Espacio publicitario

Impacto del caos chileno en los migrantes venezolanos

La crisis que impera en Chile desde seis semanas, ha suscitado fuertes y conocidos temores en estos migrantes, que representan la mayor colonia extranjera en el país

  • ENRIQUE COTE

08/12/2019 05:30 am

Miles de venezolanos que migraron en busca de mejores condiciones de vida para ellos y sus familias, escapando de una crisis económica y social que parece no dar tregua, vieron en Chile un lugar propicio para alcanzar esa anhelada “calidad de vida”. 

Ahora, se encuentran en medio del peor conflicto social chileno desde la dictadura, y que parece no tener fin, trayendo a la memoria de estos migrantes los temores y consecuencias de las crisis sociales prolongadas.

Kelly Izturiz, de 25 años de edad, está radicada en Santiago desde hace tres años, y es una de esos miles de venezolanos que hacen vida en Chile. En las últimas semanas se ha visto afectada por el caos social que impera en la capital. “Se me ha dificultado trasladarme al trabajo por la falta de estaciones disponibles de metro, así como en el transporte superficial... Ver los disturbios, el extremismo y las manifestaciones ha sido un flashback de mi último año en Venezuela”, afirma la joven oriunda de Los Teques.

Por su parte Margareth Moncada, de 30 años de edad, vive en Santiago desde hace seis meses, tampoco se ha liberado de las consecuencias del conflicto chileno. “Antes del estallido social tenía dos empleos, pero cuando el caos comenzó tuve que dejar uno. El transporte colapsó y me era complicado viajar de un extremo de la ciudad a otro”, comenta Moncada.

Un conflicto sin pronta salida 

Chile, que lucía como un oasis de estabilidad social y económica en una Latinoamérica tambaleante en esos factores, enfrenta desde el 14 de octubre un estallido popular que inició como protesta contra el aumento del precio del boleto en el metro de Santiago. Esta protesta sirvió para aflorar viejas heridas sociales derivadas por la desigualdad económica e impunidad de algunos políticos y empresarios en el manejo de los recursos y riquezas del país. 

Las protestas se radicalizaron causando estragos en la nación, a los que se suman la contracción de la economía y la depreciación del peso chileno a niveles récords, y que mantienen bajo incertidumbre a la gran colonia venezolana en el país.

“Existe incertidumbre porque no se sabe que va a pasar en los próximos meses… hay que cumplir con el pago de los gastos básicos a fin de mes y genera pánico pensar que puedes quedarte sin una entrada de dinero… La mayoría de venezolanos con los que he hablado teme que la economía se complique porque sus familias en Venezuela dependen del dinero que envían mensualmente”, agrega Moncada, quien labora en el área del marketing.

Eloy Torres, internacionalista y miembro del Consejo Venezolano de Relaciones Internaciones (COVRI), cree que este de conflicto “ha marcado a Chile como un país peligroso desde el punto de vista del ingreso de migrantes”, ya que a fin de cuentas “los migrantes siempre serán los afectados por estos procesos conflictivos”.

Temor por pérdida de empleos

El Gobierno chileno teme que se pierdan cerca de 300 mil puestos de empleo al concluir 2019 por este estallido social,
especialmente en los sectores de servicios, comercios y de fábricas, lugares en donde los migrantes tienen gran presencia. 

“Debido al conflicto van a variar las condiciones laborales, afectando el desplazamiento de los migrantes, particularmente de los venezolano. Además es de esperarse que el gobierno chileno imponga controles severos para el ingreso de ciudadanos de nuestro país , y más cuando los servicios de inteligencia y cuerpos de seguridad de Chile han descubierto que algunos venezolanos se desplazaron para participar en los desmanes y actos delictivos de las revueltas”, acota Torres. 

Según cifras publicadas por la Plataforma de Coordinación para Refugiados y Migrantes de Venezuela, para noviembre del presente año la cifra de venezolanos en Chile se ubicó en 371.163, siendo la mayor población de migrantes en ese país.

Ante la posibilidad de que esta crisis no cese y se contraiga más la economía, surge la duda en algunos venezolanos en regresarse o no a su país, o tomar otros rumbos. “Tengo muchos conocidos que se han regresado a Venezuela. En mí caso y a diferencia de muchos extranjeros, tengo un trabajo estable que no ha sido afectado por el conflicto, pero tampoco me siento en casa, y estos colapsos no ayudan”, indica Izturiz, administradora de una empresa de ingeniería en Santiago.

“Muchos de los venezolanos que se han ido a Chile y que han escapado de la triste realidad del país, poseen una formación universitaria, integrándose al campo laboral chileno, sumando al país y contribuyendo a mejorar las condiciones de su entorno”, afirma Torres.

En busca de una solución

El presidente Sebastián Piñera, en su afán por hallar una vía que active la economía paralizada tras las protestas que esconden el vandalismo, anunció este martes un plan de 5.500 millones dólares para alentar el crecimiento económico de Chile entre 2020 y 2022, además de un bono especial de 100 mil pesos (124 dólares) para las familias más vulnerables, pero precisando que “tales bonos no resuelven los problemas pero dan un importante alivio”.

“Chile tiene la capacidad de solucionar sus problemas de adecuación. Estoy seguro que el presidente se va a entender con los sectores menos radicales de estos movimientos, que de alguna manera buscan de buena fe soluciones a sus problemas, pero sobre todo minimizando los grupos anárquicos y vandálicos que se mueven tras las sombras procurando el caos social”, concluyó Torres.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario