Espacio publicitario

Novedades

Ganarán peso las razones que avalan otras licencias gringas y aprobaciones parlamentarias. En algunas empresas del Estado... se han hecho presentes inversionistas privados

  • JOSÉ SANTIAGO NUÑEZ GÓMEZ

07/12/2019 05:00 am

Ya estamos en diciembre de 2019 y junto al hecho que el chavismo se muestra nucleado alrededor de un Nicolás Maduro que continua despachando desde Miraflores -él es quien contesta el teléfono allí (la clave, según algunos, para saber quién es el Presidente en Venezuela)-, en el lado de la oposición, en este final trimestre del año, han comenzado a aparecer y, sobre todo, a hacerse públicos los disensos, las diferencias personales, las maniobras de baja estofa, las corruptelas y los actuales hechos de corrupción que caracterizan toda empresa humana si ésta se encuentra estancada.

La economía “autoreguladamente dolarizada” ya no admite calificación filosófica ni programática, y aparecen señales de que comienza a cumplirse para el gobierno el apotegma atribuido al Libertador según el cual “el tiempo es prodigo en alternativas”: por allí viene un préstamo grande otorgado por una entidad internacional que tendrá, incluso, la aprobación de la Asamblea Nacional; y el ministerio de hacienda de EEUU (la “Secretaría del Tesoro”) no ha podido dejar de renovarle a Chevron su “licencia” para hacer negocios con el “Gobierno de Maduro”. Ganarán peso las razones que avalan otras licencias gringas y aprobaciones parlamentarias. En algunas empresas del Estado (las de siempre y las expropiadas, nacionalizadas, confiscadas, tomadas, etc.), se han hecho presentes inversionistas privados con el predicado de reactivarlas; y esto, que, como principio, es bueno -tenemos que decirlo-, es también manifestación de las oportunidades que el tiempo y las circunstancias ofrecen a los propósitos del grupo gobernante de perpetuarse en el poder. 
 
El próximo año, necesariamente, habrán elecciones, por lo menos las parlamentarias, y si la oposición no se organiza y actúa en base a la verdadera realidad social, política y económica del país -distinta, muy distinta, por cierto, a la de 2015-, fracasará; y conste que no lo decimos con satisfacción, pues, en nuestra opinión, el chavomadurismo, con su vena colectivista y su deriva totalitaria, no era 1998 la solución para los graves problemas sociales y económicos que ya teníamos; y su práctica, incluyendo su práctica política, ha causado que el país haya desembocado en la pobreza y atraso en que se encuentra.

SANTINUNEZ@Yahoo.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario