Espacio publicitario

Consecuencia de ideología política

Los conflictos políticos además tienen claros efectos perjudiciales en los niveles de pobreza, reducen los ingresos e incrementa la desigualdad

  • ECCIO LEÓN R.

05/08/2020 05:00 am

Venezuela probablemente sea uno de los pocos países que hayan visto sujetos a un nivel recesión tan grande sin haber experimentado una guerra, un desastre natural o ambos. Es difícil encontrar explicaciones que justifiquen la magnitud de la campaña de destrucción e injusticia que se ha impulsado en nuestro país.

Lo conflictos políticos han sido, sin duda, uno de los asuntos a los que las sociedades más tiempo y esfuerzo ha desperdiciado a lo largo de la historia. El propio conflicto con frecuencia trae consigo cambios estructurales, que en los peores casos terminan conllevando a la nacionalización de industrias, la centralización política, y el incremento de la intervención del Estado en la economía. Además de generar situaciones tales como la alteración de las fronteras geográficas o la reconfiguración de la explotación de los recursos naturales y humanos, cambiando así el escenario de actuación de los agentes económicos. Es por ello que las naciones, no pueden simplemente esperar a que todo se restaure a su estado original cuando los conflictos acaben. No siempre es posible volver a la situación económica de partida.

Los conflictos afectan de forma significativa a la economía de los países. Los efectos del conflicto van mucho más allá de las muertes de ciudadanos, la violencia, las protestas o el control militar empleado para el sometimiento. Se trata de efectos profundos, y muy persistentes a lo largo del tiempo que pueden llegar a condicionar el futuro de sociedades durante generaciones.

Los conflictos políticos además tienen claros efectos perjudiciales en los niveles de pobreza, reducen los ingresos e incrementa la desigualdad. A nivel político, tras el conflicto se ven alterados valores como la honestidad y comienza a esparcirse el mal de la corrupción, lo que conduce hacia deterioro de la administración de los recursos públicos.

Los conflictos afectan no sólo al país que los padece sino también a los países con quien mantiene relaciones a través del comercio exterior y de los movimientos migratorios. Con respecto al comercio exterior podemos hallar teorías económicas que consideran que a mayores tasas de intercambio menor es el riesgo de conflictos, en el sentido de que las sociedades suelen ser reacias a interrumpir el comercio ya que suponen un obstáculo para la producción y el empleo, sin embargo hay quienes creen que no hay tal influencia del comercio exterior en el nivel de conflictividad, y que los países buscaran los medios y mecanismos que le permitan deslastrase de la dependencia económica y usaran todas las políticas y presiones que sean necesarias para favorecer a los productores internos.

El efecto que tiene las variaciones de los términos en el comercio tiende a beneficiar a los países al margen. El incremento de transacciones que los países neutrales experimentan durante el conflicto político puede suponer un gran impulso para su desarrollo pudiendo mantenerse a lo largo del tiempo, pero también puede suponer una grave crisis.

Tras los conflictos la demanda suele caer bruscamente en muchos países. El resultado final dependerá de la naturaleza específica de cada conflicto y el sector productivo afectado. En relación a los movimientos migratorios, la incertidumbre generada por los conflictos políticos que se desarrollan en un determinado país termina provocando el éxodo de la población hacia zonas más estables. Esta situación trae consigo consecuencias negativas, tanto para los países de origen como de destino de la población. El país ve reducida su población trabajadora, con efectos en el nivel producción. Sin embargo, los países receptores experimentarán el fenómeno contrario, el cual se verá beneficiado de un incremento del consumo y de la oferta de mano de obra.

No obstante, este último país experimenta también efectos de carácter negativo: si la población desplazada y la integrante del país de acogida tienen culturas y formas de vida diferentes esto puede hacer surgir desencuentros, que se intensificarán debido a la presión a la baja de los salarios generada por el incremento de la mano de obra. Además, la migración masiva de personas de un lugar a otro puede incrementar de forma considerable la demanda de servicios públicos, saturando las localidades y dificultando la atención de la población en general.

En fin, los países invierten una considerable cantidad de tiempo en la formación y preparación del capital humano y resulta nefasto cuando los niveles de conflictos e inestabilidad obligan a este valioso recurso a emigrar, hundiendo el rendimiento y la productividad de la nación entera y disminuyendo las probabilidades de recuperación y desarrollo de la estructura productiva de la economía. El país que hace un tiempo fue el más próspero del continente, poseedor del 24.8 % de las reservas mundiales del petróleo, ahora es incapaz de valerse por sí mismo.

@eccioleonr
Siguenos en Telegram, Instagram, Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario