Espacio publicitario

Caracas hizo catarsis gracias a la música alternativa

El fin de semana el Cusica Fest reunió tres generaciones del género

  • CAROLYN MANRIQUE

17/12/2019 01:00 am

"No es el momento", "es imposible hacer un festival así en Venezuela"... Estos fueron los comentarios que se escucharon desde el momento en que Cúsica anunció la primera edición de su festival. El fin de semana, ambas opiniones fueron refutadas con pruebas que respaldan a sus organizadores.

Tres generaciones de la música alternativa venezolana se plantaron frente a un público que reclamaba un descanso entre tanta realidad cruel, mientras coreaba las canciones de las 14 bandas invitadas. 

El Cusica Fest se realizó en la Interconexión la Unión-El Hatillo cumpliendo la promesa de 12 horas de música y de seguridad, y combatiendo el fantasma del fracaso en intentos de hacer convocatorias masivas a eventos musicales. 

En cada momento, los presentadores y bandas, que subían al escenario, resaltaban el acto de civilidad que se vivió durante los dos días, afirmando que "esto es lo que nos merecemos". 

Anakena, Andrés Mata, El Otro Polo, Gran Radio Riviera, LaFleur y Meera, cerraron un año en el que contra viento y marea han podido sacar sus proyectos a pesar lo difícil que resulta emprender en Venezuela, musicalmente o en cualquier otra área. 


Y aunque al festival asistieron personas de cualquier edad, desde niños hasta adultos mayores, la mayoría se encontraba entre jóvenes de 20 a 29 años, los cuales esperaban con ansias reencontrarse con las bandas que crecieron junto a ellos durante su adolescencia. 

Esas bandas fueron Viniloversus, La Vida Bohème, Okills y Los Mesoneros, cada una con tres o cuatro años fuera del país y de ausencia en los escenarios nacionales. 


Otro reencuentro fue el de Malanga, cuyos integrantes no se reunían desde hacía seis años pero tuvieron la oportunidad de cantar sus éxitos en pasado domingo. 

Cada uno de los miembros de las bandas fueron además parte del público al bajar del escenario y convertirse en escucha de bandas admiradas. Así mismo, compartieron escenarios en varios momentos, como apoyo en guitarras, bajos, percusión y hasta voz.
 
El final de ambos días estuvo a cargo de Desorden Público (sábado) y Los Amigos Invisibles (domingo), representando a la generación que en cierta manera inspiró a las que antes subieron a tarima. 


A estas agrupaciones de larga trayectoria se le sumaron al final de sus presentaciones las otras bandas, que fueron protagonistas de la primera edición de un festival que -se espera- siga repitiéndose, lo que se garantiza para 2020, según anunciaron los presentadores de este año. 

Sí era el momento preciso, era justo y necesario que los jóvenes que aún quedan en el país gritaran cada coro, hicieran catarsis por el apagón con el que recibieron el año, las falsas promesas y el desasosiego.

@carolynmanrique

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario