Espacio publicitario

Los rusos también juegan

¿Cuáles son los planes de Moscú en nuestra región? ¿Y qué papel juega Venezuela? Esa es una información secuestrada por el secretismo absoluto; pero a ojos vista está que la Guerra Fría no murió...

  • DAVID UZCÁTEGUI

14/02/2020 05:00 am

Vistos los acontecimientos de las últimas semanas, no queda duda: se está jugando un ajedrez de dimensiones internacionales alrededor de la crisis venezolana. Y Rusia es una de las potencias jugadoras que más pasión está poniendo.

Llama mucho la atención, porque la autodenominada revolución se ha proclamado como “antiimperialista”, pero para ganar su juego, apuesta a las alianzas con tradicionales naciones de vocación imperial, como lo son Rusia y China. Ambas tienen una historia mucho más prolongada que la de Estados Unidos en accionar de tipo imperialista, por lo cual podríamos concluir que el sentimiento de la tolda roja es más antiestadounidense que otra cosa.
 
Hecho que también lleva contradicciones en sí mismo, ya que, por muchos años este gobierno y el anterior –que al final son el mismo– tuvieron como principal cliente de nuestro petróleo a la nación norteamericana. Y el corte de vínculos comerciales nació desde Washington, no desde Caracas.
 
Por si fuera poco, recordamos episodios en los cuales se intentó estrechar lazos con el presunto enemigo. Emblemático fue aquel “I wanna be your friend” que el fallecido ex presidente Hugo Chávez le enviara a Barack Obama, entonces mandatario estadounidense. Una frase que quedó sin respuesta; mientras todos estos años han corrido rumores sobre supuestos lobbys para agenciar encuentros con el poder de la Casa Blanca, los cuales –si realmente existieron– nunca han resultado.
 
Lo cierto es que, a la gira internacional del líder político venezolano Juan Guaidó, Moscú ha respondido con acciones bastante ostensibles. Hechos que, desde nuestro punto de vista, son el contrapeso bolchevique para dejar en claro que defenderán sus intereses en estas tierras.
 
Quizá la más visible de todas estas acciones haya sido la visita a Caracas del canciller ruso Sergei Lavrov, con el pretexto de revisar acuerdos surgidos a partir de las relaciones que se han venido elaborando desde tiempo atrás. Los interesados en el tema fijan como piedra fundacional de este contubernio al año 2005. En todo caso, durante este encuentro reciente se habló de “cooperación bilateral” y “proyectos conjuntos”. 

También trascendió a nivel de notas de prensa que... “Entre los temas de la intensa agenda se abordarán los temas de cooperación en temas de energía, industria minera, transporte, agricultura, medicina, farmacéutica”. Y, por si fuera poco, se anuncia una nueva “reunión de alto nivel” para el venidero mes de mayo. 

Y no es casual que la gira del funcionario ruso haya tocado otros territorios como Cuba, cuya cercanía con la tolda roja es de todos conocida, o México, que ha preferido adoptar una posición neutral –hasta el momento– de cara a la situación de Venezuela. Todo configura un mapa mundial de relaciones de poder en el cual nuestra nación es hoy sin duda una piedra angular. 

Es el mismo portal noticioso de Telesur, quien recuerda que “En agosto del año pasado, el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, en una visita que realizó a Rusia, destacó los avances significativos en la cooperación técnico-militar entre Moscú y Caracas”.

La misma fuente, nos apunta que “En septiembre pasado, Putin recibió en el Kremlin al presidente Maduro, marco en el cual destacó que el intercambio comercial entre ambas naciones se incrementó en 10 por ciento en los últimos meses como resultado de las entregas mutuas, entre las que resaltan los productos agrícolas”.

Y es que Rusia viene por Latinoamérica. Y su punta de lanza es Venezuela. 

Pocos pueden dudar de que actualmente existe una reedición de la tristemente célebre Guerra Fría, el enfrentamiento entre estadounidenses y soviéticos que tuvo al planeta en vilo por más de cuarenta años del siglo pasado. 

Por aquellos tiempos la paz mundial descansaba sobre la certeza de que unos y otros estaban embarcados en una carrera nuclear con potencia para destruir al planeta. Solamente el desplome soviético puso fin a aquellas tensiones; pero desde hace rato Rusia ha vuelto por sus fueros, con un accionar netamente imperialista que mantiene en vilo a varias regiones del globo; aunque a lo interno su músculo esté muy lejos de ser el mismo de aquellos años. Ahora las armas son los fake news y los ciberataques; aunque la ostentación belicista también sigue siendo un fetiche que los remite a sus pasados años de gloria. Y Venezuela es el trampolín para ese sueño de grandeza, para disputarle espacios a Estados Unidos en su mismo continente. 

¿Cuáles son los planes de Moscú en nuestra región? ¿Y qué papel juega Venezuela? Esa es una información secuestrada por el secretismo más absoluto; pero a ojos vista está que la Guerra Fría no murió, solamente mutó. Y hoy, igual que en aquellos tiempos, somos una apetecible manzana de la discordia.

duzcategui06@gmail.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario