Espacio publicitario

Calvani con los exportadores

Un régimen cambiario competitivo es un medio esencial de política económica para levantar la producción interna y las exportaciones...

  • LUIS XAVIER GRISANTI

24/01/2020 05:00 am

La reforma del comercio exterior de Venezuela instituida por el presidente Caldera y el canciller Calvani (1969-1974) tuvo como ejes cardinales la integración latinoamericana, el ingreso al Pacto Andino, la creación del Instituto de Comercio Exterior, la promoción de las exportaciones no tradicionales y la denuncia del Tratado de Reciprocidad Comercial con Estados Unidos. Caldera sostenía: “la dependencia de un solo producto… retarda el desarrollo”. Calvani advertía: “vamos hacia mayores espacios socioeconómicos”. Celebramos el 102 aniversario de su nacimiento.

El empresariado nacional tuvo reservas sobre el ingreso al Pacto Andino (1969). Temían la competencia. Calvani y Julio Sosa Rodríguez condujeron con esmero las negociaciones y el país se adhirió en 1973. Pero fue con la firma del acuerdo de libre comercio (1993) y el arancel externo común (1994), que hubo avances en la integración subregional. 
 
Venezuela y Estados Unidos desarrollaron relaciones bilaterales amistosas y beneficiosas desde la Independencia. El ingreso al Pacto Andino hizo necesario revocar el Tratado Comercial de 1939. No fue un acto inamistoso. Dijo Caldera: “no pensamos ni por un momento en desahogar bastardos sentimientos contra la importante nación norteamericana”
  
La Ley de Estimulo a las Exportaciones No Tradicionales y la creación del Instituto de Comercio Exterior y del Fondo de Estimulo a las Exportaciones contribuyeron a diversificar la economía y a reducir la dependencia petrolera. Las exportaciones no tradicionales crecieron entre 1969 y 1974; pero el esfuerzo se frustró por la bonanza petrolera de entonces, la cual causó la sobrevaluación de la moneda, que, junto al fenómeno de la Maldición de los Recursos, generó un retroceso de los sectores de bienes transables (Enfermedad Holandesa) y una mayor dependencia del petróleo.

En la segunda presidencia de Caldera (1994-1999), las exportaciones no petroleras lograron un pico histórico de US$ 5.529 millones (1998), gracias en parte a la Agenda Venezuela, que hizo posible que el tipo de cambio no se sobrevaluara por un tiempo, quedando demostrado que un régimen cambiario competitivo es un medio esencial de política económica para levantar la producción interna y las exportaciones. 

@lxgrisanti

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario