Espacio publicitario

"Control Z" desperdicia la exposición que le da Netflix

La que gracias a la edición luce en su trailer como una historia rompedora, que expone de forma cruda los vicios de la generación Z se queda en un manifiesto de buenas intenciones

  • YOLIMER OBELMEJÍAS

03/06/2020 01:00 am

Control Z. Justamente esos serán los comandos que querrá apretar una persona después de ver la primera temporada de la serie homónima de Netflix. Lamentablemente, la máquina del tiempo no existe.

¿La razón? La que gracias a los favores de la edición luce en su trailer como una historia rompedora, con una protagonista distinta, que expone de forma cruda y sin artilugios los vicios de la generación Z se queda en un manifiesto de buenas intenciones que no pudo escapar de los lugares comunes de cualquier dramón de Televisa o TV Azteca. Lástima.

Control Z, original de Adriana Pelusi, Miguel García Moreno y Carlos Quintanilla, producida por Lemon Studios para Netflix, presenta a la estudiante Sofía (Ana Valeria Becerril), una protagonista anodina (muy lejos de ser la adolescente exuberante y sajona característica de las novelas mexicanas), que no anda en grupos y no se viste a la moda. La muerte de su papá la atormenta. Sin embargo, su infierno personal no es suficiente y por esas cosas que la gente no entiende está pendiente de hasta la última hoja que se mueve en su colegio. Algo debe haber pasado porque en el segundo capítulo, sin ton ni son, pasa de desaliñada a cabellera hidratada. Eventualmente, se seguirá infligiendo daño así misma, pero en el ínterin puede hacer un comercial de acondicionador. 


Un hacker promete poner al descubierto los secretos de todos los estudiantes del Colegio Nacional donde se desarrolla la acción en Control Z, pero después de dar a conocer que Isabella cambió de sexo antes de inscribirse allí se trancará el juego. Sofía se propondrá dar con el responsable del caos. La historia que podría avivar con consistencia el drama de la comunidad transexual es tocada de manera superficial y rápidamente diluida con el tema del bullying, tanto que el espectador no saldrá de su sorpresa. Así, como cuando le cambian de canal sin avisar. De esa manera, se verá cómo Gerry (Patricio Gallardo) golpea, escupe, insulta y pone en peligro la vida de Luis (Luis Curiel), sin que alguien lo ponga en su lugar. El mal va por la vía más rápida sin ser detenido. No hay lección ni mensaje edificante. 



Sin verlo venir, Control Z se convierte en un tren que va a mucha velocidad, una que no se puede controlar y de interesante serie sobre cómo un hacker puede exponer los secretos más oscuros de un grupo de estudiantes pasa a un culebrón cuyos diálogos resultan monótonos y predecibles. 

A ratos, Sofía deja de ser una quinceañera traumatizada y se transforma en una suerte de psíquica e hija putativa de Sherlock Holmes que aburrirá a más de uno. El bueno deja de ser el bueno. El malo ya no es ni tan malo sino es el peor ser humano sobre la tierra y la producción se pierde y recibe golpe tras golpe sin rumbo. 


Hacia el final, muy hacia el final, Control Z querrá reivindicarse, pero ya será tarde. En un burdo intento por emular la atmósfera que ha hecho famosa a la española Élite se le acabará el tiempo, quedando en el aire una cantidad de preguntas sin respuestas e incongruencias en la trama y en los personajes que dejarán pálido a más de uno. Tanto que hace dudar al espectador si es emitida por la misma plataforma streaming que pone en pantalla productos de la calidad de Mad Men, La casa de papel o de los documentales El último baile y Jeffrey Epstein: Asquerosamente rico.



Además de Ana Valeria Becerril, protagonizan: Michael Ronda, Yankel Stevan, Zión Moreno, Luis Curiel, Samantha Acuña, Macarena García, Patricio Gallardo, Andrés Baida y Fiona Palomo.

Contra todo pronóstico la historia ya tiene segunda temporada confirmada. Quien lo vea como una opción en los trailers de promoción ya está advertido. @yolimer

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario