Espacio publicitario

Un cónsul musulmán

No me imagino, por ejemplo, un embajador de Irak, Egipto, Emiratos Árabes de fe judía, ni siquiera de Siria, Turquía o de Irán donde las comunidades judías han aportado tanto por cientos de años

  • DAVID BITTAN OBADÍA

08/12/2019 05:00 am

Hay detalles en las verdaderas democracias que no deben pasar por alto y que marcan la diferencia ante lo que hoy se entiende por sistemas de libertades.

Hace unos días me llamó un amigo que no profesa la fe Judía y me comentó: vengo del Consulado de Israel en Miami, de recibir mi visa para ir a Tierra Santa, lugar donde desde hace algunos años mi familia y yo decidimos pasar la Semana Santa, no solo por el tema religioso si no porque en Israel hemos descubierto infinidad de actividades, de museos, lugares exóticos e históricos, centros de tecnología, viñedos con cosechas especiales, etc., que unido a la idiosincrasia del israelí nos hacen permanecer en una conexión constante con ese país”.

Prosiguió su discurso expresándome: “Tu sabes hermano que yo en mi época de izquierdoso le tuve una injusta animadversión a Israel, todavía te recuerdo montado en las tarimas de la UCV con cuatro amigos de tu comunidad luchando en contra de los tantos como yo que ejercíamos por ignorancia un constante ataque a Israel, pensábamos que deslegitimar a Israel no era un acto antisemita pero hoy estoy convencido que si lo es.

Cuando pensé que lo había visto todo, por ejemplo, presenciar la semana del orgullo gay en Tel-Aviv y ver el respeto que le tienen a los grupos LGVT, mi visita al consulado superó mi capacidad de entender a un Estado moderno, pareciera surrealista lo que voy a comentar, pero es que el mismo Cónsul General de Israel es Musulmán”.

Esa llamada me anima a expresar lo que representan los valores de Israel; una sociedad moderna, progresista y no separatista como la tratan de pintar la mayoría de los medios controlados por los grandes capitales del Medio Oriente.
 
Son precisamente los países Árabes que critican a Israel donde no permiten que sus mujeres manejen, voten, puedan elegir su ropa inclusive a sus maridos, donde ser homosexual es un delito castigado con pena capital.

No me imagino, por ejemplo, un embajador de Irak, Egipto, Emiratos Árabes de fe judía, ni siquiera de Siria, Turquía o de Irán donde las comunidades judías han aportado tanto por cientos de años.

Un embajador, cónsul o ministro musulmán en Israel, es un hecho rutinario, esto duele mucho al mundo Árabe.

davidbittanobadia@gmail.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario