece estar lejos de llegar a su fin, por lo que se espera que en 2020 siga esta lamentable tendencia.



Bolivia copó la escena mundial por el aparente fraude del expresidente Morales, quien en su afán por mantenerse en el poder habría incurrido en actos políticos penados, causando una oleada de protestas en su contra, lo que resultó en su renuncia, decisión que fue forzada por el ejército. Morales huiría del país alegando un “supuesto Golpe de Estado”, lo que causaría que sus partidarios y opositores se enfrentaran en las calles bolivianas, haciendo reinar la violencia. 



Morales se encuentra actualmente como refugiado político en Argentina, ya que la justicia de su país tiene una orden de aprensión en su contra, pero afirmando que “continuará con la lucha ideológica”, lo que indica que tal situación está muy lejos de terminar. 

Enorme desigualdad social

En el último trimestre de 2019 el hemisferio sur del continente americano mostró una imagen de retroceso, según varios especialistas. Las protestas de octubre en Ecuador, detonadas por las medidas impuestas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que precisaba la eliminación de los subsidios al combustibles, así como la reducción de los salarios y del período vacacional de los empleados públicos, generó un fuerte descontento popular que desencadenó 11 jornadas consecutivas de manifestaciones contra el gobierno y el ente financiero. El movimiento tuvo el resultado esperado, cuando el presidente Lenín Moreno se vio obligado a derogar tales “medidas económicas”, y accedió a dialogar con los sectores involucrados.



Chile, que lucía como el oasis de estabilidad social y económica de la región, enfrenta desde el 18 de octubre un estallido popular que inició como protesta contra el aumento del precio del boleto en el metro de Santiago. Esta protesta sirvió para aflorar viejas heridas derivadas por la desigualdad económica e impunidad de algunos políticos y empresarios en el manejo de los recursos y riquezas del país. Como resultado, el país ha presenciado semanas turbias, con protestas masivas y actos vandálicos. Aunque el presidente Sebastián Piñera declinó su decreto y anunció nuevas medidas sociales, las quejas de los sectores más vulnerables continúan, y las protestas parecen no llegar a su fin.



Colombia fue otro de estos países inmersos en la ola de protestas sociales. El presidente Iván Duque vio como decenas de miles de personas salieron a las principales calles del país a protestar en rechazo a su gobierno, debido al polémico acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y por sus reformas sociales impopulares. Duque ofreció un dialogo nacional con todos los sectores inmersos en las protestas, pero no ha sido acogido de buena forma por su carencia en repuestas directas.

Finalmente Venezuela, ya regular en este apartado desde hace más de seis años, presenta la crisis más aguda de la región, con una hiperinflación desde 2017, obligando a millones de venezolanos a dejar el país en busca de mejores condiciones de vida, tomando como destinos, sobre todo a los mismos países vecinos que se encuentran bajo protestas sociales, generando el mayor éxodo en la historia reciente de Suramérica, según El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). 



El conflicto de poderes entre el presidente Nicolás Maduro y el presidente del Parlamento, Juan Guaidó (quien es reconocido por más de 50 países como presidente interino), continúa, resultando en más incertidumbre política y sin arrojar una vía concreta para salir de la crisis, y que conlleve como resultado lo realmente importante en tal querella: la calidad de vida de millones de venezolanos.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario