Espacio publicitario

Elecciones en Guyana

Estiman ver a Guyana como en el mayor productor de crudo per cápita en el mundo para el año 2025. Esperemos que pronto pasen la angustia de no saber quién es su presidente...

  • ÁLVARO MONTENEGRO FORTIQUE

27/04/2020 05:00 am

Debido a la crisis sanitaria y económica mundial que nos tiene en cuarentena, probablemente hemos pasado por alto un tema que nos debe importar mucho como venezolanos porque puede afectar nuestras relaciones futuras con la República Cooperativa de Guyana, tensas desde hace un tiempo, en el ámbito de la convivencia armoniosa y de una reclamación territorial histórica.

En Guyana se llevaron a cabo el 2 de marzo pasado unas elecciones para decidir quién sería el presidente de ese país por los próximos 5 años. El 5 de marzo cuando estaban contados los votos de 9 de los 10 distritos electorales, la oposición iba ganando el conteo. Faltaba el distrito 4, el más populoso, donde se encuentra la capital Georgetown. Hubo una denuncia de manejos dudosos desde ese momento y sin embargo, la Comisión Electoral de Guyana emitió un boletín que dio ganador al actual presidente interino y candidato a la reelección, el general David Granger. La oposición cantó fraude e impugnó el sumario. La Corte Suprema de Justicia ordenó el 12 de marzo volver a contar los votos del distrito 4, y la juez Roxane George emitió una sentencia que prohíbe a la autoridad electoral proclamar ningún ganador hasta que termine ese proceso.

Los antecedentes son los siguientes: el 21 de diciembre de 2018 la Asamblea aprobó una moción de censura contra el presidente Granger. La ley indica que tres meses después de un voto de desaprobación presidencial se deben convocar nuevas elecciones, pero el gobierno supo sobrevivir y retardar el asunto durante 14 meses hasta este 2 de marzo. Mientras tanto el general Granger ha seguido mandando como presidente interino. 

El partido de oposición PPP, que gobernó el país durante 23 años, denunció ante la Corte Suprema de Justicia de Guyana los manejos gubernamentales y criticó, por ser poco favorable a los intereses del país, el contrato de concesión que firmó el gobierno de Granger con el consorcio formado por los gigantes petroleros ExxonMobil, que posee un 45%, Hess Corporation con 30%, y la CNOOC, propiedad del Estado chino, con un 25%. Por cierto, llama la atención que cada vez que se aborda este tema en Venezuela se nombra solamente a ExxonMobil como si fuera el poseedor único de la concesión, y muy pocas veces se menciona a sus socios la Corporación Hess o a la China National Oil Offshore Company. El candidato de la oposición, Mohamed Irfaan Ali, promete renegociar ese contrato al asumir el cargo de presidente.

Pero como cada candidato se proclama ganador y los enfrentamientos subieron tanto de tono, el presidente interino y el líder del partido opositor, Bharrat Jagdeo, acordaron solicitar la supervisión de un reconteo de votos por parte de la Comunidad de Naciones del Caribe (Caricom). Un equipo de la unión caribeña viajó a Guyana, pero se retiraron sin poder hacer su trabajo. La presidenta del organismo y primera ministro de Barbados, Mia Mottley, declaró el 17 de marzo que “encontraron un deliberado esfuerzo para frustrar la decisión del pueblo guyanés, y evitar un conteo de la totalidad de los votos”. Días antes, los observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) también abandonaron el país “alegando estar preocupados con la justicia y la transparencia de votos”, según el portal de la Agencia France Press. En la página Web de la autoridad electoral guyanesa Gecom, se lee que han decidido un reconteo total de votos en todos los distritos electorales, y que le han enviado una comunicación a la secretaría general de la Caricom para que vuelva a enviar una delegación, de manera que “sea parte del ejercicio de reconteo”. 

Mientras tanto la cuarentena originada por el Covid-19 no ayuda a terminar el proceso. La enfermedad había registrado al 21 de abril 66 casos positivos en Guayana, con 7 fallecidos. Las delegaciones de observadores o supervisores internacionales deben ser sometidas a protocolos de seguridad sanitaria al momento de ingresar al país. El suspenso sobre quién será el próximo presidente de Guyana se mantiene.
 
¿Por qué ese asunto absolutamente doméstico es importante para los venezolanos? Porque los perfiles y los estilos de los dos aspirantes a presidente son diametralmente opuestos. El general Granger, candidato oficialista, es un militar retirado que ostentó el cargo de Ministro de la Defensa. Él emplea una narrativa marcial que adorna el problema del diferendo por el Esequibo de acuerdo a su formación. Juega con el nacionalismo y promete el fortalecimiento del ejército ahora que son un país petrolero, para persuadir a los votantes que él es la mejor opción para defender la patria de su vecino. Por otro lado Mohamed Irfaan Ali, el candidato opositor, es hijo de dos docentes, ha realizado estudios universitarios a nivel de doctorado en planificación urbana y regional, ha sido diputado en la Asamblea Nacional, ministro de vivienda y de turismo, industria y comercio. Ha ostentado también los cargos de presidente y primer ministro encargado. Granger representa a una minoría de color habiéndose convertido en el primer presidente negro de ese país. Irfaan Ali proviene al contrario de la etnia musulmana –indo– guyanesa, que representa el 40% de la población. Muy probablemente se podrá dialogar con el doctor Irfaan Alí directamente, porque los académicos y los hombres con formación política no le huyen al debate.

Además, con la caída de los precios del petróleo pareciera que por ahora se desvanecen los sueños de riqueza del gobierno de Granger, que agregaron en su momento un ruido insoportable al asunto del diferendo por el Esequibo. La rentabilidad del negocio petrolero sufre una revisión que afecta las proyecciones del Fondo Monetario Internacional de un 86% de crecimiento en la economía guyanesa, y de organismos especializados que estiman ver a Guyana como en el mayor productor de crudo per cápita en el mundo para el año 2025. Esperemos por el bien del pueblo vecino que pronto pasen la angustia de no saber quién es su presidente, y por la armonía en nuestras relaciones que con las nuevas realidades podamos llegar a un acuerdo beneficioso para ambas partes, tal y como establece el Acuerdo de Ginebra que es el que regula nuestro diferendo por el Esequibo.

alvaromont@gmail.com


alvaromont@gmail.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario