Espacio publicitario

El monopolio del patriotismo

Viendo el debate de una realidad que no me es tan ajena, mis oídos saltaron con la cita de Sánchez al expresidente Manuel Azaña (1880-1940). “Nadie posee el monopolio del patriotismo” retumbó en mí...

  • JONATHAN REVERÓN

14/01/2020 05:00 am

El 7 de enero equilibré el estanque de la política nacional con la investidura del Presidente Pedro Sánchez. Tuvo un poco de más altura que en Caracas, y pese a que el lenguaje exige homologaciones hubo formas que se conservaron, verbigracia, el gesto que el periodista Alexis Correia resumió muy bien en este tuit: “Todos los parlamentarios, hasta la ultraderecha, aplauden a Aina Vidal, diputada de Podemos que tiene cáncer e igual se incorporó para votar un gobierno de izquierda. Para los que quieren convertir la política en palabra proscrita”.

Viendo el debate de una realidad que no me es tan ajena, mis oídos saltaron con la cita de Sánchez al expresidente Manuel Azaña (1880-1940). “Nadie posee el monopolio del patriotismo” retumbó en mí. Al principio me movió como conmueven las especies cándidas que terminan dándote con su cola y te sientan en la autocrítica.
 
Después de Azaña, en 1976, una tribuna de El País sobre el político democristiano y primer Defensor del Pueblo español, Joaquín Ruiz-Giménez, titulado El monopolio del patriotismo, hablaba de su vida y sobre aquella España:

Desde hace cuatro decenios, si no es desde hace cuatro siglos, hay en España una obsesiva inclinación por parte de las fuerzas sociales más «conservadoras» a monopolizar el sentimiento de amor a la Patria, su encarnación personal. Por encima del sustrato geográfico y humano de la nación, la Patria es identificada por esas fuerzas sociales con el haz, de ideas y creencias, a que ellas se apegan; creencias e ideas profundamente respetables en muchos de sus aspectos, pero que tales sectores reducen a una sola dimensión. Su inventario sería éste: la fe católica, en su interpretación postridentina; la Monarquía «tradicional» y el Estado autoritario y centralista; la autoridad verticalmente entendida, como emanación de un orden trascendente, severamente escalonado desde la cumbre a la base; la jerarquía de las clases, socialmente estructuradas en torno al principio económico y jurídico, intangible de la propiedad privada, con insuficientes gravámenes -administrativos y fiscales; y una constante preeminencia de los intereses individuales o grupales, sobre el principio de la solidaridad comunitaria. (…)

Nada de esto es literatura aberrante, sino muy dolorosa historia de años y años. Y cuando algunos hombres, originariamente insertos en aquellos sectores tradicionales, adquieren conciencia de la tremenda injusticia que entraña ese «monopolio del patriotismo», claman contra la desigualdad y buscan el respeto a la dignidad de todos cuantos habitan en las tierras de España, castellanos o vascos, andaluces o catalanes, canarios o extremeños, valencianos o gallegos todos, en fin sea cual sea su fe, su visión del mundo, sus afanes políticos, se les estigmatiza como prófugos o traidores”
.

Con aquella cita vino la bulla de una grupo del congreso actual. Escandalizados por ese pasado, quizás por el espejo retrovisor.

Así habló Zaratustra. Con el hashtag #Zaratustra2020 se convoca una lectura global de la vigente interpretación que Nietzsche hace de su colega religioso y persa.

Recomiendo la introducción del escritor y académico, Enrique López Castellón para la mayor potabilidad de una lectura que más que entrañar la muerte de Dios, nos descubre la nobleza en el rigor y clarifica el objeto de la compasión: “Nietzsche denuncia la compasión, entendida como padecimiento junto al prójimo y amor al mismo, en cuanto que multiplica innecesariamente el dolor y en cuanto que es una forma de enmascarar la debilidad humana (…) es un mensaje que va para el hombre maduro, al individuo que no se arredra por tener que ocupar el vacío de Dios”. Que Dios, o el dedo de Dios nos ampare este año.

@elreveron 

elreveron@gmail.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario