Espacio publicitario

Raquel Cepeda: Con “Passion” refrescante por el jazz

Es la bella entre los caballeros nominados en una de las categorías de los Premios Pepsi Music 2020. Privilegiados además por la presencia de una venezolana que impacta desde Houston y que resalta la honra de estar ahí, entre amigos y un gran maestro

  • ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL

19/09/2020 01:00 am

Yamileth Angarita 

Como terciopelo que acaricia al escucharlo. Refrescante, dulce en los labios, pero no por eso carente de solidez. Así es su voz.

¿Cómo podría describirse con conceptos lógicos las cualidades vocales de Raquel Cepeda? Quien la escuche cantar alguna pieza standard de jazz, o de las que su autoría empapa de esencia latinoamericana, también buscaría aproximarse a hacerlo con las sensaciones cruzadas que evoca.

Y como ella, el jazz en sí mismo es así, complejo, maravilloso, provocador.

“Yo pienso que el jazz es como un buen vino, hay que aprender a degustarlo, porque quizás al principio puede sentirse amargo pero poco a poco uno va a aprendiendo a apreciar sus sutilezas, su aroma y las sensaciones que puede producir el sorbo de un buen vino”, dice quien goza de que su más reciente producción musical Passion Latin Jazz haya sido nominada como Mejor Álbum de Jazz en los Premios Pepsi Music 2020.

“Hoy en día para muchas personas el jazz representa una invitación a conectarse con un género de música que estimula la mente profundamente, y si además está acompañado de una buena letra, también estimula el espíritu”, reflexiona.

Un diamante para la música
Ingeniera geóloga, graduada de la Universidad Central de Venezuela, esta venezolana tomó una decisión en 2015 que desde entonces le sigue cambiando la vida: dejó a un lado el trabajo en la industria petrolera para dedicarse por completo a su pasión.

“Para mí interpretar una canción significa casarse con ella durante el momento cuando la estás interpretando, significa que tienes que hacerla tuya. Para lograrlo, recurro a experiencias mías, pasadas, que me conecten con su mensaje. Es un momento cuando no existe otra cosa sino lo que el mensaje quiere revelar a través de mí”, señala, agregando que cuando escoge un repertorio busca contenidos parecidos a sus valores, que sean positivos, que celebren el amor, la esperanza y la vida. “En general, trato de que la letra que interpreto tenga un sentido de valor importante, que sume y no le reste al que la escuche”.

Explica que eso, además de la alquimia que se genera entre los instrumentos, los músicos y lo que ocurra en el momento de la presentación, es lo que ha hecho que desde las primeras décadas del siglo pasado el jazz haya ganado tanta popularidad.

“Yo pienso que lo principal es ese carácter incluyente que anima a la expresión de la creatividad entre los músicos que participan, que permite la improvisación, que no dicta unas reglas únicas y fijas, y en donde incluso los errores no son vistos como tales, sino que más bien se llevan a un siguiente nivel que nos plantea ‘esto que suena como una nota errada, ¿cómo hago para que suene bien dentro de este contexto?’”.

Voz Ucevista en el Roots Music Report
De la niña de enloquecidos rulos negro azabache, que creció en una familia de músicos y se maravilló a los nueve años cuando escuchó en la radio cultural venezolana a Ella Fitzgerald, a la Raquel Cepeda (@raquelcepedamusic) mujer, productora y cantautora que se deja sentir en cada concierto en Tourao, Houston, tuvo que pasar mucha historia.

“Fue amor a primera nota”, recuerda rendida ante la llamada “reina del jazz”. “Esta mujer tiene una voz sublime y yo quiero llegar a hacer algo así en algún momento de mi vida”, se dijo.

Ganar el festival de La Voz Ucevista en 1995 marcó el primer hito importante en su historia porque comenzó a vincularla definitivamente con el mundo del jazz. Fue en aquel entonces que conoció a Federico Pacanins, productor de Juegos de playa, el primer disco que grabó junto a otras tres jóvenes, acompañadas en la dirección musical por el reconocido guitarrista Gonzalo Micó. “Tenía 27 años y me quedó el anhelo de hacer mi propio disco”, recuerda.


Cuando canto no existe otra cosa sino lo que el mensaje quiere revelar a través de mí”, expresa (CORTESÍA)

Años después, ahora en Estados Unidos donde estudiaba su Maestría de Ciencias Geológicas en la Universidad Boulder, Colorado, creó un ensamble con el que recreó su talento artístico. Sin embargo, nuevamente hubo un cambio en el compás de su ritmo: “Surgió una oportunidad laboral para mí en Houston y tuve que comenzar de nuevo desde cero. Pero aquí fue donde conocí a Paul English, un productor tremendamente experimentado, además de compositor y pianista de jazz. Él fue quien llevó a cabo en 2013 el proyecto de I’m confessin, mi primer disco como solista”.

Recuerda que en aquel entonces una de las presentaciones más importantes que tuvo fue en la que tocó con el maestro estadounidense Ellis Marsallis, admirado por su gran trayectoria como pianista de jazz y educador musical. “Fue uno de los momentos de mi vida que aprecio y valoro muchísimo como jazzista”, enfatiza.

Ahora, con Passion Latin Jazz, una Raquel Cepeda más madura, creativa y sólida como artista de jazz, apuesta a lo propio. “Este segundo disco lo grabé en 2019 y en él me dedico exclusivamente a exaltar los sonidos, ritmos, los sabores de la música latinoamericana a la par de mezclarlos con elementos del jazz americano. De algún modo es un poco más irreverente y arriesgado que el primer álbum, con un nivel alto, importante, del cual me siento muy orgullosa y es lo que se ve reflejado en reconocimientos como la nominación que me hizo este año los Premios Pepsi Music 2020.

No era para menos si se considera que también estuvo ocho semanas consecutivas como Mejor Disco de Jazz en el Roots Music Report, que mide la música independiente a nivel mundial.




Honra refrescante
La de la 8º edición de los Premios Pepsi Music es la primera nominación de este tipo que recibe. 
 
“Tú llegas, das lo que tienes sin saber lo que va a ocurrir, pero de repente la gente reconoce algo en ti que piensan que es de muchísimo valor y eso es una alegría inmensa”, dice llena de emoción al referirse a su inclusión en la misma categoría donde se mide con las creaciones de César Orozco y Jorge Glen, Gonzalo Teppa y Santiago Bosch, además del maestro Gerry Weil.

“El hecho de saber que Gerry Weil está nominado en esa misma categoría, el estar juntos ahí, es un motivo doble para sentirme honrada. Lo conozco desde que era niña porque mi primo era pianista de jazz y él estudiaba con este maestro. Para mí, él siempre fue así como el padre del jazz en Venezuela. Entonces yo que lo admiro muchísimo, tengo sus discos, fui a sus conciertos en Venezuela e inclusive logré cantar una vez con él, saber que estoy en esa misma categoría con él, a quien admiro tanto, es algo increíble”, confiesa con mucho regocijo.

Este galardón de los Pepsi Music reconoce lo mejor de la música hecha en Venezuela, esta vez entre el 1° de enero y el 31 de diciembre de 2019. Desde mediados de este año el público tuvo la oportunidad de hacer su elección de entre más de 270 artistas repartidos en más de 60 categorías en géneros musicales como Rock, Pop, Urbano, Clásico y Jazz.

“Conozco a la mayoría de las personas que están nominadas en la categoría de Mejor Álbum de Jazz, he trabajado antes con ellas y las admiro muchísimo. Ya el estar ahí es una gran ganancia para mí, significa un reconocimiento bien importante e independientemente de lo que pase, ya estoy muy agradecida por estar en las nominaciones de este año”, dice la cantautora emocionada.

Ahora le queda esperar desde Houston ese momento de octubre cuando escuche sonar ahí las vibraciones de su nombre.

Disfrute aquí el disco completo de Raquel Cepeda: www.raquelcepeda.com
Siguenos en Telegram, Instagram, Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario