Espacio publicitario

Horizontes y escenarios difusos

El horizonte político continúa difuso. A lo lejos nubarrones indescriptibles e indefinidos. Reina el desconcierto y la población mira extraviada hacia abajo atenta más a los problemas, carencias y...

  • FELIX CORDERO PERAZA

08/12/2019 05:00 am

El horizonte político continúa difuso. A lo lejos nubarrones indescriptibles e indefinidos. Reina el desconcierto y la población mira extraviada hacia abajo atenta más a los problemas, carencias y menguas del día a día. La lucha por la sobre vivencia monopoliza y no hay tiempo ni espacio para espejismos ni viajes al futuro. Los sueños son del ahora y aquí mismo. Al frente y al lado de cada persona. Nos robaron la imaginación y hasta las fantasías. Reducidos a una batalla desigual e injusta por la alimentación y salud personal y de nuestros familiares. La población, en un cuadro cerrado con ingresos que no cubren una cuarta parte del costo de la canasta básica de alimentos. Y ni hablar de las elementales medicinas para niños, adolescentes y adultos. La pobreza crítica extendió sus tentáculos de indigencia y sufrimiento a las clases socioeconómicas E-D y C, que como es conocido integran hoy a más del 80% de los venezolanos. ¡La vista enclavada en lo inmediato como recurso de subsistencia! Allí está su mañana… su porvenir. Corto. Difícil. Cruel.

Sin mapa ni ruta
Los escenarios planteados lucen de igual forma imprecisos. Adolecen de credibilidad, porque se les percibe inviables. Cargados de imponderables y circunstancias sin confirmación ni validación. En está materia se juega mucho a la especulación y a la simulación de hechos. En algunos casos cotejando experiencias de otras latitudes y realidades sociales y económicas. Simplemente, congregándolas por rangos y variables muy generales. Sin especificaciones de tipo geopolítico, militar, económico y otros. Pero el factor que más influye, en la falta de convicción en dichos dibujados contextos, es sin lugar a dudas, la alta susceptibilidad popular que predomina sobre la política. Ha pasado mucha agua debajo del puente y la incongruencia, insensatez e improvisación imperaron por tiempos largos y angustiosos. Las cosas empeoran y trágicamente no hay mapa con ruta probable ni admisible. Una población en el limbo esperando e implorando un cambio que mejore su catastrófica situación de infortunio y hambre generalizada.

Remando en dirección contraria
Los diálogos y las negociaciones no han tenido resultados positivos. Hasta ahora solo han sido útiles para la distracción y la creación de afanes hipnóticos. Quimeras de un momento aciago y de enfoques interesados. Supeditados a motivaciones contrapuestas y propósitos perversos de corte cínico y picaresco. Donde reina el simulacro y el desprecio descarado a la contraparte. Se han sentado a la mesa sin objetivos comunes “confesables”. Cada uno remando en dirección contraria. Inspirados y forzados más por la presión internacional. Que en el fondo busca y promueve unas elecciones libres, justas y democráticas, a nivel presidencial. ¡Esto lo saben tanto el gobierno como la oposición! Ambos conocen muy bien que el gobierno de Maduro no accederá. Porque, ensayan un modelo extraterritorial, desligado de la historia y la cultura política de la nación. Ahí, nadie se chupa el dedo ni juega carritos. Siguen la parodia conociendo el desarrollo y el final. Ellos son los actores y saben de memoria el argumento. ¡La mayoría de la población prefiere una salida en paz y negociada! Esa es la verdad…

Dos salidas percibe la gente
Ante todo esta maraña la gente apunta, a las dos salidas que ve probable, para generar el cambio de gobierno y salir del agudo empobrecimiento al cual está sometida. En ellos, depositan toda su preferencia y opinión. Un “Golpe de estado” dado por la FFAA nacional o una intervención militar extranjera. Especialmente de Estados Unidos. Sin embargo, estas dos opciones tienen sus bemoles. Aunque nada es descartable en está materia, en verdad, las FFAA, se ven muy consolidadas y unificadas. Allí, ha imperado un proceso muy bien diseñado de adoctrinamiento ideológico de oficiales y tropas. Fortalecido a lo interno por la perspectiva de una invasión estadounidense. Por otro lado, Estados Unidos está sumergido en una campaña electoral y el presidente republicano Donald Trump sometido a un juicio político por violar la Constitución o “impeachment”, por el Congreso. Aguas traviesas descuellan en la Casa Blanca y Trump no la está pasando bien. En cuanto a Venezuela, Trump expresa su preocupación por la falta de unidad en la oposición (hay muchos candidatos dice). Y da en el clavo al señalar la ausencia de unidad opositora. ¡La gran fortaleza del gobierno de Maduro! 

fcordero@eluniversal.com

efecepe2010@gmail.com

@efecepe2010

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario