Espacio publicitario

Entre meridianos y paralelos

Placeres de Margarita

La perla del caribe tiene algo indefinible, indescriptible que calma el espíritu más controvertido con tan solo tocar su suelo

  • Diario El Universal

17/11/2019 06:00 am


Alexis Navas Magaz 

Cuando se piensa en el Caribe, se piensa en calor, sol, mar, exotismo, salitre, espuma, azules, se piensa en LIBERTAD, se piensa en Margarita. Sus 1.020 Km cuadrados de playas con dos islas cercanas, justo a distancia de peñeros, Coche y Cubagua, están lejos del corredor de huracanes y poseen aguas templadas durante todo el año. La Perla del Caribe tiene algo indefinible, indescriptible, que calma el espíritu más controvertido tan solo al tocar su suelo. Seguramente parte de su magia se la debe a un culto, reverencia y devoción hacia La Virgen del Valle, que desde su sencillo, pero hermoso templo en el Valle del Espíritu Santo acoge con brazos abiertos a millones de "súbditos". Hablar de una isla tan completa turísticamente, resulta una ardua tarea. 

Es muy complicado resumir en pocas líneas la importancia que debería tener dadas sus infinitas condiciones geográficas, sus bondades que sobrepasan con creces las de muchas otras islas en nuestro Caribe. Son muchos los que al pedirles nombren playas de la isla, hablan de Playa El Agua, Parguito, Guacuco, Manzanillo, Pedro González, La Restinga, pero se sorprenderían de la cantidad de playas aún vírgenes que rodean sus costas. Margarita posee una Sierra, con neblina y con mucho verdor. Nuestra isla merece ser de interés a toda inversión y estar en la lista de las islas que son visitadas por las mayores y más reconocidas navieras y líneas de cruceros del mundo, circuitos semanales, quincenales. No cuesta nada imaginar la importancia que generan estas rutinas de visitas con esas frecuencias en temporada, para la economía local y nacional. 

Lujo "Ingenuo" y autóctono
De Margarita es una arquitectura exclusiva, de exportación, la creada por La señora Chana Uzcátegui, apasionada diseñadora de unas casas conocidas como "Ranchos de Chana", en un majestuoso enclave en el valle de Guarame, en las faldas del no menos famoso cerro Guayamurí, un farallón que mira hacia "Los Frailes" y un azul infinito, cambiante cada amanecer. Su arquitectura ingenua, sus espacios abiertos, concebidos para permitir a la naturaleza entrar en la casa, para que el salitre penetre los huesos, sus cementos "sobados", acariciados con ambas manos, forman mesas, repisas, marcos, molduras. Los tonos ocres de sus casas, techos de caña amarga, grandes churuatas, ese azul cobalto que aún hoy día se busca en las tiendas de pintura y se llama "Azul Chana". 

Ahí en Guarame nació un proyecto hecho con amor y para amar, "Punta Serpentina": 10 suites, concebidas con el mayor respeto a "Chana", detalles de arte por doquier, un jardín inmaculado que rodea una piscina infinita. Cada villa con su propio jacuzzy, 10 parejas, una celebración, todas las comidas diseñadas por otro baluarte nacional y patrimonio vivo, Rubén Santiago, en este refugio "Retreat" podrán reconciliarse con ustedes y con su alma. También en Guarame está Vendaval, un rancho íntimo, acogedor, con jardines inmaculados, una mini terraza balinesa, donde con buena música y mejor compañía se pierde la noción del tiempo, amanecer en su habitación principal donde puede hacer desaparecer las paredes y quedarse contemplando tanta paz. 

Más allá de Guarame
Chana, una mujer de sapiencia, pero también orgullosa de sus raíces, supo multiplicar su amor en otros destinos más allá de Guarame en la isla. En el Tirano está un hotel, digno representante de esta arquitectura, que tiene un sello indiscutible, Hotel Ikin, abierto al mar. Otro proyecto hermoso, y con playa como corolario para quedarse, mudarse e instalarse, es Chana en Puerto Real, en Manzanillo. Allí hay tres ranchos con un estilo ecléctico, con el brillo de colores que solamente se pueden combinar donde la sangre ebulle, "La Cubata", "La Siesta" "Toque Al Lado". 

Estas tres villas tienen capacidad hasta para 8 personas, donde por el día que alquilen serán consentidos con desayunos copiosos criollos, margariteños, donde no faltarán empanaditas de cazón, caraotas refritas, arepas, jugos naturales, frutas, unas cenas variadas, creativas, sencillas y donde siempre las manos expertas de los fogones margariteños incluyen a la vedette, nuestro "ají dulce", ingrediente usado hoy en día en muchos platos, inclusive en helados artesanales, aquellos "Posicles". Una cosa es dormir, levantarse, y otra muy diferente es hacerlo en Margarita, hacerlo en un Rancho de Chana, hay que vivirlo para entenderlo.

El Farallón
Frente a la Playa la Caracola, esa una extensión enorme de arena frente a un mar que pareciera embravecido, es como ese viejo refrán del perro que late echado no muerde…. Ese mar es perfecto para extasiarse, para caminar al caer la tarde, para montar bicicleta, para pensar, para crear castillos y no de arena en las mentes. Justo enfrente de La Caracola se observan unas rocas que emergen cual dragones, es nuestro "Farallón" solamente lo admiramos, allí se han dejado restos de seres amados, en sus rocas un santuario de aves. Vale la pena rentar un peñero desde la bahía de Pampatar y acercarse a observarlo de cerca, les resultará imponente, majestuoso, inspira respeto. 

Gastronomía con Respeto
Cada día surgen apuestas, son muchos los emprendedores, desde nuestras sencillas y muy cristianas empanadas, a los alrededores del santuario de la Virgencita del Valle, en las playas, en La Caracola, en la Bahía de Pampatar, hasta restaurantes que emergen con firma y sello de abolengo, tradición, con ambiente, donde se degustan buenos "caldos" y se llevan a cabo muchos brindis. En Pampatar un cónclave donde convergen los amantes de la noche, de la gastronomía, hay varias apuestas: "Amaranto" bajo la batuta de Norvic Piazza, una genialidad de sabores y combinaciones, no se pierdan sus mojitos, "Cervantes" con una filosofía criolla, acento peninsular, dirigido con acierto por Doris Ochoa en los fogones, su esposo gentil anfitrión Carlos Dalama, y un clásico, que siempre ha estado, está y estará, "Casa Caranta" con otra tan gentil como carismática dama Gaby Ochoa, su hermana Kenita le hace el quite a veces, y la gerencia de Iraima Ortiz. El personal, el ambiente, todo se conjuga en torno a platos emblemáticos, novedosos. 

Hoy cada día más el público reclama música, generalmente la encontrarán los viernes y sábados. Vale la pena una noche escaparse y refugiarse bajo uno de estos techos. Margarita no es lo que les han contado, no es lo que ustedes creen, Margarita es una Isla para vivirla, y luego tendrán derecho de escribir su propia historia. No me cansaré de hablarles de esta, la que yo con el mayor desparpajo llamo y llamaré la "Isla más bella del Mundo". Margarita, no es una perla, es un ensarte de perlas multicolores que espera cada día un enamorado. 

@magazalexisnavas
@rhavzla,www.rephighclass.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario