Espacio publicitario

Deshabitando el alma

Deshabitando el alma, un libro autobiográfico, en el que Manuel Hernández Silva vuelve a recorrer el camino que lo ha conducido a posicionarse como uno de los más importantes directores del mundo...

  • LINDA D'AMBROSIO

13/04/2020 05:00 am

“Tercas”: así ha denominado Naky Soto a ese conjunto de semillas que, ajenas a toda realidad hostil, se empeñan en germinar y crecen en los lugares más inhóspitos: la escisión entre dos baldosas del suelo, una grieta en un muro… Ella se entretiene en coleccionar fotografías de estos milagros vegetales que –no hace falta abundar mucho- constituyen una metáfora del empecinamiento con que algunas personas continúan produciendo y florecen hasta en los escenarios más áridos.

Tal es el caso de una empresa de la que se ha dicho que, aun enclavada en suelo español, tiene ADN venezolano: Kalathos, la editorial que ha asumido la responsabilidad de dar a conocer las voces venezolanas en Europa. Huelga explicar la dificultad de abrirse camino en un espacio en el que lo que sobra son libros y expertos en el ramo. Pero allí va, sorteando las dificultades. Y, en medio del escenario del Covid-19, no deja de darnos buenas noticias: ante las limitaciones para hacer llegar ejemplares físicos de sus publicaciones al lector, ha comenzado a ofrecer ciertas obras de su catálogo en versión digital, franqueando gratuitamente el acceso a algunas de ellas y, más aún, anticipando el lanzamiento de algunos textos que han de convertirse en referencia obligada en su género.

La más reciente de estas alegrías la constituye Deshabitando el alma, un libro de carácter autobiográfico, en el que Manuel Hernández Silva vuelve a recorrer el camino que lo ha conducido a posicionarse como uno de los más importantes directores de orquesta del mundo, no como la enumeración de una serie de eventos sucesivos, sino como el ejercicio introspectivo del impacto que han ido surtiendo en su ánimo cada una de esas experiencias.

Este “caleidoscopio de vivencias”, como ha querido denominarlo en el prólogo José Francisco Burgos, comienza con un recuerdo, un episodio de la niñez que signó dolorosamente su vida: “lo que he hecho desde entonces es desandar aquel terrible instante”, diría Hernández Silva. A partir de ese punto, el músico rememora nostálgicamente otros momentos y personajes, muchos de ellos asociados a una Venezuela a la que permaneció enlazado a pesar de radicarse en Europa (“se fueron tantos, y todos se fueron conmigo, aun yo quedando”).

La trayectoria de este “vienészolano”, como lo definiera Burgos, se inicia en el Colegio Emil Friedman de Caracas, y prosigue con los estudios de dirección orquestal realizados en el Conservatorio Superior de Música de Viena, de donde egresaría en 1989, tras haber obtenido mención honorífica. Ese mismo año obtuvo el primer premio del concurso de dirección de orquesta “Forum Jünger Künstler”.

Fue director titular de la Orquesta de la Región de Murcia de 1992 a 1994, de la Orquesta de Córdoba desde 2005 hasta 2012, y en la actualidad es director titular y artístico de la Orquesta Filarmónica de Málaga y de la Orquesta Sinfónica de Navarra, además de haberse presentado al frente de prestigiosas formaciones de Colonia, Praga, Prusia, Hungría, Seúl, España, México, Colombia y, por supuesto, Venezuela, en donde quizá su nombre ha sido menos repetido, por no haberse formado en El Sistema. Una injusticia para quien ha posicionado a Venezuela en lo más alto del ranking musical.

Este libro encuentra sus antecedentes en lo que Hernández Silva denomina “relatos en tránsito”, textos que escribe para matizar las esperas en aeropuertos y camerinos. Recorriendo sus páginas, el lector reconocerá infinidad de lugares y personas que va sacando de su alma mientras la deshabita, para descorrer el velo que cubre las intimidades de la orquesta y de su propia vida.

linda.dambrosiom@gmail.com

Siguenos en Telegram, Instagram, Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario