Espacio publicitario

El coronavirus expone al turismo latinoamericano a un terremoto económico

La expansión de la pandemia en el continente provoca una ola de cancelaciones, mientras el sector se prepara para pérdidas millonarias en Semana Santa

  • Diario El Universal

24/03/2020 02:41 pm

Las llamas de Machu Picchu podrán pastar a sus anchas y sin miedo a los selfies durante al menos 15 días. La crisis del coronavirus ha alcanzado las alturas de la ajetreada ciudadela inca, que esta semana ha colgado el cartel de cerrado. El sosiego de los animales es el miedo del sector. La irrupción de la pandemia en el continente ha puesto en alerta a la industria turística de América Latina, donde crece el nerviosismo por la ola de cancelaciones y las pérdidas millonarias a poco de que inicie Semana Santa, cuando viajeros llenan playas y museos e insuflan vida a una economía regional tambaleante.

El sector se encuentra encajonado entre dos fuerzas. De un lado, las medidas adoptadas en Europa y Estados Unidos para restringir la movilidad interna y la consecuente disminución de las salidas. Del otro, las prohibiciones impuestas por un buen número de países latinoamericanos para impedir las llegadas de turistas de ciertos focos rojos. Argentina, Colombia y Perú, tres importantes mercados, ya han anunciado restricciones de ingreso.

Latinoamérica, que cerró 2019 con un crecimiento mínimo de 0,1%, ha perdido peso como destino en los últimos años ante la irrupción de Asia y la recuperación de Europa. En 2018 registró la entrada de 114 millones de turistas internacionales que se dejaron unos 97.000 millones de dólares, según cifras de la Organización Mundial de Turismo (OMT). Sudamérica creció apenas un 1% en 2018 y el Caribe retrocedió un 1%, frente al 7% asiático y el 5% europeo. A este declive se suma ahora el coronavirus.

México, principal destino en Latinoamérica y séptimo en el mundo, es quien más puede perder. En 2018, recibió 41 millones de viajeros internacionales, el 35% del total regional, que dejaron 22.000 millones de dólares. El peso del sector es considerable y representó el 8.7% del PIB en 2018, el último para el que se tienen cifras. En 2019, las llegadas crecieron hasta los 49 millones, un incremento del 9%, según cifras oficiales.

Estos números dan una dimensión de la amenaza que se cierne sobre la ya renqueante economía del país, que retrocedió un 0,1% en 2019. El costo de la crisis oscilará entre el 1% y el 5% del PIB turístico y el flujo de viajeros internacionales se puede llegar a reducir hasta un 10% si se multiplican los casos de contagio, según un estudio del Centro de Investigación y Competitividad Turística de la Universidad Anáhuac, publicado el viernes y coordinado por el académico Francisco Madrid.

El antecedente más próximo es la epidemia H1N1 de 2009, cuando las llegadas de turistas internacionales a México se desplomaron un 53% en el mes de mayo con respecto al mismo periodo del año anterior - el estallido de la crisis económica agravó la situación-. Francisco Madrid apunta a las diferencias con la epidemia actual, principalmente por el papel de las redes sociales. “La enorme capacidad de contagio y la manera cómo se gestiona el flujo de la información la hacen diferente”, señala.

Fuente: El País

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario