Espacio publicitario

Tipitiripe, parada turística

Entre San Pedro y San Diego, en los Altos Mirandinos está este parador turístico con vista de montaña

  • Diario El Universal

12/01/2020 05:02 pm

Hugo Díaz

Miranda es uno de los estados emblemáticos de la región centro-norte por su tamaño, ya que ocupa una superficie del 10% del territorio nacional. La capital que lo representa se denomina los Teques. Como en varias entidades de esta linda tierra, sus nombres se remontan a los orígenes, los cuales nos recuerdan que el mestizaje se convirtió en una bondad de las que pocos países gozan.

Una mezcla de costa, con hermosas playas y de un verdor impresionante de sus montañas se puede disfrutar en este estado, que cuenta con una rica herencia cultural que es el resultado de la mezcla de las razas. Las regiones que conforman la entidad son: Barlovento, Valles del Tuy, Costas del Litoral, Valle de Caracas y por supuesto Los Altos Mirandinos. Y es precisamente en esa última donde nacen los primeros pueblos del Estado, los cuales son San Pedro y San Antonio de los Altos (1772), San Diego de los Altos y Los Teques (1777).

Desde sus inicios estas poblaciones representaron un paso estratégico para el transporte de mercancía (agricultura y ganadería) hacia los valles (del Tuy, Caracas y Vargas). Su clima es propicio para el cultivo de verduras, hortalizas y café. Años más tarde, estas tierras fueron ocupadas y trabajadas por los emigrantes de Europa que llegaron a Venezuela en busca de un mejor futuro y por supuesto un clima similar al que tenían en sus países de origen.
Las estructuras viales mejoraron con el paso del tiempo, y así se desarrollaron viviendas y urbanismos. Y de esa forma nació un espacio que lleva por nombre Tipitiripe, el cual se encuentra entre la población de San José y San Diego de los Altos. Ese peculiar apodo aún no tiene una raíz exacta. Los que tienen mayor tiempo habitando la zona se lo endosan a una laguna que existía en aquel lugar, otros piensan que ese nombre deriva de un árbol. Sea cual fuere su origen, hoy Tipitiripe es una parada turística como pocas existen, y con un valor agregado: se encuentra a solo 20 minutos de la capital.

Sabores, aromas y paisajes
San Pedro y San Diego son dos localidades pertenecientes al municipio Guaicaipuro del Estado Miranda. Entre ambas se encuentra un pequeño lugar cuyo nombre es tan incierto como la capacidad para pronunciarlo sin equivocarse: Tipitiripe. Un espacio que combina la vista de montaña y una temperatura que ronda los 19° centígrados, que en los meses finales del año suele ser menor.
Lo primero que salta a la vista es el sembradío de hortalizas, el cual ocupa buena parte del territorio, y que se conjuga con el espacio construido para visitantes del sitio. 
 
Víctor Acosta, residente de Carrizal y comerciante, quien conoce sobre la historia de la zona, nos relató lo siguiente: "probablemente el parador turístico tiene más de 25 años de creación". Recordó que lo primero que se construyó fue el huerto a manos de un emprendedor originario de Portugal. Desde entonces la idea de ofrecer algo más a los visitantes que se detenían para hacer compras, caló en varios inversionistas locales, y de esa forma desarrollaron el espacio que se ha convertido en destino turístico. 

Pocos son los restaurantes que ofrecen opciones llenas de nuestras culturas. "El Jardín de Efraín y Elizabeth", ubicado en Tipitiripe es uno de ellos. La tradicional cachapa los ha hecho una referencia del sitio, y si de hervidos se trata, no existe un lugar más acogedor para degustar un buen cruzado que este. Mesas de madera, el sonido de la montaña, una fuente que nos relaja y ese olor a naturaleza y leña son parte de la estructura del lugar que los distingue.

Otro de los emprendimientos que ha cobrado fuerza es el de los postres "con sabor venezolano". De un lado se encuentran las fresas y melocotones con crema, con precios bastante accesibles y una frescura que nadie iguala. Del otro lado, la harina y el papelón se mezclan para que desde un pequeño pero cumplidor local ofrezcan unos excelentes golfeados.

Y como en la variedad está el gusto, además de los lugares antes mencionados, también existe la posibilidad de encontrar otras alternativas en la misma localidad. El cochino frito, las hamburguesas y hasta la charcutería son otras opciones a la hora de comer. Tampoco podemos dejar a un lado a los comerciantes que han decidido poner una nota distinta en este espacio. Así que si desea "curiosear" por el lugar, la invitación es a pasar por las tiendas de muebles de madera y algo más.
La mayor asistencia de público ocurre los fines de semana, y por ello es lógico que muchos locales abran durante esos días.

La cuna de Cecilio Acosta
Una vez que concluye el paseo por el parador turístico, una buena opción es llegar hasta la población de San Diego de los Altos, parroquia donde nació el famoso periodista y escritor venezolano Cecilio Acosta. En la plaza central se encuentra la casa del humanista fallecido en 1881, que hoy funciona como museo, y por supuesto la Iglesia San Diego de Alcalá, donde fue bautizado.
Aunque con una fachada bastante humilde, la Iglesia de San Diego se hace grande para albergar a los cientos de fieles que acuden al llamado todos los días. Si prefiere también puede asistir a la misa dominical celebrada por el Párroco Wilmer, los horarios son los siguientes 8:00 am, 10:00 am 12:00 m y 5:00 pm.

La vialidad debe mejorar
Los constantes derrumbes en la zona y las tuberías de aguas que colapsan son los principales responsables del mal estado de las vías que componen la carretera entre San Antonio, San Diego y San José.
Todos sus habitantes aspiran que el comercio mejore, pero para ello requieren que las infraestructuras y la vialidad se encuentren en óptimo estado, por lo cual hacen un llamado a los Gobiernos local y central a fin de asistirles en este objetivo. @dhugoles

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario