Espacio publicitario

Vladimir Zaemskiy: "Solución a la crisis debe estar en manos de los venezolanos"

"He hablado con ambos lados, dice, y hay gente que aspira a una salida pacífica y concertada. Están preparados para encontrar esas soluciones. Yo he tenido contacto con miembros del Grupo Boston".

  • Diario El Universal

30/11/2019 06:04 pm

Por Elides J. Rojas L.

Los venezolanos deben encontrar por sí mismos las salidas a la crisis que atraviesa el país desde hace varios años, es la opinión del embajador de Rusia, Vladimir Zaemskiy, quien después de 10 años en Venezuela retorna a Moscú en Diciembre.

El diplomático señala que es "cierto que en estos años una de las cosas prioritarias para la embajada ha sido el análisis de la situación política en Venezuela. A mi entender la postura rusa es la más lógica y radica en que la solución debe ser venezolanizada. Los mismos venezolanos deben encontrar una solución mutuamente aceptada por los dos bloques políticos más importantes del país, chavismo y la oposición.

Precisa que "Rusia es partidaria de una fórmula sin injerencia externa. Los venezolanos deben sentarse alrededor de una mesa y encontrar una salida".

"He hablado con ambos lados, dice, y hay gente que aspira a una salida pacífica y concertada. Están preparados para encontrar esas soluciones. Yo he tenido contacto con miembros del Grupo Boston. Vi a los dos bloques sentados y hablando entre sí, buscando acuerdos y llegando a compromisos".

Afirma Zaemskiy que "cuando Dios repartió la tierra le dio a los venezolanos uno de los pedazos más preciosos, un territorio que no es el más grande del mundo, pero sí es donde están concentradas grandes riquezas. Hay que aprovecharlas para el bien del pueblo, en beneficio de todos".

Recomienda el embajador que es necesario "aplicar ciertas reglas ante la situación planteada. Hay que reconocer errores en política económica y corregirlos. Esto lo ha dicho ya el presidente Maduro. Venezuela puede salir adelante y respetar los intereses de quienes viven en Venezuela".

-Acordándome -afirma- de nuestra experiencia de hace 40 años, la primera vez que estuve asignado en Venezuela, Caracas era la capital más moderna de Latinoamérica. Claro que Venezuela percibía una cantidad inmensa de petrodólares. De la misma manera, y a pesar de eso, había una distancia grande entre quienes podían aprovechar esos dividendos y una mayoría que no. Un problema social muy obvio. No se sabía hasta cuándo la sociedad aguantaría. Con mis colegas he comentado que la crisis socioeconómica de finales de los 80 y parte de los 90 fue el caldo de cultivo para los cambios que sucedieron después y para la llegada al poder del comandante Hugo Chávez. Se impone hacer lo necesario para mejorar la vida de los venezolanos y en beneficio de la mayoría.

Una larga carrera

Este año cumplo 45 años en el servicio diplomático ruso. Me gradué en el verano de 1974 en el Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú, centro docente creado un año antes del fin de la Segunda Guerra Mundial en 1944. Luego de graduarme inmediatamente me enviaron de servicio a Costa Rica. Era octubre de 1974 y trabajé allá dos años. Luego me propusieron traslado a Venezuela, pero eso no fue fácil. Venezuela era un país de cuotas para la URSS. Esas normas fijaban un máximo de seis diplomáticos en el país. La embajada funcionaba en el mismo edificio donde está ubicada hoy. El embajador Vladimir Kasimirov habló con el presidente del Congreso, Gonzalo Barrios, para que me concediera una visa personal por arriba de la cuota mencionada. Me acordaron la visa y vine trabajar en Venezuela como agregado de la embajada y Jefe de Protocolo desde octubre de 1976 hasta diciembre de 1979, con Carlos Andrés Pérez como presidente y luego, al final de mi estadía, con Luis Herrera Campíns como jefe de Estado.

El embajador señala que en aquel entonces regresó a Moscú y trabajó en el Departamento de Asuntos Latinoamericanos, específicamente en la Sección del Caribe. Y luego, un año como asistente del director del mismo Departamento Latinoamericano. Luego a México en 1981 donde trabajó por cinco años. Regresa a Moscú en tiempos de Perestroika.

Continúa el diplomático precisando que es tradición en el servicio diplomático ruso que una especialización comience en la misma universidad. Al iniciar te asignan una lengua, un idioma. No la escoges tú. Yo ya hablaba inglés. Me asignaron Castellano, por suerte. También había árabe, chino, etc. Lenguas, evidentemente más lejanas. Teníamos seis clases de Castellano durante la semana y otras de distintas materias en lengua extranjera. En mi caso en español. Cuando terminabas la carrera de cinco años ya estabas preparado para ir a misiones en diversas partes del mundo, según la formación recibida previamente.

-Uno entraba trabajando al servicio con una lengua y seguía con la misma como instrumento fundamental del diplomático por toda la vida, por todo el tiempo hábil. Durante la Perestroika en 1986, me ofrecen otro destino. Voy al Departamento de Organismos Internacionales. Mi carrera se puede dividir en 23 años dedicado a la diplomácia multilateral y 22 años dedicados a América Latina. Fui, por ejemplo, asignado a la embajada en Washington como Jefe de la sección latinoamericana de la embajada soviética, luego rusa, y mantuve contactos estrechos con el Departamento de Estado. En 1992 me convertí en el Primer Observador Alterno ante la Organización de Estados Americanos.

"Termina la misión en Washington y regreso a Moscú y se produce otro giro inesperado. Voy a ser parte del despacho del primer Vice Canciller, quien luego es Canciller. Igor Ivanov. Fui por tres años Jefe de la sección en el Departamento de Organismos Internacionales. Luego me trasladan a Nueva York. 

En la ONU trabajé en la misión rusa desde el 98 hasta 2002. Es un período muy interesante. El mundo vivía una época especial. En Washington termina la Guerra Fría y en Nueva York se presentaban momentos muy interesantes producto de una nueva coyuntura en la ONU, organismo que aumentaba visiblemente su papel de cooperación. Tiempos de mucho trabajo en el Consejo de Seguridad, pues los estados miembros de la comunidad internacional prestaban mucha más atención a este organismo creado originalmente para evitar la guerra y poco a poco asumía roles determinantes en materia de cooperación internacional".

Nuevo Siglo

-En la ONU participé en los preparativos de la Asamblea del Milenio. En el área multilateral fue una gran experiencia trabajar en la Asamblea del Milenio. Allí por cierto estuve presente como testigo de excepción en la primera reunión bilateral sostenida por el presidente Putin y el comandante Hugo Chávez, pues ambos mandatarios participaron en la Cumbre del Milenio. A partir de ese momento comenzó una nueva etapa de relaciones entre los dos países, aunque desde 1996 Rusia tenía varios acuerdos con Venezuela. Destaca el Tratado de Amistad y Cooperación. 

Explica Zaemskiy que "en mi portafolio de trabajo tenía asuntos relacionados con la reforma de la ONU, la ampliación del Consejo de Seguridad y operaciones para el mantenimiento de la paz. El ex canciller de Argelia, Lajdar Brahimi, por encargo de Kofi Annan, para entonces Secretario General de la ONU, presentó un informe profundo para la reforma del sistema de operaciones de mantenimiento de la paz en ONU. Gracias a este informe las reformas comenzaron. Trabajamos arduamente en su desarrollo. Tenía 101 recomendaciones. Las estudiamos un mes entero y aprobamos más o menos el 80%, otro 10% fue rechazado y los puntos restantes fueron enviados a Secretaría General para trabajarlos mejor, explicarlos mejor. Fue sin duda, una experiencia muy interesante".

-Regreso de Nueva York a Moscú y escribo dos disertaciones con la idea de alcanzar otro nivel académico. En Rusia para obtener el doctorado se deben defender dos disertaciones. La primera del candidato a doctor. La segunda, la del doctorado propiamente dicho. El primer trabajo fue sobre los temas de operaciones de mantenimiento de la paz. Y la segunda sobre la reforma de Naciones Unidas en general. Obtuve el doctorado en Ciencias Políticas.

-En 2002 ejercí como Vice director del Departamento de Relaciones con América del Norte, específicamente con Estados Unidos y Canadá y como Secretario Ejecutivo de la Comisión ruso-norteamericana de cooperación en la lucha contra el terrorismo. Cuando el ataque al World Trade Center de 2001 yo estuve en Nueva York ese 11 de septiembre. El tema del terrorismo era candente y muy importante. Primordial en cooperación universal para desarrollar la materia en profundidad y para combatir ese mal común que afecta a todo el mundo. Estuve cinco años en el Departamento de Organismos Internacionales como Vice director en Moscú. Mi responsabilidad era la elaboración de la postura rusa en el Consejo de Seguridad.

Dice el diplomático que "por ese tiempo fui designado como embajador en Venezuela. Exactamente en Junio de 2009 y en septiembre del mismo año llego a Caracas. Hasta ahora. Estuve trabajando 10 años en Venezuela".

Canaima inolvidable

"Me impresionó muchísimo y recordaré siempre el viaje a Canaima. La aproximación por el río al Salto Ángel fue increíble. Una gran experiencia, extraordinaria".

"Sobre playas venezolanas debo decir que siempre me gustó Margarita, aunque también visité Mérida, Táchira y otras regiones. Un país muy bello, sin lugar a dudas".

El embajador tiene 45 años de casado y dos hijas nacidas en México en 1983 y 1985. Refiere que la segunda hija nació dos semanas después del terremoto de magnitud 9.7, según escala de Richter, que destruyó el centro de Ciudad de México y causó más de 10 mil muertes. "Yo me estaba afeitando en la mañana, era el diplomático de guardia, miré el techo y se movía. Un techo que se mueve sobre ti es algo que no olvidas más nunca", recuerda.

"Fui nadador cuando niño y durante la juventud. Tuve que escoger entre ser profesional y la universidad. Cuatro años de práctica a muy alto nivel. Al terminar estudios e ir a México seguí con Karate y luego Lima Lama, deporte polinesio, traducido como Manos sabias. Artes marciales muy especiales".

Por: Elides J. Rojas L.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario