Espacio publicitario

Corrupción vigilada

La acción y el control global de los agentes financieros cada vez el mayor. La cooperación se hace obligatoria; de la misma manera se desarrolla y refuerza el principio de restitución de bienes...

  • JOSÉ FÉLIX DÍAZ BERMÚDEZ

23/02/2020 05:00 am

La huella infame de la corrupción está marcada. Cada vez más los países, las víctimas, las organizaciones, la opinión, estrechan más su círculo moral, ético, jurídico, político a favor de la sanción.

Las denuncias que por décadas se han presentado contra dictadores africanos, asiáticos y latinoamericanos y han motivado procedimientos diversos que no obstante sus consecuencias ponen en evidencia la necesidad de la justicia, la verdad de los hechos y los daños causados, la inocultabilidad de los delitos, sus autores, cómplices y daños.

Los elementos que permitieron desviar y retardar la actuación judicial y política ayer, hoy se ponen en evidencia no obstante su aparente cierre. La consideración de los derechos humanos y su evolución progresiva, la imprescriptibilidad de los delitos, abre nuevas puertas a la justicia que tarde o temprano se impondrá.

Las estratagemas financieras tras las cuales se ocultan los hechos cada vez más van quedando al descubierto. La posición de Estados Unidos y de Europa, tanto a nivel de gobiernos como de organizaciones y sociedades en las cuales la opinión pública y la prensa libre actúa, cada vez es más constante y exigente.

Numerosos instrumentos jurídicos internacionales fundamentan nuevas acciones: La Convención de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) de 1997, que crea una infracción penal internacional, abre un importante escenario. Igualmente, la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción de 2003, refuerza el carácter delictivo de los hechos y es un instrumento fundamental.

La acción y el control global de los agentes financieros cada vez el mayor. La cooperación se hace obligatoria; de la misma manera se desarrolla y refuerza el principio de restitución de los bienes expoliados. El secreto bancario cada vez el menor. La acción social se consolida. Dormiunt aliquando leges, nunquam moriuntur:“Las leyes duermen alguna vez, pero nunca mueren”.

jfd599@gmail.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario