Espacio publicitario

Hollywood busca sobrevivir al Covid-19

Los efectos de la pandemia en la gran industria cinematográfica no solo se verifican en la postergación o suspensión de estrenos, pues son muchos los puestos de trabajo que están en peligro

  • JUAN ANTONIO GONZÁLEZ

26/03/2020 01:00 am

La primera reacción ante la aparición del coronavirus fue la de reprogramar para fechas futuras sus grandes estrenos o, en el peor de los casos, suspenderlos. Los grandes estudios de Hollywood no tardaron mucho en hacerle frente a la pandemia. Disney, por ejemplo, decidió rodar la salida al mercado del largometraje de acción en vivo Mulan -se debía estrenar el 27 de este mes- para una fecha todavía no determinada; MGM y Universal hicieron lo propio con la última entrega de la saga del agente secreto James Bond, No Time to Die, cuyo lanzamiento estaba previsto para principios de abril, pero ahora será -si el Covid-19 lo permite- para finales de noviembre, y la secuela de la cinta de terror Un lugar en silencio, que debía llegar a los cines el pasado 20 de este mes, no lo hizo porque los ejecutivos de Paramount Pictures saben que dada la situación de salud pública generada por la vertiginosa expansión del virus de Wuhan, es imposible que su película recaude lo que la primera: 188 millones de dólares en Estados Unidos y 340 millones de dólares en todo el mundo.

Como toda industria que mide su éxito por el nivel de sus ganancias, Hollywood ha dado su brazo a torcer ante la imprevisible permanencia del coronavirus y ha vuelto su mirada hacia aquellas plataformas digitales que meses atrás representaban para ella una amenaza o eran vistas como un nuevo e incómodo vecino en el negocio.

Hay que sobrevivir como sea. Esto es lo que se plantean desde los majors. Así, Disney, que estrenó Unidos (Onward) una semana antes de que se declarara la pandemia, viendo caer la recaudación del filme animado en 73%, ha optado por difundir la cinta en línea, previo pago. De hecho, a partir del 3 de abril se le podrá ver en la plataforma de streaming Disney+ por 19,9 dólares. El mismo destino correrá la cinta Trolls 2: Gira mundial que podrá verse en los hogares a partir del 10 de abril. Para Disney, la pandemia del coronavirus no es la hecatombe, pues este imperio controla toda la cadena de producción y exhibición de sus producciones. 

Warner, por su parte, se sumará a la aventura digital al difundir Wonder Woman 1984, directamente vía online.

Queda claro que la gran industria del entretenimiento cinematográfico está dispuesta a cambiar para adaptarse a la nuevas reglas del juego impuestas por el Covid-19. Ya en la Meca del Cine no ven con tan malos ojos a plataformas como Netflix, pero esta transformación será, cuanto menos, una verdadera revolución dentro del negocio de las películas.

No todo lo que brilla...
En la revista especializada Variety, Cynthia Littleton y Elaine Low plantean que los cambios que está experimentando la industria al día de hoy no serán momentáneos. La transformarán para siempre.

"Los altos ejecutivos dicen en privado que la única certeza en el horizonte es que solo los fuertes sobrevivirán a las consecuencias. Las empresas más débiles de la industria que ya habían pasado su apogeo, especialmente en ferias comerciales y festivales de cine, tendrán dificultades para soportar el golpe de un cierre repentino", escriben las expertas.

Explican, además, que el cierre de salas de cine en Los Ángeles y Nueva York, así como en el extranjero, podrá en peligro muchos puestos de trabajo, pues aparte de la estrepitosa caída de la taquilla que en días pasado llegó a los niveles del año 2000, "existe el temor generalizado entre los expertos de la industria de que podría haber despidos considerables en Hollywood si el impacto del virus continúa perturbando a las empresas durante un período prolongado".

El caso es que la pandemia ha obligado a interrumpir los rodajes de muchas películas y programas de televisión. Y los afectados no solo serán los productores y los escritores, sino el personal de los niveles inferiores en la cadena de producción que cobran por horas trabajadas. Todavía desde las instancias ejecutivas de los estudios no se ha planteado cómo serán compensados.

Si bien el trabajo a distancia desde casa (teletrabajo) ha sido una alternativa para garantizar la continuidad en agencias de talentos, compañías de gestión, firmas de relaciones públicas y estudios, hay trabajadores a los que aún hoy se les obliga a presentarse en sus puestos de trabajo. Así lo expresa un asistente de producción citado (sin nombre) por Littleton y Low: "Los trabajadores a los que se les paga menos, y que por ello tienen la atención médica de menor calidad y la menor capacidad de usarla, están siendo presionados para continuar exponiéndose por el simple hecho de presentarse en las oficinas. Si nos quedamos en casa, podemos usar los días de la pandemia, pero si nos quedamos sin días laborales, no se nos paga... Mis jefes tienen una actitud de 'si te enfermas, es tu culpa'".

Agregan Littleton y Low en su artículo de Variety: "La imposibilidad de predecir cuándo las condiciones de trabajo podrán volver a la normalidad también significa que los estudios no podrán avanzar en la reprogramación de las fechas de rodaje. Eso seguramente conducirá a un período caótico de clasificar los horarios de los actores, productores, showrunners y una miríada de personal de producción crucial. Los expertos de la industria predicen que algunos proyectos simplemente serán descartados. Algunas películas que estaban a punto de ingresar a los cines probablemente terminarán dirigiéndose directamente a serpentinas. Y algunos pilotos de TV y series que se cerraron abruptamente, no resucitarán, al menos no en lo inmediato".

Para el periodista David Sims, de The Atlantic, los próximos meses serán como un juego de espera. "¿Cuándo será posible regresar a los cines? Después de muchas semanas de auto-cuarentena y distanciamiento social, ¿estarán las personas ansiosas de codearse nuevamente cuando se levanten las restricciones? ¿Y qué pasará con el calendario de lanzamientos, con tantos éxitos de taquilla retrasados ​​que probablemente obstruyan la programación cuando finalmente estén listos para que el público los vea? Hay preocupaciones de salud pública mucho más urgentes a considerar en el corto plazo, por supuesto, pero después de años de la industria trabajando en el futuro de la experiencia cinematográfica, será un shock ver a Hollywood entrar en hibernación total por semanas o meses seguidos".

@juanchi62

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario