Espacio publicitario

Ecolandingvzla, viajar con propósito

Valles Altos de Carabobo

El contacto con la naturaleza, rodeado de historia y de la calidez del carabobeño, se puede experimentar en este rincón de la zona central de Venezuela

  • Diario El Universal

15/03/2020 12:24 pm

Daniela González Guillermo García Scheer

Montañas, frescura, verdor, naranjales, calidez, historia, cacao, café, mucha flora, y aves, son parte de las maravillas que caracterizan a esta zona de la región central de Venezuela, mejor conocida como los famosos Valles Altos de Carabobo; conformados por los pueblos de Chirgua, Bejuma Aguirre, Canoabo, Montalbán, y Miranda, poblaciones de vieja data y larga tradición agrícola ubicadas hacia el extremo occidental del estado Carabobo, a unos 40 minutos de la ciudad de Valencia por la carretera Tocuyito-Nirgua-Chivacoa (Troncal 11).

Este rincón de Venezuela nos encanta por ser privilegiado al tener una ubicación de muy fácil acceso, lo que hace que sea un viaje muy práctico y cercano; además es tierra de gente amable y trabajadora que se ha esmerado en desarrollar proyectos en pro del turismo como una de las principales actividades económicas en la región.

En esta zona se han construido gran variedad de posadas para todos los gustos, algunas de las cuales se han convertido en lugares para desconectarse en reconocidos centros de medicina integral que se especializan en terapias de rehabilitación, revitalización, adicciones, y todo lo que pueda alimentar tu cuerpo y espíritu como es la famosa Hacienda la Concepción del doctor Efraín Hoffman, y Amarama Posada atendida por su dueña Maritza Restrepo, ambas ubicadas en Aguirre.

Dentro de la diversidad de estas montañas, también puedes encontrar lugares que a nosotros en particular nos parecen interesantes porque generan ese toque de aventura que tanto nos gusta, lugares donde puedes hacer acampadas con seguridad, o alojarte de manera diferente con facilidades para realizar actividades como paseos en motos 4 ruedas, caminatas a cascadas, pozos, observación de aves, miradores, árboles particulares (con registros oficiales de ser los más altos de Venezuela) y todo lo que te pueda conectar con la más noble y abundante naturaleza.

En medio de estos hermosos parajes también puedes deleitar tu paladar con una amplia y espectacular gastronomía; en caso de que te gusten este tipo de actividades nuestras opciones favoritas son hacienda La Calceta, con una oferta familiar y Sierra Verde Posada & Spa, que ofrece espacios lujosos, donde te relajas y desconectas, ambas ubicadas en Bejuma.

Si quieres aún más naturaleza virgen, y estas alineado, como nosotros, con temas de conservación, ecología y reducir nuestra huella en el planeta, pues Casa María, es una fabulosa opción. Esta posada es un paraíso verde que se ha convertido en un santuario vegetal y animal preservando diversidad de especies con diversos programas de conservación, es como una especie de biblioteca abierta donde puedes aprender, inspirarte y alojarte en la única posada realmente ecológica de Venezuela ubicada en el sector Palmichal en la vía hacia el pueblo de Canoabo.

Mientras recorres estos valles, te encuentras con lugares que te llenan de conocimiento acerca de nuestra historia y nuestros antepasados relacionados con nuestras raíces indígenas. La mejor opción es hacer visitas guiadas para ver petroglifos, geoglifos, y visitar viejas haciendas cafetaleras. A nosotros nos llenó de mucha satisfacción conocer la hacienda Montesacro, la cual perteneció a Simón Bolívar en 1827. Tiempo después,dichas tierras fueron compradas por Nelson Aldrich Rockefeller, quien se cautivó por la vista panorámica que le ofrecía su ubicación. Muy cerca se encuentra la hermosa hacienda Cariaprima, desde donde es muy fácil visualizar uno de los pocos geoglifos existentes. Ambas haciendas se ubican en el Valle de Chirgua.

Los Valles Altos de Carabobo también se caracterizan por ser cuna de finos artesanos, talladores, y de grandes poetas como Vicente Gerbasi nacido en 1913, en Canoabo, un valle hermoso y colorido lleno de vida, arte, cultura y tradición.

En esta población son muy famosas las tallas de madera de Don Viviano Vargas quien dejó un legado a más de 90 nietos, concentrados en hacer de sus piezas todo un sello que caracteriza a la región. Otro artesano es Juan Bañez, quien exhibe y tiene en venta sus obras que hoy día sigue haciendo con esmero; además de tallar enseña a los niños de la zona para que el legado se mantenga a través del tiempo.

Además de su color y su arte, Canoabo, tiene música y tambores. Tuvimos la oportunidad de presenciar las fiestas de San Juan, a pesar de no estar en la costa, una celebración que involucra a todo el pueblo a través de sus bailes y cantos que se llevan a cabo en cada calle al ritmo de los tambores, una tradición llena de misticismo, magia y fe que seduce al visitante.

Junio por ejemplo, es un mes importante para el pueblo, pues se lleva a cabo la celebración de los Diablos Danzantes de Corpus Christi, pero todo empieza en Semana Santa, a partir del jueves santo. Dicha festividad fue reconocida en 2005 como Patrimonio cultural de Carabobo, en 2006 de Bejuma y en 2012 Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. En Venezuela, alrededor de 11 cofradías que reúnen a más de 5 mil personas, celebran la presencia de Cristo en el Santísimo Sacramento.

Sin duda es un pueblo de muchas sorpresas. Canoabo tiene uno de los mejores cacaos de Venezuela, frutos interesantes que crecen en su tierra fértil, junto a otros árboles ancestrales. Para conocer acerca de dicho cacao, la población cuenta con unos guardianes maravillosos que cultivan ese preciado "Manjar de los Dioses" se trata de la hacienda San Cayetano, un rincón que te brinda la experiencia de poder ver el cacao desde la semilla hasta la barra del mas suculento chocolate pasando por todos sus procesos, un recorrido donde vas aprendiendo todo acerca de esta maravilla venezolana, un emprendimiento que ha sabido rendirle tributo y mostrar de lo que somos capaces si sembramos con amor, dedicación, y cultivamos con compromiso.
Ante la amplia gama que te ofrecen los Valles Altos de Carabobo, esperamos pronto escribirles acerca de Montalbán y Miranda, dos rincones hermosos de los Valles Altos Carabobeños.

Esta zona es una joya rica en diversidad, donde los pueblos están muy cerca, lo que facilita el recorrido con el fin de conocer un poco de cada uno. En la ruta te encontrarás con lugares para comer, y con aldeas artesanales para curiosear, así que lo único que te hará falta serán las ganas de salir de tu casa, moverte de la zona de confort que conoces y comenzar a valorar las maravillas que nos ofrece Venezuela para que salgas con todas las ganas de viajar con propósito.
@ecolandingvzla

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario