Espacio publicitario

Destinos Latinoamericanos

Bogotá que enamora

Una ciudad de altos contrastes, así es la capital de la vecina Colombia, que hace sentir al turista como uno más de la ciudad

  • Diario El Universal

01/03/2020 01:22 am

Carolina Contreras 

Una mezcla entre la tradición y lo cosmopolita, lo moderno y lo antiguo, el caos y la tranquilidad, así es Bogotá, la capital de Colombia, que invita con su clima, su gente atenta y su verdor a recorrer calles, parques y centros comerciales. Y que ahora está más cerca gracias a la ruta diaria que Láser Airlines inauguró la segunda semana de febrero, en el que todos los días hay vuelos para esta ciudad neogranadina, partiendo desde Caracas a las 8:00 de la mañana y regresando de Bogotá a las 10:00 am.
Y es que este horario es ideal. Ya que así, depende de lo que lo que se tenga planeado hacer en esta urbe, se llega bien temprano y se aprovecha el día al máximo. 

Bogotá es una ciudad de contrastes y eso es lo que más llama la atención. No posee metro, pero sí una red de autobuses llamado Transmilenio que atraviesa toda la ciudad y que impresiona por la cantidad de usuarios que a cualquier hora del día lo utilizan. Sin embargo, si se va a un lugar donde las paradas de este servicio no queden cerca, no se preocupe, los taxis son una buena opción: baratos y abundan en la ciudad. Asimismo es llamada la “ciudad de los ladrillos rojos” y es que no importa la condición social, todas las casas en Bogotá están construidas en ladrillos rojos, esto debido a las condiciones climáticas, ya que debido a su altura (se encuentra a 2.800 metros sobre el nivel del mar) y al frío que por ende tiene, este material de construcción da calor.

Si es su primera vez en la ciudad, lo ideal es quedarse en la Zona T. Modernos hoteles e infinidad de restaurantes y tiendas hacen vida en este sector, en la que uno fácilmente puede sentirse en cualquier ciudad europea. La jornada laboral comienza temprano en la mañana y dependiendo del establecimiento pasadas las 10:00 de la noche sigue abierto. 

Las opciones para hacer compras son variadas, las mejores marcas del mundo, se consiguen aquí, así como las más populares y también las nacionales más conocidas ¿Quiere tomarse un refresco y hacer una merienda mientras está de compras? La variedad también es infinita, desde la feria de comida en los centros comerciales, pasando por templos de la gastronomía internacional donde podrá comer desde platos peruanos, norteamericanos, tailandeses, españoles, hasta los chiringuitos tradicionales, que no es más que un estante de vidrio en plena calle, en el que ofrecen lo más representativo y delicioso de la cocina colombiana como los buñuelos, el pan de bono, de yuca o la almojábana.

Descubriendo la ciudad
Pero si su plan no es ir de compras, sino adentrarse en los sitios más representativos de Bogotá, el lugar al que hay que ir es a la plaza de Bolívar con sus colores marrones y sus palomas. Adentrarse en La Candelaria y recorrer sus casitas de colores y calles de adoquines. Los museos también son una excelente opción. El de Oro y Botero es una obligación visitar. El primero es una institución pública la cual su fin es la adquisición, conservación y exposición de orfebrería y alfarería de culturas indígenas colombianas. Mientras que el de Botero alberga una numerosa colección de obras donadas al país por el artista Fernando Botero, con la intención de difundir las artes y la cultura de su país natal.

El cerro de Montserrate es otra de las grandes atracciones turísticas de Bogotá. Es considerado uno de los símbolos de la ciudad, se puede acceder a él, a través del teleférico, funicular o por una ruta de sendero. Una vez arriba el turista obtiene una de las mejores vistas de la ciudad. Es un sitio de peregrinación religioso ya que en él se encuentra el Santuario del Señor Caído y cuenta con excelentes restaurantes, al tiempo que brinda a los visitantes adquirir artesanía típica colombiana.

Zipaquirá, la iglesia de sal
Una hora y 45 minutos de Bogotá se encuentra el poblado de Zipaquirá, famoso por tener la primera maravilla de Colombia: La Catedral de Sal. Esta estructura, sitio de devoción religioso, se encuentra en el complejo temático Parque de la Sal. En este lugar está la Catedral de Sal, complejo religioso, construido dentro de una mina de sal. En su interior se encuentra una rica colección artística, especialmente de esculturas hechas de sal y mármol en un ambiente lleno de un profundo sentido religioso que atrae a los visitantes.

La Catedral se encuentra a 180 metros por debajo del suelo. Al empezar el recorrido para llegar a la misma, se pasan las 14 estaciones del Viacrucis, que consisten en pequeños altares tallados en roca de sal e iluminados por luces que dependiendo del color se reflejan en la sal. A medida que se va avanzando por el Viacrucis se va descendiendo y se acerca uno a la cúpula central, donde está la cruz tallada en sal más grande del mundo con un tamaño de 16 metros. Al llegar a las naves de la Catedral, éstas están intercomunicadas por una grita que simboliza el nacimiento y muerte de Cristo. Cuatro gigantescas columnas cilíndricas simbolizan los cuatro evangelistas. Asimismo tiene una zona comercial en la que se pueden comprar souvenirs, como pequeñas esculturas o adornas hechos en sal o esmeraldas, las cuales tienen el 80% de su reserva en Colombia. También hay baños, un pequeño cine que cuenta la historia de la Catedral de Sal y un puesto de primeros auxilios.

Se estima que por día llegan a la Catedral 2.000 personas, siendo las temporadas de asueto las más altas, en donde Semana Santa se alza con la mayor cantidad de visitantes ya que por día llegan hasta 8.000 personas. Una vez terminado el paseo, se puede visitar en el mismo complejo el Museo de la Salmuera y terminado esta visita, que normalmente dura media mañana, el pueblo tiene varias opciones donde se ofrece típica comida colombiana de la zona del centro del país. 

En cualquier restaurante, los cuales en su mayoría tienen grandes terrazas se puede encontrar el plato típico zipaquirense que viene con carne asada, sobrebarriga, lomo de cerdo, arroz y vegetales; el famoso ajiaco, una sopa espesa de pollo y papá que reconforta ante las bajas temperaturas, el mondongo; la bien conocida bandeja paisa con su infaltable chicharrón, aguacate, sobrebarriga y frijoles, y de postre también la tradición se muestra queso cuajada bañado de papelón de limón o brevas con arequipe, que no es otra cosa que el fruto de las primera cosecha que brota de la higuera, es de mayor tamaño que el higo, pero menos dulce, por lo que se envuelve en dulce de leche.

¿Un consejo que debe tomar en cuenta al visitar Bogotá? Siempre, a donde quiera que vaya lleve su chaqueta o sweater. El clima es engañoso, puede que amanezca soleado, pero al mediodía ya la temperatura baja y en la noche llega a caer más, o como puede estar todo el día frío, pero en la noche puede que se ponga templado.

@carolaalz

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario