Espacio publicitario

Madreselvas en flor

Nos enseñó, a los niños del arrabal, el difícil camino de la supervivencia que se abría ante nuestros ojos, y el hombre que hoy soy le debe parte a ese aliento que terminó siendo un álamo amarillo cuyas hojas de otoño cobrizo la dejaron sola...

  • RAFAEL DEL NARANCO

20/09/2020 05:00 am

De los libros sobre la tragedia humana, en esa lucha de la pasión y el espíritu, se hallan dos muy poco leídos: uno de Maxence Van Der Meersch, “La máscara de carne”, y otro de Evelyne Le Garrec, “Mujeres que se aman”

Cada uno es reflejo de una lucha soterrada por salir del gheto, ese lugar en el que los sensibles a su mismo sexo han quedado atravesados.

En la actualidad hay tolerancia –mejor decir un poco más de justicia- , y aún así “esos comportamientos extraños”, esas llamadas “rarezas de conducta”, siguen siendo en muchas sociedades un anatema.

El grito desgarrador del protagonista de “La máscara...” lo puede uno escuchar aún después de tantos años, al sentirse en cada párrafo la confesión de un ser cuando se aparta con pánico de los que desearía amar.

La doncella ahora de mis recuerdos no supe si iba o venía, fue una veleta, una herida sin cicatrizar. En su ambivalencia, el corazón sólo latía ante jovencitas en flor. Lesbos plantó una selva en su alma cuyas raíces la fueron comiendo hacia dentro. La vida para ella, más que una ilusión, un canto mañanero, fue un golpe seco, como si el filo de una navaja le fuera cortando los hilos con los que sostenía su pasión escondida, prohibida en aquella sociedad judeocristiana.
 
Lo que deseo narrar sucedió hace años, no obstante la existencia son recuerdos agridulces que se van agrupando como arena de secano en las comisuras de la piel y en los recovecos del espíritu. Aquellos días salimos de Caracas hacia España con el deseo siempre anhelado de visitar a madre en la villa del Principado de Asturias. 

Algo me decía que necesitaba hablar conmigo, lo sentía en el mover de la sangre en el cuerpo, era como la picazón de una extraña llamada que venía del fondo de las vísceras, allí donde siguen vivas las voces de una niñez entrelazada sobre la carne abierta de una mujer que me alimentó, ayudándome a ser hombre con la propia saliva, ya que la leche de sus pechos se quedó cuajada, hecha requesón de hondas herida a cuenta de de una guerra civil con portones de púas trancados y caminos destrozados.
 
Remonté la empinada cuesta del cementerio de tantos recuerdos y, como si se abriera un amplio ventanal hacia el valle de sinuosos matices, contemplé corretear mi infancia. Requiebros y palabras sobre su tumba. Hablamos largo. Le pregunté por Lucía, aquella muchacha amante de vientos femeninos. “Se le atragantaron los amores y su carne se volvió sangre de secano”.

Sentí congoja, ella había sido como el pan amasado en casa, ese cuyo olor inunda el aire e imprime la serena calma del hogar. La joven muchacha había sido una vivencia placentera en aquella calle larga y estrecha donde la vecindad hubiera sido distinta sin su existencia. 

Nos enseñó, a los niños del arrabal, el difícil camino de la supervivencia que se abría ante nuestros ojos, y el hombre que hoy soy le debe parte a ese aliento que terminó siendo un álamo amarillo cuyas hojas de otoño cobrizo la dejaron sola entre las caracolas de la querencia amorosa imposible.

Ahora, en el matiz del recuerdo, y desde aquel callejón donde se apoyaba la infancia cuarteada, recordé a la mensajera de la estación total que el poeta de Palos de Moguer, Juan Ramón Jiménez, hiciera tan suya: 
“Todas las frutas eran de su cuerpo, / las flores todas, de su alma. / Y venía, y venía / entre las hojas verdes, rojas, cobres, / por los caminos todos…”

Madre sintió el apego que sentía por Lucía.

- Un día, hijo, se hizo hálito, se volvió mariposa y debe estar ahora por los acantilados del Sur, lugar en que los promontorios recogen a cada náufrago con heridas en el corazón.

- ¿Te acuerdas de su bondad?

– Cada día. Llevó su sexualidad sáfica afectiva con la dignidad de una princesa jorobada que hubiera terminado siendo la risa de los bufones de la corte. Si alguien supo de sufrimientos, desprecios, soledad y miedos ha sido ella. 

El camposanto se hallaba bajo nubes grises, olor a geranios húmedos, sauces adormilados, cipreses negros y aletargados, mientras envuelta en luz y sombra, se espacia una túnica nívea sobre un cuerpo roto, una Safo-Lucía que fue santa, virgen y mártir.

En alguna parte sobre el mar de la Isla de Lesbos, hoy refugio de dolientes emigrantes, Safo, la llamada “gorrión de un lecho de rosas”, tendrá a Lucía unida a la rubia Elena, tan apasionadas y delicadas las dos sobre un manto de madreselvas en flor. 

rnaranco@hotmail.com

Siguenos en Telegram, Instagram, Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario