Espacio publicitario

LUIS BRITO

MIRADA EXPUESTA | De “Desterrados” a “Sevilla”

Carmen Araujo Arte inaugurará el 13 de marzo, a las 5:30 pm, en Las Mercedes, una muestra que reúne ocho de las más importantes series del artista visual, Premio Nacional de Fotografía 1996

  • JUAN ANTONIO GONZÁLEZ

08/03/2020 01:00 am

Luis Brito siempre miró más allá de lo obvio. Por su capacidad de observación sabía cómo de una escena cotidiana podían extraerse estados del alma, sentimientos inadvertidos por aquellos sujetos anónimos que encuadraba a través del visor de su cámara para inmortalizarlos en la grandeza y en la miseria de su humanidad desnuda. El querido “Gusano” poseía ese don maravilloso de los artistas irrepetibles de llegar sin medias tintas a lo más profundo de las personas.



Brito era capaz de describir a la gente que retrataba sin necesidad de recurrir a textos explicativos; la suya es una obra que habla por sí misma, que establece una conexión directa con lo que, por ejemplo, piensan y sienten las mujeres que se toman de brazos en un inconfundible trance de duelo. Y es que para él, una mano no era simplemente una mano, sino la expresión de un sentimiento, de una herida, de una pasión o de una veneración. En tal sentido, la obra de Brito opera como una sesión de psicoanálisis en la que afloran, de mutuo acuerdo entre el psicoanalista/paciente, o bien entre el fotógrafo/sujeto, el conocimiento, el reconocimiento, la redención y la identificación.



El viernes 13 de marzo, a las 5:30 pm, Carmen Araujo Arte inaugurará en su sede de Las Mercedes, la exposición Luis Brito. Paralelismos: selección de fotografías (1975/86) del archivo de la Fundación Luis Brito, que reúne ocho de las más importantes series del artista visual nacido en Río Caribe en 1945 y fallecido en Caracas en 2015.

La muestra abarca las series Desterrados (1975-1976), Anare o memorias de crímenes (circa 1976), A ras de tierra (1978-1980), Geografía humana (1979-1982). Invertebrados éramos (1980-1981), Segundo piso (1985-1986), Relaciones paralelas (1983-1984) y Sevilla (1986).





Lo que propone esta muestra es la posibilidad de hacer un tránsito necesario por las visiones de un artista que buscó sacar a la superficie el alma del ser humano a través de la fotografía. Y vaya si lo logró.

Por ejemplo, en Desterrados, la primera serie que realizó, Brito se sumerge en la Semana Santa caraqueña para encontrar en sus incidencias algunos de los temas que lo obsesionaban: la religión, la soledad, la locura, la vejez y la muerte. Y no por casualidad, la exposición de Carmen Araujo Arte culmina con la serie Sevilla, de la que el propio Brito le dijo a su amigo y colega Antolín Sánchez: “Esas fotos no son planeadas, yo no encontré la procesión, en esa Semana Santa me encontré a mí”.


Cada vez que se exponga el trabajo de Luis Brito se tendrá la fortuna de poder acercarse a un arte que siempre tiene algo que decirnos, que mostrarnos. Un arte, también, que sacude, que irrumpe en la consciencia para invitarnos a la acción, a la movilización.



Termino con parte del texto que escribió en el diario español El País la historiadora de la fotografía y curadora Laura Terré, a propósito de la muerte del “Gusano”: “La mística, la estética, la política, la lírica y la fuerza popular laten al unísono y dan vida a la obra total de Brito. Más allá del preciosismo de sus colores, de la exactitud de sus composiciones, el verdadero interés de su trabajo está en lo oscuro, en lo difícilmente apreciable, en lo indecible. Nos queda el tesoro de su archivo, como un mensaje de paz al oído de los que tendrán que vivir el ojo del huracán”.



mirada.expuesta@gmail.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario