Espacio publicitario

Mal aseo íntimo puede generar Enfermedad Inflamatoria Pélvica

Si las manos están contaminadas con bacterias y se acarician los genitales, estas pueden ascender desde la vagina e iniciar la enfermedad

  • YAMILETH ANGARITA

20/05/2018 06:28 pm

Las mujeres no deben menospreciar cuando noten una variación en la condición normal del flujo vaginal, sabiendo de antemano que este cambia según la etapa del ciclo menstrual en que se encuentre: ovulación o menstruación, e incluso si está embarazada. La razón es que esta secreción de fluidos que corre por la vagina puede mostrar un primer signo de que se está presentando una enfermedad ginecológica. 

Una de tantas es la Enfermedad Inflamatoria Pélvica (EIP), no muy conocida pero mortal en caso de que llegue a un punto crónico de peritonitis de la cavidad abdominal. 

En esta patología el aparato genital femenino es colonizado por bacterias. En otras palabras, “es el ascenso de microorganismos desde la vagina, abarcando el útero, las trompas de Falopio y los ovarios, provocando un proceso inflamatorio agudo y posteriormente crónico”, explica Pedro Martínez Poyer, médico ginecobstetra, exmiembro de la junta directiva de la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Venezuela. 

(Cortesía)

“Es producida por varias bacterias al mismo tiempo, pero la infección inicial está relacionada con dos tipos de bacterias que son la ‘Neisseria gonorrhoeae’ y la ‘Chlamydia trachomatis’; después se adhieren otro grupo de bacterias que aprovechan la inflamación para también crecer en ese medio”, especifica. Entre los principales riesgos que corre la paciente al no tratarla está la infertilidad. 

“Representa el 20% de las pacientes que tienen problemas de infertilidad”, asegura el especialista, agregando que también “afecta entre el 20 y 30% de las mujeres de todas las edades”. 

Por su experiencia en consulta, menciona que alrededor del 30% de las pacientes que acuden por cualquier enfermedad, estas siempre están relacionadas con un proceso de inflamación de la pelvis. “Ya sea pacientes que llegan con dolor, o con sangrado, o por problema de infertilidad”.

¿Cómo se manifiesta?
Precisamente, entre los síntomas que la caracterizan están el dolor pélvico, la fiebre, dolor al tener relaciones sexuales, flujo vaginal patológico y problemas de fertilidad. “En los Estados Unidos hay alrededor de un millón de consultas al año por enfermedad inflamatoria pélvica de las cuales 150 mil representan indicaciones de cirugía”, afirma el médico del Hospital de Clínicas Caracas. 

Causas 
Hay múltiples causas de la EIP, siendo las principales mal aseo íntimo, la promiscuidad, el tabaquismo, la drogadicción y las duchas vaginales frecuentes. 

“Si se acaricia los genitales de otra persona con la manos y estas están contaminadas de bacterias, entonces contaminará los genitales”, comenta también Martínez Poyer. 

Dice además que el tabaco y la drogadicción producen inmunosupresión, “lo cual condiciona que las bacterias que están en la vagina colonicen las parte superior del tracto genital femenino”. 

Tratamiento 
Dependiendo de en qué etapa se encuentre la paciente con EIP el médico indicará el tratamiento. 

Aquí el galeno explica que la EIP se clasifica de varias maneras según la evolución clínica, la cual consta de cuatro etapas. “En la inicial hay una inflamación de las trompas de Falopio llamada ‘salpingitis’. En la etapa dos ha progresado de la ‘salpingitis’ a una ‘pelviperitonitis’ donde hay inflamación de la cavidad pélvica. En la siguiente etapa hay abscesos pélvicos que no es más que acumulación de pus en las trompas y en la cuarta etapa es cuando estos abscesos se rompen y todo el abdomen se llena de pus, es lo que se llama abdomen agudo por una peritonitis aguda por ruptura de un absceso pélvico”, orienta. 

El ginecólogo menciona que en las primeras dos etapas el tratamiento generalmente es médico con antibióticos, pero ya en las etapas tres y cuatro, cuando hay un tumor abscedado y si ese tumor se rompe la paciente tiene una peritonitis, obligando a un tratamiento quirúrgico. En este caso las posibilidades de la tecnología aplicada a la medicina otorgan una mejor solución a través de la cirugía mínimamente invasiva, específicamente la laparoscopia. 

De no atenderse, ni siquiera en esta fase crónica de peritonitis de la cavidad abdominal, aumenta la posibilidad letal de la enfermedad. “Pero en las pacientes que sobreviven, se produce lo que se llama ‘Síndrome adherencial pélvico’, que es una reacción de defensa del organismo en la que varios órganos afectados por la inflamación se adhieren unos con otros y con la pared abdominal, y eso produce un dolor abdominal crónico”. 

Por otro lado, cuando se hace el diagnóstico de una EIP a la pareja siempre también hay que darle tratamiento. 
(Cortesía)

La previsión es la solución 
La recomendación general va hacia la educación femenina y la atención médica inmediata de cualquier anormalidad que evidencie en su cuerpo. 

“Cuando se presente un flujito vaginal no se puede dejar pasar desapercibido, porque ese flujito puede ser la expresión inicial de un proceso de esta enfermedad”, advierte Pedro Martínez Poyer. 

Aprovecha para resaltar que el uso del preservativo es básico, sobre todo en las adolescentes. 

El flujo vaginal 
Los cambios en las propiedades normales de flujo vaginal son importantes para que el ginecólogo indague si está asociado a una patología. En ese sentido es importante constatar si se presenta: En cantidades anormales, con mal olor, color que no es el habitual según el ciclo menstrual de la mujer o con pérdida de la transparencia 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario