Espacio publicitario

IRAMA GÓMEZ

MIRADA EXPUESTA | “Memorias compartidas”

Con este ensayo fotográfico, la artista visual nacida en Maturín participo en la colectiva “Al encuentro”, presentada en la Sala TAC de Trasnocho Cultural

  • JUAN ANTONIO GONZÁLEZ

10/11/2019 01:00 am

Decía el dramaturgo español Jacinto Benavente, que “los recuerdos tienen más poesía que las esperanzas, como las ruinas son mucho más poéticas que los planos de un edificio en proyecto”. Tal es la sensación que estimulan las imágenes del ensayo fotográfico con el que Irama Gómez (Maturín, 1961) participó en la muestra de la Sala TAC, Al encuentro: Memorias compartidas.



Si bien la propuesta de la fotógrafa no toca directamente el tema de la ciudad y la complejidad de las relaciones que se establecen en ella, sí remite a los sentimientos que abrigan muchos de sus habitantes, sobre todo aquellos que van envejeciendo con la urbe, que vinieron de otras tierras y acá, en esta promesa modernista que es Caracas, echaron raíces y parieron hijos.



Memorias compartidas, un proyecto que tomó forma entre 2007 y 2011, tiene por protagonistas a Irene, una inmigrante polaca nacida en Lodz en 1925 y establecida en Venezuela desde 1945, y su hija Isabel, de 66 años. Ambas, mujeres atadas a sus recuerdos, a ese hilo que teje la memoria y que las mantiene ligadas a sus orígenes y afectos.



El pasado, la ausencia, el duelo, el mutuo acompañamiento y el presente pesaroso permean las imágenes compuestas por Gómez, quien prescinde de la más mínima argucia efectista, para mostrar también la desolación de las almas que habitan Caracas, en este caso el sector de Altavista, en Catia.



Sobre Memorias compartidas escribió la historiadora de fotografía e investigadora de la cultura visual contemporánea Sagrario Berti: “Estas fotos se inscriben en la tendencia documental. Aquí se reitera la cualidad de la objetiva transcripción del medio fotográfico, su intrínseco poder o valor de verosimilitud, su atributo de index (en el sentido que tiene este concepto en la teoría desarrollada por Charles Sanders Peirce) o huella, declarado en el ya famoso ‘esto ha sido’, ‘esto fue’ barthesiano: la fotografía certificadora de hechos pasados. También es representada una de las condiciones sine qua non del lenguaje fotográfico, el ser aparato generador de recuerdos, presencias, remembranzas, invocaciones, no en vano Gómez insiste en fotografiar a Edita y a Isabel mirando documentos como una manera de certificar vivencias. Así nos ofrece ser testigos de testimonios visuales, y a su vez, ser cómplices capaces de migrar a través de la inmaterialidad de la memoria, sin ecos de nostalgia”.

mirada.expuesta@gmail.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario