Espacio publicitario

Alejandro Varderi resguarda la memoria del inmigrante

Instalado en Nueva York hace 30 años, publicó en España su quinta novela

  • MARITZA JIMÉNEZ

06/06/2018 01:00 am

Para eternizar el país de su infancia, se sumergió Marcel Proust en ese magnífico ejercicio de la memoria que es En busca del tiempo perdido.

Alejandro Varderi, desde que se fue de Venezuela, en 1985, buscando consolidar su proyecto de escritura, no ha hecho otra cosa que hilvanar los recuerdos de su destino de inmigrante para detener el tiempo de un país que ya no somos.

Hijo de catalanes instalados en Venezuela, nació en Caracas y desde hace 30 años vive en Nueva York, construyendo en el vórtice de tres ciudades, un proyecto novelístico, tan ambicioso como el del mismo Marcel Proust, cuyo quinto y último capítulo acaba de publicar en España la editorial Verbum: El mundo después.

Origen final, como se denomina el proyecto, transcurre entre Caracas, Nueva York, Madrid y Barcelona, desde 1888 hasta 2016, con "historias familiares, experiencias personales y memorias ajenas que han ido encontrando su espacio en la escritura para recobrar lo que de otro modo se perdería para siempre", dice el escritor.

El volumen que cierra la saga se centra en los eventos políticos, sociales y culturales en estas tres ciudades, especialmente la Caracas de 2012 a 2016, y en él buscó darle voz tanto a la generación de sus padres, como a sus descendientes, que ante la grave crisis nacional "han regresado a los países de sus mayores, en un viaje inverso, buscando un mejor futuro para ellos y para sus familias".

Ensayista, cronista, narrador y crítico de cine, Varderi escribe una obra de sorprendente meticulosidad, en cuyas páginas podremos, en un futuro, sentir, palpar, oler incluso, las huellas del tiempo, de lo que hemos sido.

Economista de profesión, formó parte de La Gaveta Ilustrada, grupo de jóvenes escritores liderados por Juan Calzadilla en los años 80, y antes de irse nos dejó un concienzudo estudio: Estado e industria editorial: ¿Por qué no se vende el libro en Venezuela?, de lectura obligada.

La palabra "migrantes", dice Alejandro Varderi, no existía para aquellos jóvenes que, animados por la bonanza económica y el clima de libertades, solían salir del país con frecuencia a culminar estudios o vivir otras experiencias, pero casi siempre volvían y se reincorporaban a la dinámica laboral nacional. 

Hoy, cuando el país es otra cosa, habla de "una Venezuela que, vista por él desde la distancia, sobrevive en el trabajo silencioso de quienes siguen apostando por ella con dignidad e inteligencia, para evitar que naufrague del todo y pueda, cuando llegue el momento, renacer como el Ave Fénix y transformar en canto tanta ceniza".
Siguenos en Telegram, Instagram, Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario