Espacio publicitario

Jesús Alberto León: “Ciencia y poesía tienen el mismo origen”

Taller Blanco Ediciones y la Fundación La Poeteca celebran los 80 años de este connotado científico y escritor con la antología “Secreta inquietud”

  • MARITZA JIMÉNEZ

17/10/2020 01:00 am

Que Robert May, el famoso autor australiano de la Teoría del Caos, fallecido en abril pasado, estuviera varias horas en su oficina escuchando sus planteamientos, da una idea de la importancia que la comunidad científica internacional confiere a la obra del científico Jesús Alberto León.

Reconocido internacionalmente como uno de los iniciadores de la Ecología Evolutiva Teórica, titular de la UCV en Biología y Matemática y doctorado en la Universidad de Sussex de Inglaterra, este venezolano nacido en La Victoria el 19 de octubre de 1940, ha sido profesor visitante invitado en las calificadas universidades de Stanford, Harvard, Trieste, Sao Paulo y Kyoto.

En Venezuela, recibió en 1991 premios de la Primera Bienal de Filosofía Federico Riu y el Francisco De Venanzi de Ciencias de la UCV. En 2001 la Fundación Polar le confirió el Lorenzo Mendoza Fleury en ese campo.

Pero que paralelamente Jesús Alberto León haya desarrollado una obra literaria premiada desde su primer libro de relatos por autoridades como Arturo Uslar Pietri y Aquiles Nazoa, y luego continuara en la creación poética hasta hoy, lo convierte en un caso único en el panorama de nuestra cultura.

Durante el homenaje que le realizara la UCV con motivo de sus 60 años, Diego J. Rodríguez, del Instituto de Zoología Tropical, se refería a sus aportes en ambos campos:

“¿Cómo explicar la influencia de Apagados y violentos y Otra memoria en la cuentística, de Desvestiduras y Despojamientos en la poesía, de sus obras filosóficas sobre Teleología de la Biología y de sus decisivas contribuciones en la Ecología Poblacional, la Ecología evolucionista y la Evolución de Biohistorias?”.

Dos décadas después, el Taller Blanco Ediciones de Cali, Colombia, y la Fundación La Poeteca celebran los 80 años de vida de este notable creador con Secreta inquietud, una edición digital de la antología de sus últimos cuatro libros, prologada por el poeta Rafael Cadenas, quien lo animó a la edición.

Para Jesús Alberto León, arte y ciencia tienen un mismo origen. “En ambas –afirma- uno busca entender y hurgar en el mundo como en sí mismo. La diferencia está en la manera o el lenguaje para expresarlo, y eso lo haces a través de la imaginación, el mayor bien, como decía Novalis, porque la mayor parte de la existencia o de la vida no es expresable con los sentidos”.

-¿Cómo definiría, para los no familiarizados con la ciencia, la naturaleza de sus aportes?
-Hago Ecología Evolutiva Teórica; es decir, estudio, mediante modelos teóricos matemáticos, cómo se conforman los sistemas ecológicos y cómo llegan a ser lo que son. La matemática avanzada es el instrumento que usan los científicos para expresar conceptos, ideas que ellos inventan, porque ninguna de las cosas de la realidad objetiva, biológica, son manifiestas. Nadie ha visto un electrón, por ejemplo, ni el ADN. Tienen que ser inventados, usando la matemática, y hoy en día la computadora.

En ese sentido, señala que ha sido pionero en dos aspectos. Primero, en la teoría de coevolución de las especies. "Mi primer paper (artículo), exploró cómo, si hay dos especies contrarias que usan más o menos los mismos recursos para coexistir, cada una es parte del ambiente para la otra, incide en su evolución y determina su selección natural”.

“Luego, la genética de la población, que empieza a desarrollarse en la primera mitad del siglo XX, para ver cómo funciona la selección natural en todos los cuerpos desde que nacen. Que los genes no surgen por accidente de copia”.

El autor aragüeño celebra 80 años con una antología de su obra poética (ARNALDO UTRERA)

Narrador y poeta
De una sencillez conmovedora, confiesa que su infancia transcurrió como hijo único en el seno de una familia mantuana de La Victoria, capital del estado Aragua, antes de que Juan Vicente Gómez hiciera de Maracay el centro de la vida de la región.

Niño aún, La isla del tesoro, una de sus primeras lecturas, lo invitó a preferir la lectura antes que las piñatas infantiles, y hoy todavía recuerda las enseñanzas de sus maestros en Maracay en biología, francés o inglés, tal vez semillas del camino al que ya la secundaria en Caracas abriría los ojos:

-En el bachillerato, al principio, me interesaba la filosofía. Luego me di cuenta de que la filosofía era una de las ciencias y fui tomando más en serio esas materias. Después advertí que la ciencia fáctica y la matemática se complementaban. Esta idea que se profundizó en mí, aunque es clara en la física, no lo es tanto en las otras ciencias.

Explica que los físicos más celebrados en el siglo XX, Einstein, Heisenberg, Bohr, han imaginado los átomos, el cosmos, el espacio-tiempo, y el instrumento exploratorio para ello ha sido la matemática avanzada. “Algo semejante empezaba a ocurrir con la Biología. La ecología empezaba a matematizarse (Volterra, Lotka) y lo mismo sucedió con la genética de poblaciones (Fisher, Haldane)”.

“Al darme cuenta de esto –prosigue– decidí emprender ambas carreras en la UCV: Biología y Matemática. Pero, por otra parte, el lenguaje empezaba a envolverme, a conquistarme en sus varias modalidades. Imaginar historias y hurgar en ellas. Destilar el mejor vino que el verbo podía ofrecer en la poesía”.

Protagonista de la vanguardia
Empezaban ya los 60, años de la “iracundia”, como definiría la efervescencia vanguardista de la década el periodista y poeta Jesús Sanoja Hernández, quien vio sus poemas en la cartelera de la Escuela de Biología y lo invitó a formar parte del grupo Tabla Redonda.

Allí estableció amistad con Cadenas, Jesús Enrique Guédez, Manuel Caballero, Arnaldo Acosta Bello y otros, y vio publicado su primer volumen de relatos, Apagados y violentos (1964).

“Luego, varios jóvenes de esa época, como José Barroeta Lara, Ángel Eduardo Acevedo y Josefina Jordán, entre otros, fuimos lo que Alfredo Chacón llamó ‘el puente entre Tabla Redonda y En Haa’, donde estaban José Balza, Carlos Noguera".

-También se le vinculó con los poetas que buscaban la universalidad en nuestra poesía, a quienes llamaron los “Esdrújulos”: Alfredo Silva Estrada, Elizabeth Schön y Roberto Guevara, entre otros.
-En efecto. Mi conexión con ellos se dio porque Esdras Parra leyó mis cuentos y le sugirió a Antonia Palacios que me invitara al taller literario que hacía en la quinta Calicanto, donde ellos se reunían. Yo era amigo de su hija, María Antonia Frías, y empecé a asistir. De allí surge mi segundo libro, Otra memoria, que recibió el Premio Municipal de Prosa 1968, publicado por Monte Ávila.

-Luego de su viaje a Inglaterra, se dedica a la poesía. ¿Cómo fue ese proceso?
-Por esa época ya me había graduado en Biología y en Matemática, y estuve dando clases de matemática y bioestadística en la UCV. Como resultado de ello tal vez, empecé a tener ideas novedosas en biomatemática, pero al ver que no eran fácilmente comprendidas aquí, decidí irme a Inglaterra, donde estaba el gran John Maynard Smith, a quien escribí, y mostró interés en mis ideas. Entonces, mi esposa, también biólogo, y yo, conseguimos una beca y nos fuimos hasta 1976, cuando regreso a la docencia.

Desde entonces, su palabra ha estado volcada a la poesía en los títulos Desvestiduras (1991), Despojamientos (1997), Riesgo de cercanía (2001), Habitar el instante (2005), La duda y la deriva (2006) y Desasosiegos (2010), los cuatro primeros reunidos en la antología que La Poeteca pone a circular en edición digital por la dirección https://lapoeteca.com/secreta-inquietud-jesus-alberto-leon/.

“Mi dedicación a la poesía es impuesta por la génesis de los poemas”, responde. “Éstos gotean cuando surgen. En cambio, los relatos requieren otra maduración, otro parto. ¿Por qué ha prevalecido la poesía en mis últimas décadas? Ni yo mismo lo sé bien, pero ahí está. Por lo visto mi poesía se alimenta de lo que ocurre en mí y en mi entorno. Pero de todas maneras hay también abstracción en ella”.

-¿Cómo ve actualmente el futuro de la ciencia en Venezuela?
-Como casi todo. Está en dificultades, aunque guapeando. El principal estorbo es la escasez presupuestaria. También se nos van los jóvenes que hemos ido formando.

-¿Cómo cree que nos influirá el coronavirus como sociedad?
-Quizás habrá actividades que por ahora nos son familiares, de las cuales tendremos que prescindir. Pero también habrá nuevas maneras de vivir. Ya veremos.

@weykapu



Siguenos en Telegram, Instagram, Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario