Espacio publicitario

Isla de San Martin

La isla mitad francesa, mitad holandesa ofrece playas paradisíacas y gastronomía con el toque de ambas culturas

  • Diario El Universal

20/01/2020 09:13 pm

Gabriel Balbas
De Curazao salen a diario los vuelos para la isla caribeña de San Martín, un territorio que tiene muchísimas peculiaridades, entre ellas (quizá la más relevante) estar dividida entre 2 países – mitad francesa y mitad holandesa – además de tener uno de los aeropuertos considerado entre los más peligrosos del mundo. Hacía esa isla enrumbamos el camino de viaje, motivados en conocer uno de los destinos predilectos de los europeos para el veraneo en las costas del Caribe.

Una isla disputada durante la colonia
Colón descubrió este territorio en 1496 y lo bautizó con el nombre de San Martín de Tours. Durante siglos fue motivo de enfrentamientos, saqueos, y disputas entre españoles, holandeses, franceses e ingleses -sumado a los grandes piratas del caribe- quienes se asentaron y tomaron control de parte de la isla en repetidas ocasiones. Los franceses llegaron buscando cultivar tabaco, mientras los holandeses parecían más atraídos por las salinas. En algún momento se introdujo el cultivo de la caña de azúcar, lo que conllevaría más tarde al interés por el ron.

Finalmente la isla quedó dividida entre los franceses, quienes tienen el control de Saint Marteen en la parte norte, mientras que los holandeses administraban la parte sur, conocida como Sint Maarten; hasta que en el 2010, producto de un referendum previo, la parte nerlandesa adquiriera el estatus de país constituyente al Reino de los Países bajos. La división territorial de esta isla es la única frontera de la Unión Europea fuera del continente europeo.

Uno de los aeropuertos más peligrosos del mundo
El aterrizaje en el aeropuerto Princesa Juliana no tuvo nada tenebroso; pues los experimentados pilotos ya están acostumbrados a maniobrar en esta pista que comienza a par de metros del agua, en una playa donde los turistas esperan ansiosos para ver pasar los aviones casi rozando sus cabezas. Son comunes los vuelos desde Europa por Air france y la holandesa KLM, desde el Caribe por AirAntilles y LIAT, y desde Estados Unidos por American Airlines o Jetblue.

El licor de guabaverry
El primer recorrido del viaje es en busca del auténtico ron local. Un licor que puede encontrarse en cualquier tienda, ya que se le considera la bebida legendaria del folklore nacional. Sin embargo, la fábrica de Old man guavaberry Brand (Distinguida por su logo del abuelito feliz) se encuentra en los alrededores de la capital de la parte holandesa de la isla.

La costumbre local es macerar los rones con frutas, en especial la Guavaberry, una pequeña baya que tiene la curiosidad de brotar de color naranja o vino tinto, pero con un sabor sumamente parecido en ambos casos. Al ron, previamente añejado en barrica, se le agregan las frutas cosechadas manualmente y azúcar para elevar el dulzor de la bebida final. Además de la baya local, también se consiguen versiones con vainilla, almendras, mango, limón y fruta de la pasión. Todas con una potente sensación alcohólica en nariz y en boca, además de un dejo dulzón.

El ron del “abuelito feliz” también puede encontrarse solo, sin frutas, bajo el nombre de “Republic Ron” en sus versiones de 5 y 8 años de añejamiento. En ambos casos se trata de los rones no endulzados de la línea. Son destilados de color dorado intenso, aromas especiados y minerales, y con un sabor que recuerda a la madera y la azúcar morena en boca. Los fabricantes adoran compararlos con un coñac (por la influencia francesa), pero realmente es un sabor característico de los rones jóvenes caribeños, elaborados a la manera francesa del ron agrícola.

De los Países Bajos a Francia caminando
Siempre será una curiosidad poder recorrer caminando desde territorio de los países bajos hasta Francia en pocos minutos. Esto solo es posible en la isla de San Martín, en un recorrido desde Philipsburg (capital de la parte de la isla del reino de los Países bajos) hasta Marigot, que es la capital del lado francés. En el camino veremos cómo la arquitectura va variando con la influencia de estos dos países europeos.

Aunque una de las playas más bonitas de la isla es Grand Case Beach, ubicada en lado francés, la cuál -como era de esperarse- consta de una deliciosa selección gastronómica; la playa más famosa es Maho Beach, en el lado de los Países Bajos, por estar en la punta de la pista de aviones del aeropuerto.

Más que recomendado
Sin duda San Martin es uno de los destinos más atractivos del Caribe, por sus playas, su curiosa división territorial, la influencia francesa en su cultura, su arquitectura europea, y por ser un puerto para dirigirse a otras islas como la exótica Angüilla o la lujosa Saint Barth. Vale la pena conocerla o regresar, si ya se le ha visitado con anterioridad
@gabrielbalbas

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario