Espacio publicitario

Mauro Valero: “Amo la salsa, pero también canto otros géneros”

Retenido en Guayaquil por el Covid-19, el cantante y compositor venezolano se presenta en las calles con Bandemia, mientras trabaja en sus dos nuevas producciones: “Inédito” y “Mi versión”

  • MARITZA JIMÉNEZ

30/06/2020 01:00 am

En Guayaquil, Ecuador, celebró el cantante y compositor Mauro Valero sus 38 años. En una gira musical que empezó en Perú el año pasado, como invitado al espectáculo Reencuentro Ex Adolescentes, la emergencia del Covid-19 lo sorprendió en ese país donde, sin embargo, junto a los trombonistas venezolanos Anderson Goyo y Jeison Key, creó Bandemia, una agrupación con la que hoy cantan en las calles para sobrevivir.

“Para nadie es un secreto por lo que estamos pasando, y los más afectados somos los músicos. Hay que buscar alternativas”, afirma el joven cantante, citando al humorista cubano Alexis Valdés en una entrevista con Jaime Baily: “´Él decía que un día se dio cuenta de que tenía cierto conocimiento del arte de la comedia, y que ya no se iba a morir de hambre, porque podía hacer humor en un teatro, en la televisión, o en una esquina de cualquier calle. En mi caso se trata de cantar. Y concuerdo con él. Me tocó hacerlo por la situación, y es bonito llevar alegría y sentir la mano amiga de la gente en la calle”.

-¿Y no corren mucho riesgo?
-El riesgo siempre existe en la calle, más allá de la pandemia. Pero tomamos las medidas exigidas por las autoridades y nos reconforta ver el respaldo de la gente.
 
-¿Cómo ve la situación de la salsa hoy en día?
-La salsa siempre va a existir. Por más que ahora otros ritmos estén de moda, como el trap o el regetón, la salsa revolucionó el mundo, y es un estilo de vida. En Venezuela hay mucho talento salsero de mi generación que apuestan a ella, y tienen buenas propuestas. Sólo falta más unión entre nosotros mismos, y apoyo de los medios.

-¿Cómo definiría su estilo como cantante?
-Versátil. Amo la salsa, pero también me gusta cantar otros géneros, como el bolero, guaracha, merengue, pop... Pienso que un cantante no puede limitarse a un solo género, así siempre prevalezca la salsa. La gaita también me gusta. De ahí vengo, y siento por ella el mismo amor que por la salsa.

Actualmente, Valero está trabajando en dos producciones. La primera, Mi versión, ya casi lista, incluye temas originalmente del género banda mexicana llevados a la salsa, además de otros como Adiós amor, Me hubieras dicho, Corazón de acero y Ya no mi amorLa segunda, en etapa de preproducción, se titula Inédito, y estará integrada por ocho temas, todos de su autoría.

-Ya el primero está en YouTube. Se titula Cuando te decidas, con arreglos de Ramón Sánchez, de Puerto Rico, director de la banda de Jerry Rivera, y arreglos de muchos cantantes como Gilberto Santa Rosa. Además, van Dime cómo hago, ¿Dónde quedó el amor? y ¿Ahora qué hacemos?.

-¿En qué se inspira cuando escribe?
-En cosas cotidianas de la gente, como el amor… cosas que le pasan a todos.

-¿Y cuántas canciones ha escrito hasta ahora?
-Creo que como 20. Tarde descubrí que podía escribir. O digamos mejor que me tardé mucho en descubrirlo.

-¿Ha escrito para otras agrupaciones?
-Hasta ahora no se lo he ofrecido a nadie. Es una posibilidad, y quizás más adelante lo haga, pero por ahora escribo para mí.
 
Hijo de Clivia Sierralta, primera voz femenina de la Orquesta de Porfi Jiménez en los años 80, Mauro Valero viene de una familia musical. Su trayectoria, que ya alcanza los 23 años, se inició tempranamente como gaitero en Guarenas, estado Miranda, con las agrupaciones Fortaleza Gaitera y Yarikanda. Fue corista de artistas internacionales como Willie González, Tony Vega, Pedro Arroyo, El Canario, Charlie Aponte, Charlie Cardona, Tito Allen y Roberto Blades, entre otros, y formó parte de las orquestas Los Satélites de Venezuela, La Número 1 de Luis Pérez (antigua Dimensión Latina) y Los Melódicos.
 
-¿Qué fue lo que pasó en Perú el año pasado en Reencuentro Ex Adolescentes?
-La situación en Perú fue un tema de nombre más que todo. Ya sabes toda la polémica que se ha generado en torno al nombre Los Adolescentes. Cometimos el error de entrar al país sin visa de trabajo, pues ya sabes lo difícil que está en estos momentos cualquier trámite en Venezuela, desde el pasaporte hasta una cédula. Así que nos arriesgamos, y ellos procedieron como ameritaba el asunto. Pero en ningún momento fuimos arrestados ni maltratados, porque eso no es un delito, es una infracción.

@weykapu

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario