Espacio publicitario

El poder del relato

Los relatos a través de Cuentáforas tienen el poder de edificar la confianza; evidenciar que los finales de nuestras vidas no están escritos, sino que los estamos escribiendo...

  • AMANCIO OJEDA SAAVEDRA

22/05/2020 05:00 am

“Había una vez un joven incomprendido, no solo por sus padres, sino por sus pocos amigos quienes lo abandonaban con facilidad, mientras él sufría al ver como la gente zarpaba de su lado. El adulto en que se convirtió ese niño, fue una persona que se negaba las relaciones interpersonales, por miedo a ser herido una vez más…”. Este es el inicio de un cuento, donde cualquier parecido a la realidad es mera coincidencia.

Los relatos son una fuente enorme para escuchar y trabajar en la mente de su creador (también en quien escucha) de manera profunda; cuando cuentas un cuento, por inocente o fantasioso que parezca, en cada parte del relato hay algo de ti, y ese “algo” devela una fracción de tus miedos, frustraciones, valores, competencias, ganas, historia, complejos o estado ánimo. El cuento termina delatándonos más allá de lo que creemos que decimos, cuando lo narramos.

Como facilitador he usado los cuentos para estimular el aprendizaje, pero como coach me he apoyado mucho menos en el relato; con la aparición de Cuentáforas ( https://cuentaforas.com/ ) estoy haciendo uso de esta herramienta y me descubro fascinado con los resultados.

Entre las ventajas que he conseguido es poder afinar la escucha, se me hace mucho más fácil desde el relato trabajar el proceso de develación de algunos hechos, creencias, “verdades”, opciones y oportunidades. Cuando el lenguaje es pasado por un tamiz de racionalidad y el que habla filtra lo que dice, porque tiene temor (legitimo o no) de ser enjuiciado, el trabajo de llegar “al meollo del asunto” es más complejo, y menos eficaz; he conseguido que el crear un cuento rompa con ese temor.

Desde Cuentáforas
Otra de las cosas que he consigo con esta manera de conversar, es que es mucho más lúdico y poderoso reconstruir la realidad primero en el relato, y de allí sacar aprendizajes, opciones y concretar acciones.

Supongamos que develamos las cartas y tú creas un cuento, abrimos una conversación de coaching a partir de ese relato, miramos los personajes, contexto, particularidades, giros de la historia, y nos encantamos con su final feliz (o no); luego trabajamos el trasfondo, la relación con tu realidad y lo conectamos con tus necesidades y áreas de transformación, opciones y decisiones que debes tomar para avanzar, y finalmente, vuelves a narrar el cuento haciéndole las modificaciones que desees. Te aseguro que el resultado en todos los casos ha sido un espacio de descubrimiento tan potente, que tanto el cliente como yo quedamos maravillados, con la sensación de haber dado grandes pasos.

Los relatos a través de Cuentáforas tienen el poder de edificar la confianza; evidenciar que los finales de nuestras vidas no están escritos, sino que los estamos escribiendo; que las creencias las podemos volver a narrar para transformarlas y usarlas a nuestro favor; que estamos en presencia de algo más que un juego de cartas, se trata de un sistema que permite transformar el ser.

“… luego de lo que le pasó, sentado en el faro frente al mar descubrió que había mucha gente a su lado; que Clara nunca lo abandonó, por contrario, siempre lo esperó y él no llegó. Se dio cuenta que sus amigos no tienen forma de quererlo si él se aleja

El adulto abandonado comenzó a ver la gente de otra manera, con sus virtudes y defectos, con sus distintas formas de querer, los disfruta sin apego, y tiene presente, que mientras él no se abandone así mismo, jamás tendrá el juicio de que el otro lo hizo”. Así termina un cuento… y comienza otra historia y una nueva forma de vivir. ¿Me ayudas a narrar lo ocurrido en la mitad de este cuento?

@amanciojeda 

amancio@alianzasdeaprendizaje.com 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario