Espacio publicitario

Covid-19 y nueva crisis de deuda mundial

Este panorama da para pensar en una crisis financiera dentro de muy poco. Minimizar la posibilidad de que ocurra es el reto tanto para el sector público como para el privado...

  • ALBERTO JOSE HURTADO B.

06/06/2020 05:00 am

La crisis sanitaria provocada por el Covid-19 está desencadenando una crisis económica mundial que amenaza, en el corto plazo, en convertirse en una crisis financiera de gran magnitud. Esto debido a que las medidas para contener el problema sanitario han terminado en la paralización de la economía y la reducción de su ritmo de crecimiento; mientras que las cuentas por pagar siguen creciendo y los deudores no logran acumular los fondos suficientes para enfrentar sus compromisos financieros.

Así, el nivel de deuda pública y privada es alto, llegando incluso a niveles similares a los observados durante las crisis de los años ochenta y noventa del siglo pasado. Muchos países mantienen ratios de deuda por encima del 100% del Producto Interno Bruto y, en el caso de los países emergentes y de bajos ingresos, sus obligaciones financieras ya superan los 2,5 billones de dólares.

Por otra parte, los bancos pequeños y medianos están más expuestos a la potencial insolvencia de pequeñas y medianas empresas privadas, así como de otros prestatarios privados. Los bancos más grandes enfrentan riesgos de crédito y liquidez debido a su exposición al sector inmobiliario muy endeudado. Mientras que el sector bancario en la sombra, el sistema financiero no regulado que sostuvo el crecimiento del sector durante los últimos años, enfrenta importantes desajustes de liquidez y vencimientos, convirtiéndose en el más vulnerable a las salidas que pueden ocurrir en la medida que los ahorradores retiren su dinero; ya sea porque necesitan sus ahorros para enfrentar la crisis económica, porque entran en pánico en medio de la caída de los precios de las acciones y el aumento de los bonos, o por la incertidumbre del precio de las materias primas.

A la par, los gobiernos insisten en responder a la crisis con un aumento en el gasto de asistencia social, como la asignación de transferencias para apoyar a los hogares, la desgravación fiscal temporal y el aplazamiento del pago de impuestos para las empresas en los sectores y regiones más afectadas. Además, aquellos con suficientes recursos, han extendido una red de seguridad para mitigar de manera efectiva el riesgo de quiebras personales y corporativas, creando un colchón entre bancos y deudores insolventes. Lujo exclusivo que se están dando los países que ahorraron en tiempos de expansión de su economía.

La fuerte disminución de la actividad económica, junto con el riesgo de salidas de capitales y un aumento repentino en los costos del endeudamiento, podrían amenazar la estabilidad de los países con alcance limitado para nuevas medidas de política fiscal, como, por ejemplo, India, las naciones de la Unión Europea y América Latina, donde los bancos están agobiados con un importante número de préstamos incobrables.

Este panorama da para pensar en una crisis financiera dentro de muy poco. Minimizar la posibilidad de que ocurra es el reto tanto para el sector público como para el privado. En este orden, resulta necesario ampliar aún más la red de seguridad financiera internacional que se está utilizando en respuesta al Covid-19, ofreciendo suficiente apoyo para las economías pequeñas y medianas para evitar que caigan en problemas de liquidez. Incrementar la capacidad de préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y demás instituciones multilaterales. Insistir en los préstamos en condiciones favorables, en la suspensión de los reembolsos de préstamos gubernamentales para los países en desarrollo, y en los acuerdos financieros regionales. De esta manera se podrá evitar la nueva crisis y recuperar cuanto antes el ritmo de crecimiento de la economía mundial.

@ajhurtadob

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario